RIN­CO­NES QUE SUE­LEN PA­SAR DESAPERCIBIDOS

TO­DO LO QUE APA­RE­CE EN LA GUÍAS HAY QUE VER­LO, PE­RO NO SO­LO ESO: LA COS­TA DA MORTE ES­TÁ PLAGADA DE RIN­CO­NES PO­CO CO­NO­CI­DOS QUE ME­RE­CEN UN ES­FUER­ZO SUPLEMENTARIO DEL VIA­JE­RO.

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - TESOROS - S. G. RIAL CARBALLO

Las ca­mi­na­tas, ade­más de ayu­dar a la sa­lud, per­mi­ten des­cu­brir lu­ga­res de ex­traor­di­na­rio en­can­to, so­bre to­do cuan­do es­tán bien di­se­ña­das. Des­de el Camiño dos Fa­ros has­ta las que or­ga­ni­zan con­ce­llos y en­ti­da­des, to­das son una bue­na ma­ne­ra de aden­trar­se en los nu­me­ro­sos as­pec­tos del al­ma de la Cos­ta da Morte, de su his­to­ria y de su pai­sa­je. Son de­ce­nas, cien­tos. La Ca­sa do Camiño, por ejem­plo, un im­pac­tan­te pa­zo aban­do­na­do en me­dio del mon­te en­tre Cha­fa­rís y Be­dán (A Pe­rei­ri­ña, Cee), al la­do del que fue un ca­mino real. Un es­pa­cio que evo­ca con­je­tu­ras y le­yen­das, co­mo las que se pue­den ima­gi­nar al la­do de tan­tas cas­ca­das que no tie­nen pre­ci­sa­men­te un apar­ca­mien­to al la­do. Las de Cam­be­da, en Vimianzo. El Po­zo da Se­ño­ra, en O Cou­to, Pon­te­ce­so, li­ga­da a la obra pon­da­lia­na. Los pe­tro­gli­fos, un gran mu­seo de ar­te ru­ral tan po­co co­no­ci­do, con sor­pren­den­tes gra­ba­dos en los mon­tes de Cor­me, Ber­doias-Vimianzo, Dumbría o Laxe. Las Pe­dras Aba­la­doi­ras, al­gu­nas di­fí­ci­les de en­con­trar, pe­ro otras, co­mo las san­tas de Fisterra, no tan­to. Las vis­tas: hay de­ce­nas de mi­ra­do­res que qui­tan más que el hi­po y per­mi­ten bue­nos pa­seos. El Mon­te da Na­ve, en Fisterra; O Son, en­tre Cor­cu­bión y Cee; el Al­to da Cruz, en Dumbría. El Fa­ro de Vimianzo, y el Ne­me (vi­si­ta ne­ce­sa­ria a sus aguas ver­des), y el Pi­co de Me­da. Y el Ce­dei­ra, jun­to a Ro­dís, en Cer­ce­da, don­de se con­cen­tran cu­rio­sos pe­ne­dos: al­guno re­cuer­da a la cir­cu­lar Ma­za­fa­cha del Xa­lo, en Mei­ra­ma. Los dos Mon­tes Bran­co, el del Pon­te­ce­so ac­ce­si­ble, el de Camariñas con to­do el cui­da­do que pre­ci­sa su im­po­nen­te du­na, y que no siem­pre se res­pe­ta. Hay otras ma­ne­ras de ver el mar, gra­cias a la ini­cia­ti­va pri­va­da: bor­dear la bahía de Fisterra y par­te del Ca­bo con ven­ta­na in­fe­rior; sub­ma­ri­nis­mo en la mis­ma zo­na, ka­yak a los pies de la cas­ca­da de O Éza­ro. In­clu­so pa­ra­pen­te des­de los al­tos de Ra­zo. Pe­ne­trar en fur­nas en la cos­ta nor­te de Mal­pi­ca y la oes­te de Carballo. Con­tem­plar la pla­ya de Bal­daio, y la la­gu­na, des­de el so­li­ta­rio ban­co de Le­ma. As­cen­der al mi­ra­dor de San Bar­to­lo, en Sal­to-Vimianzo; al de San­ta Mar­ta, en A Laracha, y ver me­dio Ber­gan­ti­ños, con el mar al fon­do, e ima­gi­nar el otro me­dio. Ser­pen­tear por el enor­me pa­seo de Cabana y su Re­go dos Muí­ños. As­cen­der sin alien­to a la To­rre de Bran­tuas, en Pon­te­ce­so, y sen­tir có­mo se mue­ve. Co­no­cer las ri­bei­ras del An­llóns, las del Gran­de, de Baio has­ta A Pon­te do Por­to; las del úl­ti­mo tra­mo del Xa­llas. Los vie­jos mo­li­nos de A Amei­xen­da, la lla­nu­ra en la ci­ma de Mi­ñóns, en Dumbría. Bor­dear la pe­nín­su­la de Tou­ri­ñán, pe­ne­trar en el jar­dín cen­te­na­rio del Fer­nan­do Blan­co de Cee. As­cen­der y ba­jar por la Ri­bei­ra da Pe­na, en­tre Carballo y Cer­ce­da. Mo­ver­se to­do lo po­si­ble, que no es mu­cho, por el bos­que im­pac­tan­te de Da­nei­ro, en Zas. Y, ya pues­tos, usar las nue­vas áreas de au­to­ca­ra­va­nas, una vie­ja de­man­da tan ne­ce­sa­ria, que por fin des­pe­ga: cin­co ya fun­cio­nan­do en A Laracha (dos) Pon­te­ce­so, Fisterra, Muxía, y en bre­ve, Dumbría. Una bue­na ma­ne­ra de acer­car­se a esos lu­ga­res que se es­ca­pan de los ma­pas.

FOTO JO­SÉ MA­NUEL CASAL

Po­zo da Se­ño­ra o de La­ga­res, en O Cou­to, Pon­te­ce­so. Una cas­ca­da li­ga­da a le­yen­das y li­te­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.