La Com­pos­te­la ver­de que los tu­ris­tas no ven

El pa­seo flu­vial es­con­de te­so­ros en­tre una ve­ge­ta­ción pe­ga­da a la ciu­dad

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Portada - SAN­TIA­GO BA­RÓN LA VOZ

Com­pos­te­la cuen­ta con de­ce­nas de par­ques, lo que con­vier­te a la ciu­dad en al­go más que la capital ad­mi­nis­tra­ti­va. Es la ciu­dad ver­de de Ga­li­cia, con más de dos mi­llo­nes y me­dio de me­tros cua­dra­dos de zo­nas ver­des acon­di­cio­na­das. San­tia­go res­pi­ra oxí­geno por los cua­tro cos­ta­dos, y lo ha­ce más allá de la Ala­me­da, el pul­món ver­de ur­bano.

Una al­ter­na­ti­va al es­trés de la ciu­dad, más aún en los me­ses de ve­rano, son los pa­seos flu­via­les de As Bra­ñas do Sar y el del Sa­re­la. El se­gun­do es el más re­co­men­da­ble por su be­lle­za na­tu­ral, por su va­rie­dad y por los in­di­ca­do­res pre­sen­tes en el re­co­rri­do.

El río Sa­re­la, prin­ci­pal afluen­te del Sar en San­tia­go, abra­za la ciu­dad por el oes­te a lo lar­go de diez ki­ló­me­tros, des­de su na­ci­mien­to en las fal­das del Pe­dro­so has­ta que se une con el río Sar a la al­tu­ra de Vi­dán. El tra­mo prin­ci­pal dis­cu­rre en­tre O Car­me de Abai­xo y la car­ba­llei­ra de San Lou­ren­zo, am­pa­ra­do ba­jo el nom­bre ofi­cial de «de pon­te a pon­te». El em­bru­jo de es­te pa­seo, en su ma­yor par­te a la som­bra, es­tá en que en su re­co­rri­do ser­pen­tean­te es­con­de la his­to­ria de los úl­ti­mos si­glos de la ciu­dad.

Al­gu­nos de los cer­ca de dos­cien­tos mo­li­nos de agua que po­bla­ron en su día las ori­llas del río to­da­vía se pue­den co­no­cer. Los po­cos que que­dan se han con­ser­va­do en vi­vien­das pri­va­das, co­mo el Muí­ño dos Ca­ba­lei­ros o el Muí­ño da Ri­bei­ra.

Los sal­tos de agua, que dis­cu­rre lim­pia por su cau­ce, ha­cen las de­li­cias del ca­mi­nan­te. Al­gu­nas de las huer­tas que en el pa­sa­do sur­tían el mer­ca­do de abas­tos tam­bién sa­len al pa­so del vi­si­tan­te. El re­co­rri­do ape­nas tie­ne di­fi­cul­tad y, sal­vo al­gún pe­que­ño des­ni­vel, tran­si­ta por ca­mi­nos de tierra y pla­ta­for­mas de ma­de­ra ha­bi­li­ta­das. Pos- tes y va­rios le­tre­ros, eso sí, en­su­cia­dos con pin­ta­das, con­tie­nen in­for­ma­ción so­bre los dis­tin­tos mo­li­nos ade­más de un ma­pa pa­ra ubi­car­se.

Otro ele­men­to im­pres­cin­di­ble, tan­to por su va­lor his­tó­ri­co co­mo fun­cio­nal, son los puen­tes del río, ta­lla­dos en ma­de­ra los mo­der­nos y de pie­dra los más an­ti­guos. Los puen­tes ac­túan co­mo de­li­mi­ta­do­res de zo­nas del río, con más de un nom­bre ca­da una. Es­ta ri­que­za to­po­ní­mi­ca es tam­bién ri­que­za po­pu­lar: to­da­vía se pue­den ver ras­tros de la economía fa­mi­liar del si­glo XIX en for­ma de ves­ti­gios de an­ti­guos la­va­de­ros de ro­pa.

La reha­bi­li­ta­ción de los úl­ti­mos años aña­dió

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.