Hos­te­le­ría con pá­ti­na y ri­bei­ro

En Com­pos­te­la sub­sis­ten vie­jas ta­ber­nas con sa­bor a pa­rro­quia

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Crónica - X. R. LA VOZ

San­tia­go es por tra­di­ción una ciu­dad en don­de la hos­te­le­ría ri­ge co­mo una de las in­dus­trias prin­ci­pa­les, en el seno tu­rís­ti­co y es­tu­dian­til de la his­tó­ri­ca ur­be. En los úl­ti­mos años se fue­ron es­fu­man­do vie­jos tem­plos del ta­ceo, de esos que uno si­gue año­ran­do con el pa­so de los años, y per­ma­ne­cen vie­jas ta­ber­nas cén­tri­cas y pe­ri­fé­ri­cas que aún con­ser­van la pá­ti­na del tiem­po. En al­gu­nos ca­sos, ta­po­na­da por re­for­mas.

Por ejem­plo, el lo­cal con­si­de­ra­do el más ve­te­rano de Com­pos­te­la, el Xa Che­gou, en la Al­ga­lia de Abai­xo, su­peró ha­ce años un la­va­do de ca­ra y man­tie­ne sus ma­ne­ras añe­jas. No obs­tan­te, no es un tem­plo del ta­ceo tra­di­cio­nal, pe­ro sí del ta­peo. El 42 tam­po­co man­tu­vo in­tac­ta su au­reo­la cun­quei­ra, pe­ro es una re­fe­ren­cia vi­ní­co­la y cu­li­na­ria. Sí man­tie­ne su au­ra tra­di­cio­nal O Ga­to Ne­gro, la lau­rea­da ta­ber­na cu­yas ta­pas ex­ten­die­ron su fa­ma por la geo­gra­fía es­pa­ño­la e in­clu­so fue­ra de las fron­te­ras. La ta­za de ri­bei­ro si­gue sien­do uno de sus pun­ta­les a la ho­ra de re­gar vian­das o sim­ple­men­te ta­cear.

El ta­ceo se­cu­lar era una pe­re­gri­na­ción den­tro de la ciu­dad, con el Fran­co co­mo ru­ta prin­ci­pal y ru­tas com­ple­men­ta­rias por lu­ga­res co­mo la rúa de San Pe­dro o la Al­ga­lia. O Fran­co se su­mer­gió en la olea­da tu­rís­ti­ca que co­men­zó a flo­re­cer a par­tir de los 80, con nue­vas ca­ras pa­ra los vie­jos es­ta­ble­ci­mien­tos, pe­ro man­tie­ne cin­co es­ce­na­rios de ta­ceo en sus fi­las.

Ade­más de O Ga­to Ne­gro, los aman­tes del ri­bei­ro en cun­ca man­tie­nen su tra­di­ción en­tre los mu­ros ague­rri­dos del Oren­se, O 46, el Cal­pe y el Club, que pre­sen­tan los mos­tra­do­res más mo­ja­dos de la zo­na. El tiem­po no ha bo­rra­do la hue­lla de tas­cas co­mo O Ba­rril, Coruña, Ore­lla o el Tra­fal­gar (Ti­gre ra­bio­so).

En San Mi­guel si­gue olien­do a pul­po en el So­bri­nos del Pa­dre. La rúa San Pe­dro re­cu­pe­ró el his­tó­ri­co Tran­qui­lo, con tra­zas más mo­der­nas y sin ta­ceo, y en­cie­rra en su pri­mer re­co­rri­do una tas­ca ve­te­ra­na y con sa­bor a pa­rro­quia co­mo es el Sande.

Ba­jan­do ha­cia Vis­ta Ale­gre uno se to­pa con el An­to­nio, una tas­ca ha­bi­tual­men­te aba­rro­ta­da de pa­rro­quia­nos ele­van­do cun­cas ca­si al com­pás de las sa­lo­mas o sa­bo­rean­do vian­das ca­se­ras. En Vis­ta Ale­gre, el Tam­bre ofre­ce vino y buen yan­tar, y el vie­jo Es­tan­co-Ta­re­lo man­tie­ne su tra­di­ción del vino y la ven­ta de pe­rió­di­cos, un ca­so iné­di­to.

FO­TO PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

El Oren­se re­sis­te co­mo uno de los tem­plos tra­di­cio­na­les del ta­ceo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.