Bu­re­la to­ca el cie­lo con la mer­lu­za del pin­cho de Gran Sol

Sano, sa­bro­so, se­duc­tor, sua­ve, el oro blan­co del mar con­quis­ta pa­la­da­res

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - News -

Más de on­ce mi­llo­nes de ki­los cap­tu­ra­dos con an­zue­lo sa­len ca­da año del puer­to bu­re­len­se ha­cia pes­ca­de­rías de to­da Es­pa­ña

Más de on­ce de mi­llo­nes de ki­los anua­les con­so­li­dan a Bu­re­la co­mo la ca­pi­tal eu­ro­pea de la mer­lu­za del pin­cho fres­ca, cap­tu­ra­da con an­zue­lo, una a una, con pa­lan­gre de fon­do, en los ca­la­de­ros eu­ro­peos de Gran Sol, en el Atlán­ti­co Nor­te. Bu­re­la es el reino de la mer­lu­za del pin­cho, la mer­lu­za eu­ro­pea, la ge­nui­na Mer­luc­cius Mer­luc­cius. Por su ca­li­dad y sus ex­ce­len­tes co­ti­za­cio­nes, la mer­lu­za del pin­cho es el oro blan­co del mar en Bu­re­la, con el plus aña­di­do de los mé­to­dos ar­te­sa­na­les de pes­ca y del mi­mo con el que la tra­tan del mar a la me­sa. Pin­cho de Bu­re­la es el se­llo de ca­li­dad que acre­di­ta a la mer­lu­za de un puer­to don­de ca­da año mue­ve más de 52 mi­llo­nes de eu­ros. Ar­ma­do­res de Bu­re­la, la so­cie­dad que cum­ple vein­te años ges­tio­nan­do la lon­ja con más mo­vi­mien­to y va­rie­dad de pro­duc­tos del mar fres­cos de A Ma­ri­ña lu­cen­se, es re­fe­ren­te de la mer­lu­za del pin­cho de Gran Sol. Es su es­tre­lla, un sano, sa­bro­so, se­duc­tor y sua­ve pes­ca­do blan­co que con­quis­ta pa­la­da­res. Con la mer­lu­za del pin­cho fres­ca, Bu­re­la to­ca el cie­lo por­que es el pi­lar eco­nó­mi­co de su lon­ja, des­de es­te año la se­gun­da que más fac­tu­ra en Ga­li­cia y una de las prin­ci­pa­les de Eu­ro­pa por sus pes­ca­dos y ma­ris­cos fres­cos. La mer­lu­za fres­ca de Bu­re­la si­gue cap­tu­rán­do­se con pa­lan­gre de fon­do, una lí­nea de la que cuel­gan mi­les de an­zue­los con car­na­da que atraen a las go­lo­sas mer­lu­zas eu­ro­peas en ca­la­de­ros del en­torno de Ir­lan­da, In­gla­te­rra, Es­co­cia y Fran­cia. Adop­tan­do pre­cau­cio­nes pa­ra que las aves ma­ri­nas y otros se­res ma­ri­nos pro­te­gi­dos no que­den atra­pa­dos en los an­zue­los, los bar­cos van lar­gan­do el apa­re­jo al mar. Cuan­do lo re­co­gen, re­ti­ran ca­da mer­lu­za del an­zue­lo, una a una, y los ma­ri­ne­ros las evis­ce­ran con des­tre­za an­tes de in­tro­du­cir­las en ca­jas en las ne­ve­ras. Ahí las con­ser­van re­fri­ge­ra­das, pa­ra pre­ser­var su ca­li­dad y fres­cu­ra. En el puer­to de Bu­re­la se des­car­gan pro­cu­ran­do no rom­per el ci­clo de frío, y en la lon­ja se subas­tan al me­jor pos­tor. De ahí, a los al­ma­ce­nes de los co­mer­cia­li­za­do­res, don­de se re­dis­tri­bu­yen en lo­tes. Y en muy po­co tiem­po, ca­mio­nes o fur­go­ne­tas las trans­por­tan a los prin­ci­pa­les mer­ca­dos de Ga­li­cia y de nu­me­ro­sos ciu­da­des de Es­pa­ña. La mer­lu­za del pin­cho de Bu­re­la lu­ce en pes­ca­de­rías de ba­rrio y de ca­de­nas co­mer­cia­les, y en los res­tau­ran­tes. Co­mo re­fe­ren­cia, el ki­lo de mer­lu­za del pin­cho de Bu­re­la, la al­ta ga­ma de los mer­lú­ci­dos, pue­de con­se­guir­se a unos ocho eu­ros. Ge­nui­na­men­te eu­ro­pea, la mer­lu­za del pin­cho de Bu­re­la es sa­na, se­duc­to­ra, sor­pren­den­te, sua­ve y con ba­jo con­te­ni­do ca­ló­ri­co y gra­so. Del mis­mo mo­do que la cap­tu­ran pro­cu­ran­do cui­dar el me­dio ma­rino pa­ra man­te­ner la pes­ca de un re­cur­so no so­bre­ex­plo­ta­do co­mo me­dio vi­da a lo lar­go del tiem­po, Ar­ma­do­res de Bu­re­la su­gie­re su ex­ce­len­te mer­lu­za del pin­cho co­mo ali­men­to pa­ra cual­quier día del año u oca­sio­nes es­pe­cia­les. Nu­tri­ti­vo, sus in­nu­me­ra­bles cua­li­da­des se im­po­nen an­te los po­si­bles per­jui­cios que cau­sa­ría un pes­ca­do en el que, co­mo en otros tan­tos, pue­de en­trar el Ani­sa­kis. Esa mis­ma lar­va que un si­glo atrás in­quie­ta­ba a pes­ca­do­res y con­su­mi­do­res aún preo­cu­pa si la mer­lu­za se con­su­me cru­da, pe­ro no si se co­ci­na a una tem­pe­ra­tu­ra mí­ni­ma de se­sen­ta gra­dos du­ran­te diez mi­nu­tos o si se con­ge­la a me­nos de vein­te gra­dos du­ran­te más de vein­ti­cua­tro ho­ras. En su ver­sión na­tu­ral, la mer­lu­za del pin­cho de Bu­re­la pue­de con­si­de­rar­se un ali­men­to “light”. Ca­da cien gra­mos apor­tan 65 ki­lo­ca­lo­rías, 1,8 gra­mos de gra­sa y do­ce de pro­teí­nas, ade­más de vi­ta­mi­nas del gru­po B y mi­ne­ra­les co­mo po­ta­sio y fós­fo­ro. Uno de los pes­ca­dos con me­nos mag­ne­sio, es el pre­fe­ri­do por los es­pa­ño­les, que con­su­men un pro­me­dio anual por per­so­na de tres ki­los y me­dio, el tri­ple que de sal­món o de ba­ca­lao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.