MUXÍA

A BAR­CA TIRA DEL MU­NI­CI­PIO, PE­RO EN SUS 121 KI­LÓ­ME­TROS CUA­DRA­DOS HAY MU­CHO MÁS QUE VER.

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - PORTADA - S. G. RIAL CARBALLO

Muxía tie­ne al­go que lla­ma a los ar­tis­tas. Des­de el año­ra­do Yos­hi­ro Ta­chi­ba­na, el ja­po­nés que se ins­pi­ró du­ran­te de­ce­nios des­de su ca­sa en lo al­to de la Ata­laia (aun­que no tan al­to co­mo en O Cor­pi­ño, des­de don­de se apre­cia una de las me­jo­res pa­no­rá­mi­cas de la co­mar­ca), has­ta otros pin­to­res que se han ido afin­can­do o ins­pi­ran­do en es­te rin­cón de múl­ti­ples pla­yas y acan­ti­la­dos, co­mo un Pont-Aven que no tie­ne na­da que en­vi­diar al her­mano bre­tón. Co­men­zan­do por ese pun­to hip­nó­ti­co que es la oc­ci­den­ta­li­dad, el con­fín eu­ro­peo que re­pre­sen­ta el vér­ti­ce y la is­la de Tou­ri­ñán. Un Ca­bo aún so­li­ta­rio (ca­da vez me­nos) des­de que el que se disfrutan mag­né­ti­cas pues­tas de sol, ya sen­ta­dos en las pie­dras gra­ní­ti­cas o en el ban­co en el que apo­yar­se pa­ra ma­yor co­mo­di­dad re­fle­xi­va. Ocu­rre lo mis­mo con sus pla­yas: so­li­ta­rias al­gu­nas, pe­ro ca­da vez me­nos, so­bre to­do Ne­mi­ña, pa­raí­so de via­je­ros eu­ro­peos (sur­fis­tas, es­pe­cial­men­te) y jo­ya co­no­ci­da pa­ra los co­mar­ca­les. Hay más: A Cruz, Es­pi­ñei­ri­do, Ar­li­ña, Area Maior, Leis, Lourido, Mo­rei­ra, O La­go... La tran­qui­li­dad y be­lle­za de Leis lle­vó a sus már­ge­nes, ha­ce ya mu­cho, uno de los pri­me­ros cám­pings de la Cos­ta da Morte. O La­go es un re­man­so que, si no lo es­tá, bien me­re­ce ser pin­ta­do por esa plé­ya­de de ar­tis­tas, co­mo Gau­guin re­crea­ba el en­torno del Aven. Tam­bién los es­cri­to­res, los fo­tó­gra­fos o los ci­neas­tas han plas­ma­do las be­lle­zas de Muxía. Ló­pez Abente, Ro­sa­lía, Ramón Caa­ma­ño, Mar­tin Sheen... En to­dos ellos, A Bar­ca ocu­pa un lu­gar cen­tral, esen­cial. Es ob­vio: se tra­ta de la lo­co­mo­to­ra re­li­gio­sa, cul­tu­ral, pa­tri­mo­nial y des­de lue­go pai­sa­jís­ti­ca del mu­ni­ci­pio. La ro­me­ría que la exal­ta se ce­le­bra el se­gun­do fin de se­ma- na de sep­tiem­bre, pe­ro cual­quier día es bueno pa­ra des­cu­brir­la o re­des­cu­brir­la. Y es­pe­rar que la Pe­dra de Aba­lar vuel­va a ha­cer­lo: ha so­por­ta­do tan­tos vai­ve­nes his­tó­ri­cos que sin du­da po­drá con uno más, igual que el san­tua­rio ha re­na­ci­do de las ce­ni­zas in­te­rio­res pa­ra bri­llar con más fuer­za. Un po­de­río que tam­bién se pro­du­ce en otros ele­men­tos ar­tís­ti­cos. La rec­to­ral de Mo­rai­me, al fin, es un al­ber­gue con gus­to e his­to­ria, ideal pa­ra in­ves­ti­gar en su en­torno y co­no­cer al­gu­nas cla­ves de la his­to­ria de Ga­li­cia. Los fres­cos de la igle­sia se res­tau­ra­rán pron­to: más ali­cien­tes. Cer­ca, en Ozón, es­tá el ma­yor hó­rreo de la co­mar­ca, de más de 27 me­tros. El Camiño Xa­co­beo ha in­su­fla­do de vi­da es­ta y otras ru­tas que pa­san por el mu­ni­ci­pio. Los más de 230 ama­rres del puer­to de­por­ti­vo tam­bién la ge­ne­ran du­ran­te los me­ses del ve­rano. Y, cuan­do el año que vie­ne es­té ter­mi­na­do el pa­ra­dor de Lourido, la ofer­ta ho­te­le­ra se­rá una de las más im­por­tan­tes de la Cos­ta da Morte, que ya des­ta­ca que por sus alo­ja­mien­tos ru­ra­les, des­de los que se ac­ce­de a jo­yas co­mo igle­sias ro­má­ni­cas, el río Castro y sus rá­pi­dos o acan­ti­la­dos co­mo los de la Pun­ta da Buí­tra.

«POLA AREA DE LOURIDO/ PASEA O MEU VELLO AMOR/ LE­VA O CO­RA­ZÓN FERIDO/ PO­LO COITELO DA DOR [LÓ­PEZ ABENTE]

FO­TOS XESÚS BÚA

Vis­ta ge­ne­ral de la pla­ya de Ne­mi­ña, una de las más es­pec­ta­cu­la­res de la Cos­ta da Morte. Muy so­li­ta­ria en in­vierno, bu­lli­cio­sa en ve­rano, me­ca de sur­fis­tas, lí­mi­te por el sur del mu­ni­ci­pio mu­xián, y con zo­na dunar que hay que es­for­zar­se en con­ser­var. Un rin­cón ca­da vez más co­no­ci­do que va­le la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.