80 años de sue­ños

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Ca­ro­la Fren­tzen

Los mí­ti­cos es­tu­dios de ci­ne de Ci­ne­cit­tá es­tán de aniver­sa­rio

LOS MÍ­TI­COS ES­TU­DIOS CI­NE­MA­TO­GRÁ­FI­COS DE RO­MA, CO­NO­CI­DOS COMO «LA FÁ­BRI­CA DE SUE­ÑOS», CUM­PLEN OCHEN­TA AÑOS DE VI­DA CON UNA HIS­TO­RIA QUE PRE­SU­ME, POR IGUAL, DE SU­PER­PRO­DUC­CIO­NES E HIS­TO­RIAS DE AMOR EN­TRE AC­TO­RES

Hu­bo un tiem­po en el que las gran­des estrellas de Holly­wood ha­cían co­la pa­ra via­jar a Ro­ma, y en el que en Ci­ne­cit­tà sur­gie­ron tan­to pro­duc­cio­nes mo­nu­men­ta­les como ins­tan­tes inol­vi­da­bles de la his­to­ria del ci­ne. Aunque no ten­gan hoy el mis­mo bri­llo y gla­mur que en los años 50 y 60, los es­tu­dios ce­le­bran sus 80 años en ple­na ac­ti­vi­dad.

El «Tea­tro No. 5» de Ci­ne­cit­tà era como una se­gun­da ca­sa pa­ra Fe­de­ri­co Fe­lli­ni, y el di­rec­tor se ha­bía ins­ta­la­do allí in­clu­so una zo­na de es­tar pa­ra no te­ner que aban­do­nar el lu­gar ni si­quie­ra de no­che du­ran­te sus eta­pas más crea­ti­vas. En cier­ta oca­sión, el ci­neas­ta (1920-1993) se­ña­ló que sen­tía una es­pe­cie de éx­ta­sis cuan­do es­ta­ba de pie an­te el es­tu­dio va­cío, con un es­pa­cio a la es­pe­ra de ser lle­na­do y crear un nue­vo mundo.

Ci­ne­cit­tà, del que en­tra­ban y sa­lían di­vas como Eli­za­beth Tay­lor y Ava Gard­ner, sur­gió por or­den del dic­ta­dor Be­ni­to Mus­so­li­ni des­pués de que su an­te­ce­sor, los pe­que­ños es­tu­dios Ci­nes, se in­cen­dia­ran por mo­ti­vos nun­ca acla­ra­dos.

El dic­ta­dor fas­cis­ta que­ría una enor­me ciu­dad del ci­ne pa­ra ro­dar fil­mes de pro­pa­gan­da si­guien­do el mo­de­lo de los na­zis en Ale­ma­nia. El 29 de enero de 1936, el Du­ce pu­so la pri­me­ra pie­dra, y la cá­ma­ra que gra­bó la es­ce­na pa­ra la pos­te­ri­dad si­gue es­tan­do ex­pues­ta en los es­tu­dios.

« Pe­ro Mus­so­li­ni tam­bién que­ría im­pul­sar la ci­ne­ma­to­gra­fía ita­lia­na

pa­ra opo­ner al­go al do­mi­nio es­ta­dou­ni­den­se», se­ña­la el di­rec­tor de Ci­ne­cit­tà, Giuseppe Bas­so.

En me­nos de 400 días sur­gió de la na­da la ciu­dad de 40 hec­tá­reas con nue­ve gran­des es­tu­dios a las afue­ras de Ro­ma, que fue inau­gu­ra­da el 28 de abril de 1937. En los pri­me­ros años y dé­ca­das sur­gie­ron films au­tén­ti­ca­men­te «ro­ma­nos», em­pe­zan­do por las obras neo­rrea­lis­tas de di­rec­to­res como Ro­ber­to Ros­se­lli­ni y Lu­chino Vis­con­ti, que por ejem­plo en Ro­ma,

ciu­dad abier­ta ( 1945) o Be­llí­si­ma (1951), pro­ta­go­ni­za­das por An­na Mag­na­ni, re­la­ta­ban la amar­ga reali­dad de la gue­rra y pos­gue­rra.

Po­co des­pués en­tró en es­ce­na Holly­wood y creó pro­duc­cio­nes mo­nu­men­ta­les que hi­cie­ron his­to­ria, como Ben Hur, Quo Va­dis o Cleo­pa­tra.

Pa­ra ro­dar la fa­mo­sa es­ce­na de la ca­rre­ra de ca­rros con Charl­ton Hes­ton del clá­si­co de MGM Ben Hur, se eri­gió un set de 18 hec­tá­reas a un cos­te de un mi­llón de dó­la­res de la épo­ca. Des­pués lle­ga­ron Liz Tay­lor y Ri­chard Bur­ton, y más que de la fil­ma­ción de Cleo­pa­tra to­da Ro­ma ha­bló del ro­man­ce en­tre las dos estrellas, en­ton­ces ca­sa­das con otros.

« Ro­ma se vol­vió un po­co como Holly­wood, un Holly­wood jun­to al Tí­ber», afir­ma Bas­so. «Eso se veía no so­la­men­te en Ci­ne­cit­tà, sino en to­da la ciu­dad, don­de se vi­vía la dol­ce

vi­ta ». Esa Dol­ce Vi­ta » que que­dó in­mor­ta­li­za­da en la inol­vi­da­ble es­ce­na en la que la exu­be­ran­te Ani­ta Ek­berg le gri­ta a su com­pa­ñe­ro de re­par­to Mar­ce­llo Mas­troian­ni que ven­ga a ba­ñar­se con ella mien­tras se me­te con un ves­ti­do ne­gro en la Fon­ta­na de Tre­vi.

