Las Rías Bai­xas es­ca­lan po­si­cio­nes en el rán­king tu­rís­ti­co nad­cio­nal

Cultura, vino y Ca­mino han si­do los ejes so­bre los que se ha asen­ta­do un des­pe­gue sin precedentes en las Rías Bai­xas. Cultura, en su am­plia con­cep­ción, des­de los exi­to­sos Fes­ti­va­les Rías Bai­xas, has­ta la re­cu­pe­ra­ción de los cas­tros o la reivin­di­ca­ción de

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Balance - POR CH. CASARES

Ha si­do el verano de las Rías Bai­xas. Cuan­do pa­re­cía que no se po­día cre­cer más, des­pués de un julio es­pec­ta­cu­lar, lle­ga agosto y vuel­ve a pul­ve­ri­zar to­dos los ré­cords tu­rís­ti­cos. Las Rías Bai­xas es­ca­lan po­si­cio­nes en en rán­king na­cio­nal. El sec­tor re­pre­sen­ta ya más del 12 % de la ri­que­za de la pro­vin­cia, ha su­pues­to un re­vul­si­vo en la crea­ción de em­pleo, y ya no so­lo a ni­vel es­ti­val, cuan­do se dis­pa­ran to­dos los in­di­ca­do­res. No en vano, las Rías Bai­xas son ya el cuar­to des­tino de Es­pa­ña. Al per­fil tra­di­cio­nal del vi­si­tan­te, se ha ido su­man­do ese nue­vo atraí­do por ini­cia­ti­vas que dan una vuel­ta de tuer­ca a las Rías Bai­xas co­mo po­lo de atrac­ción. En ello han te­ni­do que ver el di­se­ño de nue­vas ru­tas de avión con el ae­ro­puer­to de Pei­na­dor, que po­ten­cian la entrada del tu­ris­mo ex­tran­je­ro, una há­bil pro­mo­ción en Por­tu­gal, pa­ra atraer al ve­cino lu­so, y una ofer­ta va­ria­da, que va des­de la mu­si­cal has­ta la cul­tu­ral. Ca­mino, vino y cultura El re­di­se­ño de un Plan Tu­rís­ti­co por par­te de la Dipu­tación co­lo­có el Ca­mino a San­tia­go, el vino y la cultura co­mo ejes de cap­ta­ción de vi­si­tan­tes. Y ha da­do sus fru­tos. La mu­si­cal es una ofer­ta cul­tu­ral di­se­ña­da pa­ra un pú­bli­co jo­ven, pe­ro tam­bién fa­mi­liar. La re­cu­pe­ra­ción del pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co, con la reha­bi­li­ta­ción de los cas­tros de la pro­vin­cia es­tá di­se­ña­da pa­ra cap­tar ese tu­ris­mo cul­tu­ral que tan bien han sa­bi­do apro­ve­char en otros paí­ses, co­mo Fran­cia o el Reino Uni­do. El Ca­mino de San­tia­go es el gran es­ca­pa­ra­te in­ter­na­cio­nal. Y el vino la ex­pre­sión de la ca­li­dad que pue­den al­can­zar los pro­duc­tos de las Rías Bai­xas. Ha da­do sus fru­tos, sí. La pro­vin­cia es ya uno de los gran­des des­ti­nos de Es­pa­ña. Ocu­pa el cuar­to pues­to en el rán­king na­cio­nal en un país en el que el tu­ris­mo es in­dus­tria na­cio­nal y en el que cues­ta la­brar­se una po­si­ción así. De­trás es­tá una de­ci­di­da apues­ta por la ru­ta ja­co­bea del sur, la que atra­vie­sa 13 mu­ni­ci­pios de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra, y su­po­ne ya el 17 % del to­tal de pe­re­gri­nos que em­pren­den la ru­ta a Com­pos­te­la, sien­do la se­gun­da en nú­me­ro, so­lo por de­trás del tra­di­cio­nal Ca­mino Fran­cés. La Dipu­tación tra­ba­ja con mu­ni­ci­pios de la pro­vin­cia y de Por­tu­gal pa­ra lo­grar ma­yo­res si­ner­gias en ma­te­ria tu­rís­ti­ca en torno al Ca­mino. Tam­bién se ha he­cho un re­di­se­ño de la Ru­ta do Vi­ño, que es el es­ca­pa­ra­te tu­rís­ti­co pa­ra las bo­de­gas de la de­no­mi­na­ción que com­par­te nom­bre con el des­tino tu­rís­ti­co. Y to­do ello sin de­jar de la­do otros atrac­ti­vos de las Rías Bai­xas. Su gas­tro­no­mía ha si­do gan­cho de las pro­mo­cio­nes que ha lle­va­do a ca­bo la Dipu­tación en fe­rias tu­rís­ti­cas. Pe­ro tam­bién la tra­di­ción, en la que la mu­jer ga­lle­ga ha te­ni­do siem­pre un pa­pel que se reivin­di­ca a la ho­ra de pro­mo­cio­nar las Rías Bai­xas con un ho­me­na­je a re­de­ras y ma­ris­ca­do­ras que han si­do pro­ta­go­nis­tas de los au­dio­vi­sua­les de pro­mo­ción. Y por qué no pue­de la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea su­po­ner tam­bién un atrac­ti­vo. Pues tam­bién. La Dipu­tación de Pon­te­ve­dra ha in­clui­do edi­fi­cios sin­gu­la­res y re­co­no­ci­dos por el Co­le­xio Ofi­cial de Ar­qui­tec­tos (COAG) co­mo par­te de los re­cla­mos tu­rís­ti­cos con los que Tu­ris­mo Rías Bai­xas tra­ta­rá de se­du­cir a po­ten­cia­les vi­si­tan­tes. Y se­guir es­ca­lan­do en el rán­king.

DI­SE­ÑO DE UN PLAN TU­RIS­MO PEN­SA­DO El re­di­se­ño de la es­tra­te­gia tu­rís­ti­ca se em­pe­zó a pla­ni­fi­car des­de la ba­se por par­te de la Dipu­tación, de Pon­te­ve­dra. To­man­do los re­cur­sos ban­de­ra e in­clu­yen­do otros no­ve­do­sos.

ATRAC­TI­VO CUL­TU­RAL LA RE­CU­PE­RA­CIÓN DE LOS CAS­TROS La re­cu­pe­ra­ción de los cas­tros de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra se en­mar­ca den­tro de una po­ten­cia­ción del tu­ris­mo cul­tu­ral que per­si­gue la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra.

FI­TUR EL CA­MINO POR LA COS­TA El Ca­mino a San­tia­go y sus dis­tin­tas va­rian­tes en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra fue­ron uno de los ejes de la pro­mo­ción de Rías Bai­xas en el úl­ti­mo Fi­tur en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.