Un pa­seo inol­vi­da­ble en­tre la cul­tu­ra y el pai­sa­je ga­lle­gos

Es­ta vi­lla es ideal pa­ra aman­tes del de­por­te y el pa­tri­mo­nio

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Rianxo - P. Bre­tal

Ribeira / La Voz. Es más que po­si­ble que a algunas per­so­nas les ven­gan in­me­dia­ta­men­te a la ca­be­za las fies­tas de la Gua­da­lu­pe co­mo si­nó­ni­mo de Rianxo. Pe­ro es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca vi­lla ma­ri­ne­ra sim­bo­li­za mu­cho más que can­tar La rian­xei­ra un par de no­ches. Rianxo sig­ni­fi­ca inevi­ta­ble­men­te cul­tu­ra y sa­be a na­tu­ra­le­za en to­dos sus for­ma­tos.

En pri­mer lu­gar, el prin­ci­pal ras­go que lle­va años atra­yen­do a cen­te­na­res de vi­si­tan­tes a es­te mu­ni­ci­pio se co­rres­pon­de con la ofer­ta cul­tu­ral que le brin­da ha­ber si­do ese lu­gar de cul­to li­te­ra­rio don­de con­vi­vie­ron es­cri­to­res de la ta­lla de Cas­te­lao, Ra­fael Dies­te, Manuel An­to­nio o Brea Se­ga­de. Los ho­ga­res de los tres pri­me­ros pue­den co­no­cer­se en la ca­lle de Abai­xo, aun­que so­lo el del au­tor de De ca­tro a ca­tro cuen­ta con un mu­seo vi­si­ta­ble.

El cas­co his­tó­ri­co de Rianxo es una jo­ya en sí mis­mo. Los detalles gó­ti­cos de la igle­sia de San­ta Co­lum­ba con­tras­tan a es­ca­sos me­tros con el es­ti­lo ba­rro­co de la bal­co­na­da del pa­zo da Mar­te­la, aho­ra re­con­ver­ti­do en bi­blio­te­ca. Mas vi­si­tar so­lo la ur­be se­ría que­dar­se en la su­per­fi­cie, ya que las pa­rro­quias al­ber­gan au­tén­ti­cas ma­ra­vi­llas co­mo los tem­plos de San­ta Ma­ría de Asa­dos o San Sal­va­dor de Ta­ra­go­ña, es­ta úl­ti­ma con una cú­pu­la de gran ca­li­dad ar­tís­ti­ca. Ru­tas y mi­ra­do­res

El pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co rian­xei­ro no se que­da en las gran­des edi­fi­ca­cio­nes se­ño­ria­les o re­li­gio­sas. Se da la ca­sua­li­dad de que la lo­ca­li­dad cuen­ta con el hó­rreo más gran­de del mun­do, el de Ara- ño, y con el de ma­yor lon­gi­tud —tam­bién a ni­vel glo­bal— he­cho ín­te­gra­men­te en pie­dra, el del pa­zo de Rian­xi­ño, una cons­truc­ción que me­re­ce ser ob­ser­va­da. A es­tos clá­si­cos gra­ne­ros les acom­pa­ña el de A Mar­que­sa, del si­glo XIX, lo­ca­li­za­do en Asa­dos. Uno no pue­de per­der­se tam­po­co los res­tos de la an­ti­gua for­ta­le­za me­die­val, el Cas­te­lo da Lúa, a lo lar­go del pa­seo da Ribeira.

La gran apues­ta rea­li­za­da por el Con­ce­llo ade­cuan­do ru­tas de sen­de­ris­mo se ha tra­du­ci­do en una am­plia ofer­ta de es­pa­cios. En­tre es­tas, des­ta­ca la subida al Pi­co Mu­ra­lla, que par­te de la ca­pi­lla de San Xoán da Er­mi­ta pa­ra al­can­zar la ci­ma de di­cho mon­te don­de las vis­tas son im­pre­sio­nan­tes. Al igual que las que ofre­ce el re­no­va­do mi­ra­dor de Cas- tro Bar­bu­do en Ta­ra­go­ña o el de Mon­te Quin­táns, des­de don­de se di­vi­sa el río Ulla. A fi­na­les de ju­lio o a prin­ci­pios de agos­to, los más afor­tu­na­dos pue­den par­ti­ci­par en la ru­ta ma­ri­na de la Tras­la­tio, que con­me­mo­ra la lle­ga­da a Ga­li­cia del cuer­po del Após­tol y que se ini­cia en la ría de Arou­sa.

Rianxo tam­po­co tie­ne des­per­di­cio en lo que a cas­tros se re­fie­re, al con­tar con el de Tra­ba en Ara­ño, el de Pun­ta do Castro en­tre los are­na­les de As Cun­chas y O Po­rrón. Es el que me­jor se con­ser­va de to­dos. El fuer­te víncu­lo en­tre el mar y es­te con­ce­llo se plas­ma en unas pla­yas de vér­ti­go, co­mo la de Tan­xil, don­de sue­len dar­se ci­ta com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas, o la más lar­ga de to­das, la de A To­rre, que co­ro­na la desem­bo­ca­du­ra del río Te.

La es­ta­tua de Cas­te­lao se al­za an­te la fa­cha­da ma­rí­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.