Ne­grei­ra, la puer­ta al fin de la tie­rra

El con­ce­llo tie­ne es­pa­cios idea­les pa­ra prac­ti­car ba­rran­quis­mo, sen­de­ris­mo y otros deportes de na­tu­ra­le­za

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Turismo - RU­BÉN SUÁ­REZ

Una pa­la­bra, o una fra­se, re­pre­sen­tan el des­tino tu­rís­ti­co de un lu­gar. Si Ga­li­cia es Pór­ti­co de la Glo­ria, Ne­grei­ra de­be­ría acu­ñar su «Puer­ta al fin de la tie­rra», por­que una vez cru­za­da A Pon­te Ma­cei­ra, el ca­mino no es otro que se­guir la es­te­la del sol y ver su oca­so.

Los pe­re­gri­nos cuan­do pi­san es­te pa­ra­je, sa­lien­do de nues­tro ve­cino con­ce­llo de Ames, se in­ter­nan en uno de los rin­co­nes más ex­tra­or­di­na­rios de las tres o cua­tro eta­pas que mar­can la sen­da del Ara Solis. Ima­gino al pe­re­grino or­de­nan­do to­do lo atrás vi­vi­do, las ca­te­dra­les, los ama­ne­ce­res, los su­do­res, analizando el mo­ti­vo que lo lle­vó a echar­se a an­dar; las ale­grías y el su­fri­mien­to y di­si­pan­do de­fi­ni­ti­va­men­te la du­da de la re­sis­ten­cia fí­si­ca al ter­mi­nar un re­co­rri­do tan lar­go en el ins­tan­te que aca­ri­cia la pri­me­ra eta­pa ha­cia el fi­nal. Por­que el Ca­mino con­ti­núa y con­vier­te los lu­ga­res por don­de pa­sa en si­tios pri­vi­le­gia­dos pa­ra un tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za.

Los que pa­san por Ne­grei­ra se­rán nues­tros me­jo­res men­sa­je­ros. Sin que­rer­lo se con­ver­ti­rán en nues­tros em­ba­ja­do­res que trans­mi­ti­rán la ama­bi­li­dad de las gen­tes del Val de Bar­ca­la, que ex­pe­ri­men­tó una cre­cien­te ofer­ta de al­ber­gues y res­tau­ran­tes pa­ra ofre­cer un me­jor ser­vi­cio y una có­mo­da es­tan­cia. Ne­grei­ra tie­ne que des­per­tar pa­ra brin­dar la sen­da flu­vial del Tam­bre co­mo es­pa­cio de ocio res­pe­tuo­so, sin más mo­les­tia que la co­mo­di­dad de con­tra­tar o traer su pro­pio equi­po pa­ra ex­pe­ri­men­tar una ac­ti­vi­dad re­la­jan­te so­bre el agua, des­li­zán­do­se en pi­ra­gua por aguas que des­cien­den tran­qui­las en su ma­yor par­te y vi­vir la aven­tu­ra. Ne­grei­ra es esa «Puer­ta al fin de la tie­rra» y pro­mo­cio­nar que te­ne­mos es­pa­cios na­tu­ra­les co­mo el ba­rran­co del río Cor­zán pa­ra quie­nes deseen emo­cio­nes más fuer­tes si­guien­do un cur­so de agua que se pre­ci­pi­ta al en­cuen­tro con el Tam­bre, en­tre sal­tos, pis­ci­nas na­tu­ra­les y al­gu­nos rá­pe­les. Un lar­go y her­mo­so iti­ne­ra­rio pa­ra rea­li­zar en in­vierno, con más ries­go, o en la épo­ca es­ti­val pa­ra quie­nes quie­ran re­ci­bir de lleno los ra­yos del sol que re­bo­tan so­bre pie­dra y agua.

Ca­ñón del Tam­bre

El sen­de­ro que nos acer­ca so­bre el ca­ñón del Tam­bre a San Xoán do Car­ba­llo­so, nues­tro me­jor re­fe­ren­te co­mo fies­ta más en­xe­bre que op­ta a ser de in­te­rés tu­rís­ti­co, ade­más de ser una de las en­tra­das pa­ra los aman­tes de la es­ca­la­da en una ci­ta con la Pe­dra Ser­pal. Des­de el Pa­zo do Co­tón ini­cia­mos la Ru­ta dos Tres Pa­zos, que du­ran­te die­ci­ocho ki­ló­me­tros si­gue un tra­yec­to cir­cu­lar en­tre la his­to­ria y los cuen­tos de ha­das pi­san­do ca­mi­nos ta­pi­za­dos con al­fom­bras de ho­jas y mus­go en­tre bos­ques au­tóc­to­nos.

Des­de Ne­grei­ra se ve el mar, se ven has­ta die­ci­sie­te con­ce­llos pe­ro pa­ra eso hay que con­du­cir ele­ván­do­nos des­de el pro­pio va­lle has­ta el Al­to do Co­tro, en la pa­rro­quia de San­ta Cruz de Cam­po­lon­go, un nue­vo y fantástico en­cla­ve don­de unos ve­ci­nos con­vir­tie­ron su sue­ño en reali­dad y die­ron al mu­ni­ci­pio su pri­mer mi­ra­dor. Y si quie­res ca­mi­nar des­de es­te pun­to, haz­lo por su sen­de­ro pegado al agua por­que qui­zá sea la pa­la­bra más her­mo­sa y re­pe­ti­da que po­see­mos, su­mer­gi­dos en el im­pre­sio­nan­te en­torno del ba­rran­co de San­ta Leo­ca­dia. Ne­grei­ra abre sus puer­tas al vi­si­tan­te, entrando en la na­tu­ra­le­za pa­ra al­can­zar el fin de la tie­rra.

El Tam­bre ofre­ce sus aguas, que des­cien­den tran­qui­las, pa­ra prac­ti­car el pi­ra­güis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.