CAMARIÑAS

LA AR­TE­SA­NÍA ES LA PUN­TA DE LAN­ZA DE UN MU­NI­CI­PIO QUE PRE­SU­ME TAM­BIÉN DE ES­PA­CIOS EM­BLE­MÁ­TI­COS CO­MO EL CA­BO VILÁN, EL CEMITERIO DOS IN­GLE­SES, EL MU­SEO DE MAN Y LA DU­NA DE REIRA.

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - PORTADA - Á. P. CARBALLO

El encaixe es des­de ha­ce mu­chos años el prin­ci­pal em­ba­ja­dor de Camariñas y su mues­tra mo­no­grá­fi­ca — que se ce­le­bra ca­da Se­ma­na San­ta des­de ha­ce ca­si tres de­ce­nios— es­tá mar­ca­da a fue­go en el ca­len­da­rio de los aman­tes de la ar­te­sa­nía, pe­ro los atrac­ti­vos de la lo­ca­li­dad van mu­cho más allá de es­ta tra­di­ción cui­da­da con mi­mo por los ve­ci­nos y a la que el Con­ce­llo ha con­sa­gra­do su pro­pio mu­seo. De­cir Camariñas es de­cir tam­bién mar, his­to­ria, pai­sa­jes y pa­tri­mo­nio. Po­cas lo­ca­li­da­des re­fle­jan tan bien la esen­cia de la Cos­ta da Morte co­mo es­ta, es­ce­na­rio de trá­fi­cos su­ce­sos, pe­ro tam­bién de epi­so­dios de va­lor y co­ra­je que se pue­den re­me­mo­rar ca­mi­nan­do por su Ru­ta dos Nau­fra­xios y vi­si­tan­do el Cemiterio dos In­gle­ses, don­de re­po­san las víc­ti­mas del Ser­pent. Los ac­ci­den­tes ma­rí­ti­mos que ja­lo­nan sus cos­tas son el me­jor re­cor­da­to­rio de los pe­li­gros que es­con­de la be­lle­za del mar y de la di­fí­cil con­vi­ven­cia que las gen­tes que con­vi­ven con él. Bien lo sa­ben los ma­ri­ne­ros de la lo­ca­li­dad, pro­ta­go­nis­tas jun­to con sus bar­cos de una de las tra­di­cio­nes más vis­to­sas de la lo­ca­li­dad, la pro­ce­sión ma­rí­ti­ma en ho­nor a la Vir­xe do Car­me. El ma­jes­tuo­so Fa­ro Vilán es otro de los lu­ga­res de pa­so obli­ga­do pa­ra quie­nes se acer­can a Camariñas. No so­lo por el es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio —un ejem­plo de in­ge­nie­ría que su­pu­so to­da una no­ve­dad en la épo­ca en la que fue le­van­ta­do, allá a fi­na­les del si­glo XIX— ni por sus so­bre­co­ge­do­ras vis­tas, sino tam­bién por­que en los úl­ti­mos años se ha con­ver­ti­do en un im­por­tan­te fo­co de di­fu­sión ar­tís­ti­ca des­de su ac­ti­va sa­la de ex­po­si­cio­nes. El re­cin­to re­fuer­za así una ofer­ta mu­seís­ti­ca in­te­gra­da tam­bién por el Mu­seo Man de Ca­me­lle, la ins­ta­la­ción con la que el Con­ce­llo ha co­men­za­do a sal­dar la deu­da pen- dien­te con el anaco­re­ta Man­fred Gnä­din­ger. El tes­ti­mo­nio de su pa­so por la lo­ca­li­dad y de la hue­lla ar­tís­ti­ca que de­jó es vi­si­ble tam­bién, pe­se a la ac­ción com­bi­na­da del tiem­po, el mar y la bu­ro­cra­cia, en la ca­sa mu­seo que Man ha­bi­tó du­ran­te va­rias dé­ca­das jun­to al di­que del mue­lle de la lo­ca­li­dad. El li­to­ral ca­ma­ri­ñán pre­su­me tam­bién de es­pec­ta­cu­la­res ma­ni­fes­ta­cio­nes de la na­tu­ra­le­za, co­mo la du­na ram­pan­te de Mon­te Bran­co, en Reira, que con sus 170 me­tros de al­tu­ra es la for­ma­ción de es­te ti­po más al­ta de Eu­ro­pa. Otro fa­ro más pa­ra una lo­ca­li­dad que me­re­ce la pe­na des­cu­brir.

FOTO ANA GAR­CÍA

La pues­ta de sol es to­do un es­pec­tácu­lo en Ca­bo Vilán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.