Fes­ti­va­les que se han en­tre­la­za­do con el Ca­mino y han ser­vi­do pa­ra con­cien­ciar

Mú­si­ca, de la bue­na, pe­ro no so­lo mú­si­ca. Los Fes­ti­va­les Rías Bai­xas son, ade­más de di­ver­ti­men­to, una ven­ta­na a la igual­dad, a la eco­lo­gía y a abrir puer­tas más allá de las fron­te­ras ga­lle­gas. Han re­co­rri­do la ru­ta in­ver­sa del Ca­mino Por­tu­gués pa­ra abrir

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Balance - POR CH. CASARES

Cuan­do se di­se­ñó Rías Bai­xas co­mo un des­tino úni­co que en­glo­ba­se to­da la ofer­ta que la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra te­nía que dar se pu­sie­ron los pi­la­res pa­ra otras mu­chas co­sas: una pro­gra­ma­ción con­jun­ta que hi­cie­se ver que las Rías Bai­xas son un to­do. Los Fes­ti­va­les Rías Bai­xas son una potente ex­pre­sión de ello. Con con­cier­tos de pri­mer ni­vel que han lo­gra­do atraer a de­ce­nas de mi­les de aman­tes de la mú­si­ca gra­cias a una pro­mo­ción exi­to­sa que tam­bién se ha va­li­do del Ca­mino de San­tia­go, esa ven­ta­na a Eu­ro­pa que cons­ti­tu­ye el me­jor es­ca­pa­ra­te. Pon­te­ve­dra tie­ne sus pro­pios Ca­mi­nos a San­tia­go, don­de el Por­tu­gués es el más po­pu­lar, pe­ro no por ello im­pip­de re­in­ter­pre­ta­cio­nes. Co­mo la que se hi­zo en tren con el Rías Bai­xas Ex­press, que hi­zo el Ca­mino a la in­ver­sa, has­ta Por­tu­gal pa­ra pro­mo­cio­nar allí los con­cier­tos. Mu­chos fue­ron los vecinos lu­sos que lue­go hi­cie­ron la ru­ta ha­cia el nor­te pa­ra disfrru­tar de la mú­si­ca de los Fes­ti­va­les Rías Bai­xas es­te verano. Igual­dad y res­pe­to a la na­tu­ra­le­za Y cuan­do lle­ga­ron pu­die­ron, al igual que el res­to de los asis­ten­tes, com­pro­bar que la mú­si­ca es un potente trans­for­ma­dor so­cial. No so­lo la cultura que la ro­dea, sino tam­bién pue­de ser una puer­ta abier­ta a la igual­dad. Así se di­se­ña­ron los fes­ti­va­les, con una cla­ra apues­ta por la igual­dad de gé­ne­ro no so­lo en la pro­gra­ma­ción, a la ho­ra de bus­car la pa­ri­dad en los car­te­les, sino tam­bién con ini­cia­ti­vas co­mo las que po­ten­ció la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra con mo­ti­vo de las ci­tas mu­si­ca­les, en fa­vor de des­te­rrar ac­ti­tu­des de aco­so o ma­chis­mo en aglo­me­ra­cio­nes que es­tán di­se­ña­das pa­ra el dis­fru­te y no pa­ra ser el pa­ra­pe­to de ac­ti­tu­des re­pro­ba­bles. Res­pe­to. La pa­la­bra que ha ido li­ga­da a la mú­si­ca es­te verano. Res­pe­to por la igual­dad y por el me­dio am­bien­te. Por­que tam­bién li­ga­do a las ci­tas mu­si­ca­les se ha pues­to en marcha un pro­gra­ma me­dioam­bien­tal por par­te de la Dipu­tación que ha ido en­ca­mi­na­do al re­ci­cla­je de re­si­duos. Ni un so­lo re­si­duo sin re­ci­clar en en­tor­nos tan sen­si­bles co­mo la is­la de San Si­món, que aco­gió el Fes­ti­val Sin­sal, o los cui­da­dos que pro­pi­cia­ron los vo­lun­ta­rios des­ple­ga­dos en to­dos los fes­ti­va­les pa­ra di­fun­dir el men­sa­je eco­ló­gi­co en fa­vor del re­ci­cla­je y el res­pe­to por el me­dio am­bien­te. To­do ello pa­ra ha­cer de las ci­tas fes­ti­vas un es­ca­pa­ra­te que ha­ble de la ca­li­dad de la pro­vin­cia, co­mo reivin­di­có Car­me­la Sil­va, la pre­si­den­ta de la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra, ins­ti­tu­ción en­car­ga­da del di­se­ño de los con­cier­tos y las ini­cia­ti­vas apa­re­ja­das.

LIM­PIO Y SIN SI­TIO PA­RA EL ACO­SO CAM­PA­ÑAS En pa­ra­le­lo a los fes­ti­va­les se han pues­to marcha cam­pa­ñas de aco­so ce­ro (iz­quier­da) e ini­cia­ti­vas con vo­lun­ta­rios pa­ra po­ten­ciar el res­pe­to por los en­tor­nos de los fes­ti­va­les.

AL OTRO LA­DO DEL MIÑO PRO­MO­CIÓN El Rías Bai­xas Ex­press hi­zo el Ca­mino Por­tu­gués a la in­ver­sa, pa­ra lle­var la pro­mo­ción de los con­cier­tos has­ta Por­tu­gal y de­mos­tran­do que un tren tam­bién es un lu­gar ideal pa­ra que sue­ne la mú­si­ca en di­rec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.