Si­glos de his­to­ria es­cri­ta en pie­dra que se abren al mar

Las ca­lles som­brías del nú­cleo ofre­cen re­fu­gio an­te el ca­lor

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Noia - Mar­ta Gó­mez

Noia / La Voz. Dos son los ele­men­tos prin­ci­pa­les que de­fi­nen a Noia y cons­ti­tu­yen su es­ca­pa­ra­te tu­rís­ti­co: el cas­co his­tó­ri­co, con ca­lles som­brías que en jor­na­das ca­lu­ro­sas co­mo las de días pa­sa­dos ofre­cen re­fu­gio al vi­si­tan­te, y la ría. Sin em­bar­go, du­ran­te mu­cho tiem­po am­bos ras­gos han vi­vi­do de es­pal­das el uno del otro. Ape­nas que­da na­da de la mu­ra­lla me­die­val que en­ce­rra­ba el nú­cleo an­ti­guo, pe­ro pa­re­ce que un mu­ro ima­gi­na­rio si­guie­ra en pie im­pi­dien­do ver el mar des­de el co­ra­zón de la vi­lla. Es­to, por suer­te, es­tá cam­bian­do, y aho­ra las ca­lles se es­tán abrien­do al es­tua­rio pa­ra co­nec­tar am­bos mun­dos.

Uno de los pro­yec­tos que han fa­vo­re­ci­do es­te cam­bio es el Por­tus Apos­to­li, la apues­ta de Noia pa­ra reivin­di­car­se co­mo puer­to de Com­pos­te­la y re­cla­mar que la va­rian­te del Ca­mino In­glés por la ría ad­quie­ra la ca­te­go­ría ofi­cial que me­re­ce. En los úl­ti­mos años se ha rea­li­za­do un tra­ba­jo de pro­mo­ción que ha in­clui­do la re­cu­pe­ra­ción y se­ña­li­za­ción del tra­za­do que con­du­ce a la ca­pi­tal ga­lle­ga, ofre­cien­do una nueva al­ter­na­ti­va a los pe­re­gri­nos.

Pro­yec­tos ur­ba­nís­ti­cos, co­mo As Por­tas do Mar, con la re­mo­de­la­ción del ma­le­cón de Gas­set, in­ci­den en la idea de re­cu­pe­rar la fa­cha­da ma­rí­ti­ma de la vi­lla pa­ra abrir­la a la ría, y los tra­ba­jos que se han ini­cia­do en la ría pa­ra su re­ge­ne­ra­ción su­pon­drán el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo en los pró­xi­mos años. Es­pa­cios pin­to­res­cos

Ape­nas unos pa­sos se­pa­ran las ori­llas del es­tua­rio del co­ra­zón his­tó­ri­co de Noia, unas ca­lles pa­ra re­co­rrer el pa­sa­do de la vi­lla con de­ce­nas de pa­ra­das obli­ga­das, em­pe­zan­do por la pla­za de O Ta­pal y la igle­sia de San Mar­ti­ño, los pa­zos de los si­glos XIV y XV di­se­mi­na­dos por el cas­co an­ti­guo, la pla­za de O Cu­rro o el puen­te me­die­val de Tra­ba, y aca­ban­do en la Ala­me­da o la igle- sia y ce­men­te­rio de San­ta Ma­ría A No­va con su mu­seo de lau­das gre­mia­les.

Sin em­bar­go, Noia ofre­ce mu­chos otros en­can­tos, rin­co­nes pin­to­res­cos en los que va­le la pena per­der­se y que no siem­pre apa­re­cen en las guías tu­rís­ti­cas. Uno de ellos, que ade­más re­cien­te­men­te ha si­do pre­mia­do por el Co­le­xio de Ar­qui­tec­tos de Ga­li­cia por el pro­yec­to de reur­ba­ni­za­ción al que fue so­me­ti­do, es el con­jun­to de las vi­vien­das so­cia­les cons­trui­das en los años 60 en Ba­rro. Las pe­que­ñas ca­sas re­cuer­dan, por su co­lo­ri­do, a las de un ba­rrio ma­ri­ne­ro tra­di­cio­nal, y ese mis­mo ca­rác­ter se ha im­pri­mi­do a las ace­ras y mo­bi­lia­rio ur­bano, pin­ta­dos de to­das las to­na­li­da­des ima­gi­na­bles.

Más co­no­ci­dos, pe­ro igual­men­te re­co­men­da­bles, son otros en­cla­ves del mu­ni­ci­pio co­mo el en­torno de los mo­li­nos de A Pe­dra­chán o el con­jun­to in­dus­trial de A Chaín­za, en cu­ya re­cu­pe­ra­ción se tra­ba­ja. Sin ol­vi­dar las pla­yas y el mi­ra­dor del mon­te San Lois.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

La ría es­tá re­co­bran­do su pro­ta­go­nis­mo co­mo ele­men­to tu­rís­ti­co del mu­ni­ci­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.