La emi­gra­ción tie­ne es­pa­cio pro­pio

Lourdes Por­tos y Be­nigno Rey rea­li­zan mañana la ofren­da en el mo­nu­men­to al emi­gran­te

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Portada - EMMA ARAÚ­JO LA VOZ

El ac­to más emo­ti­vo de las Fes­tas de San­ta Ma­ría es, sin du­da, el del ho­me­na­je a la co­mu­ni­dad emi­gran­te. Ca­da 16 de agos­to, fes­ti­vi­dad de San Ro­que, el mo­nu­men­to en ho­nor a es­te co­lec­ti­vo, ubi­ca­do jun­to a la Ala­me­da, aco­ge una ofren­da flo­ral en la que ve­ci­nos que aban­do­na­ron la co­mar­ca de Or­des pa­ra tra­ba­jar y la­brar­se un por­ve­nir re­cuer­dan su ex­pe­rien­cia, ya de vuelta.

Es­te año, los emi­gran­tes homenajeados son el ma­tri­mo­nio de Lourdes Por­tos La­ta y Be­nigno Rey Boo. Ella na­ció en Fra­des y emi­gró muy jo­ven a Sui­za a ca­sa de unos tíos. Y su ma­ri­do, que per­te­ne­ce a la pa­rro­quia de Beán (Or­des), hi­zo lo mis­mo pe­ro a ca­sa de un her­mano. Los dos emi­gra­ron en el año 1973 y ya en 1974 de­ci­die­ron ca­sar­se e ir­se a vi­vir a Lu­gano, ciu­dad del can­tón ita­liano en la que for­ja­ron su vi­da du­ran­te trein­ta años, has­ta que en el 2004 de­ci­die­ron re­gre­sar a Or­des.

Lourdes Por­tos re­co­no­ce que su ex­pe­rien­cia fue muy po­si­ti­va. «Da no­sa emi­gra­ción so po­do di­cir que foi ma­ra­bi­llo­sa», se­ña­la, pe­ro op­ta­ron por re­gre­sar por­que su hijo, que se for­mó en Sui­za, se que­dó pa­ra tra- ba­jar co­mo em­plea­do de ban­ca, «e iso ti­rou por nós», ar­gu­men­ta. Aquí, en Beán dis­fru­tan de la vi­da en su pue­blo y de su fa­mi­lia, ya que tie­nen dos nie­tos. Pe­ro sí hay co­sas que echan de me­nos de su eta­pa sui­za. «Co­mo en to­dos os si­tios hai de to­do, pe­ro nós vi­via­mos na par­te ita­lia­na, e alí a men­ta­li­da­de é la­ti­na, co­mo a no­sa. En ou­tros si­tios, a xen­te é mais se­ria», ex- pli­ca Lourdes, que coin­ci­de con su ma­ri­do en des­ta­car «a or­ga­ni­za­ción que hai alá con moi­tas cou­sas, pe­ro so­bre to­do coas que te­ñen que ver cos pa­pe­leos e a bu­ro­cra­cia».

Bue­na par­te de su tra­ba­jo en la emi­gra­ción lo desa­rro­lla­ron en el sec­tor de la lim­pie­za de edi­fi­cios de Lu­gano. Y to­do son bue­nos re­cuer­dos de la fae­na, de sus com­pa­ñe­ros y de sus je­fes, a los que con­si­de­ra­ban más que ami­gos. Tan­to es así que re­co­no­cen que ha­bían pen­sa­do re­gre­sar a su ciu­dad de aco­gi­da pa­ra vi­si­tar­los, pe­ro su fa­mi­lia sui­za, co­mo de­fi­nen a las per­so­nas pa­ra las que tra­ba­ja­ban, «des­gra­cia­da­men­te xa fa­le­ce­ron con máis de oi­ten­ta anos, e cla­ro, ir xa non nos ti­ra tan­to, por­que pa­ra nós aque­la era co­mo un­ha fa­mi­lia de ver­da­de».

Tras más de una dé­ca­da tran­qui­la en Beán, nin­guno se arre­pien­te de ha­ber re­gre­sa­do unos años an­tes de que les co­rres­pon­die­se la ju­bi­la­ción, aun­que Be­nigno Rey di­ce que ha vi­vi­do la ex­pe­rien­cia «de ser emi­gran­te por dúas ve­ces, un­ha pa­ra alá e ou­tra pa­ra aquí». «En Or­des es­ta­mos moi ben, pe­ro sem­pre qui­xe­mos vol­ver á te­rra, por­que a te­rra sem­pre ti­ra», aña­de.

En un mo­men­to en el que hi­jos co­mo el su­yo op­tan por emi­grar pa­ra bus­car un fu­tu­ro que no en­cuen­tran en Ga­li­cia, el men­sa­je que lan­za es­te ma­tri­mo­nio es es­pe­cial­men­te po­si­ti­vo. «Cla­ro que da pe­na, pe­ro se os que mar­chan ago­ra te­ñen a sor­te que ti­ve­mos nós, o que lles po­do di­cir e que van ser moi, pe­ro que moi fe­li­ces».

En los días pre­vios al ho­me­na­je a la co­mu­ni­dad emi­gran­te su vi­da trans­cu­rre con la mis­ma ru­ti­na y tran­qui­li­dad de siem­pre, pe­ro con el aje­treo aña­di­do de los pre­pa­ra­ti­vos de un ac­to que co­no­cían pe­ro que nun­ca pen­sa­ron que lle­ga­rían a pro­ta­go­ni­za­ron. «A idea pa­re­ceu­nos moi ben, en ver­da­de que que­da­mos moi con­ten­tos, pe­ro te­ño que di­cir que es­ta é un­ha cou­sa que non es­pe­ra­ba­mos pa­ra na­da», re­co­no­ce Lourdes.

FO­TO C. VI­LLA­VER­DE

Be­nigno Rey y Lourdes Por­to re­gre­sa­ron de Lu­gano en el 2004

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.