Fe­lli­ni ro­dó esa par­te del clá­si­co en el lu­gar ori­gi­nal, «pe­ro a las tres de la ma­dru­ga­da y en fe­bre­ro», cuan­do

no ha­bía na­die en la ca­lle, ex­pli­ca la ex­per­ta Giu­lia Bian­co­ni, que des­de ha­ce dos años di­ri­ge las vi­si­tas guia­das por los es­tu­dios y la ex­po­si­ción per­ma­nen­te

Ci­ne­cit­tà si mos­tra.

La fa­mo­sa Via Ve­ne­to, la ca­lle de los ri­cos y gua­pos, fue re­pro­du­ci­da en cam­bio al de­ta­lle en los es­tu­dios de Ci­ne­cit­tà. «Fe­lli­ni no que­ría fil­mar en la ciu­dad por­que ha­bía pa­pa­raz­zi por to­das par­tes. Le mo­les­ta­ban de for­ma des­me­di­da», re­la­ta Bian­co­ni. Tam­bién se man­tu­vo has­ta su muer­te el ca­ri­ño de Ek­berg —fa­lle­ci­da a prin­ci­pios de 2015— por Ci­ne­cit­tà, don­de fes­te­jó uno de sus úl­ti­mos cum­plea­ños jun­to al set de la exi­to­sa se­rie Ro­ma.

Pa­ra la co­pro­duc­ción de HBO, BBC y RAI del año 2005 se re­cons­tru­yó en nue­ve me­ses la Ro­ma de la An­ti­güe­dad, in­clui­dos los edi­fi­cios mo­nu­men­ta­les, co­lum­nas, el em­pe­dra­do y los barrios po­bres, to­do in­creí­ble­men­te realista pe­ro de fi­bra de vi­drio y ma­de­ra. El im­pre­sio­nan­te set es uno de los po­cos que si­gue en pie y al que se pue­de ac­ce­der. ¿Dón­de sal­vo en una fá­bri­ca de sue­ños pue­den los vi­si­tan­tes pa­sear ba­jo un ar­co de triun­fo ro­mano y sa­lir en el An­ti­guo Egip­to? «Así es en el mundo del ci­ne, to­do se trans­for­ma cons­tan­te­men­te, los sets se cons­tru­yen y se des­tru­yen pa­ra dar es­pa­cio a nue­vas ideas», se­ña­la Bian­co­ni.

Y en Ci­ne­cit­tà co­bra­ron vi­da mu­chas ideas. Va­ca­cio­nes en Ro­ma, con la en­can­ta­do­ra Au­drey Hep­burn, La pan­te­ra rosa, de Bla­ke Ed­wards, El

úl­ti­mo em­pe­ra­dor, de Ber­nar­do Ber­to­luc­ci, El pa­cien­te in­glés, de Ant­hony Ming­he­lla o Gangs of New York, de Mar­tin Scor­se­se for­man par­te de la lar­ga lis­ta.

Ha­ce po­co, Me­tro-Goldwyn-Ma­yer (MGM) re­gre­só al Tí­ber pa­ra gra­bar una nue­va ver­sión de Ben Hur, en es­ta oca­sión con Jack Hus­ton y Mor­gan Free­man como pro­ta­go­nis­tas. La pe­lí­cu­la lle­ga­rá a los ci­nes a me­dia­dos de año. Y tam­bién Ben Sti­ller y Owen Wil­son ro­da­ron Zoolander 2 en Ro­ma.

«Ci­ne­cit­tà no es so­lo una re­li­quia del pa­sa­do, Ci­ne­cit­tà es tam­bién el fu­tu­ro», opi­na Bas­so. «So­mos ca­pa­ces de lle­var a ca­bo pro­yec­tos am­bi­cio­sos a gran es­ca­la, por­que no so­mos so­la­men­te Fe­lli­ni».

«Ro­ma se vol­vió un po­co como Holly­wood, un Holly­wood jun­to al Tí­ber. Eso se veía no so­la­men­te en Ci­ne­cit­tà, sino en to­da la ciu­dad, don­de se vi­vía la ‘dol­ce vi­ta’».

AU­DREY HEP­BURN, EN­TRE BAM­BA­LI­NAS

La ima­gen de la ac­triz Au­drey Hep­burn ha es­ta­do inevi­ta­ble­men­te

uni­da a la de la ciu­dad de Ro­ma, des­de el mo­men­to en que pro­ta­go­ni­zó la mí­ti­ca pe­lí­cu­la

jun­to a Gre­gory Peck, «Va­ca­cio­nes en

Ro­ma», ro­da­da en los mí­ti­cos es­tu­dios

ita­lia­nos. En la ima­gen, el fo­tó­gra­fo cap­tó una ima­gen muy na­tu­ral de la ac­triz en el ro­da­je de «Gue­rra y Paz», en

1955.

NOM­BRES QUE PA­SA­RON A LA HIS­TO­RIA A la iz­quier­da, Charl­ton Hes­ton en el ro­da­je de «Ben Hur». Arri­ba, Rock Hud­son y Cary Grant a su lle­ga­da a los es­tu­dios y, so­bre es­tas lí­neas, Ani­ta Ek­berg, la pro­ta­go­nis­ta de «La dol­ce vi­ta».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.