Y en Ga­li­cia se for­mó la go­za­de­ra

Son es­tre­llas y se im­po­nen a las an­glo­sa­jo­nas en la pro­gra­ma­ción. Romeo San­tos y Marc Ant­hony die­ron el to­que de aten­ción, arra­san­do. No fue­ron he­chos ais­la­dos. En me­nos de dos me­ses ac­tua­rán Gen­te de Zo­na, Car­los Vi­ves y Ricky Mar­tin.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EN PORTADA - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

cu­rrió en el 2015. Romeo San­tos, el su­pues­to Rey de la Ba­cha­ta, que­ría to­car en Ga­li­cia. Su nom­bre se pu­so en la me­sa de va­rios pro­mo­to­res ga­lle­gos. La ma­yo­ría lo des­co­no­cía. «Pen­sé que me plan­tea­ban to­car en una sa­la. Tu­ve que ir a In­ter­net a ver quién era», re­co­no­ce Kin Mar­tí­nez, de Es­me­rar­te. El con­cier­to al fi­nal se hi­zo en el Mul­ti­usos del Sar de San­tia­go. Las en­tra­das no eran ba­ra­tas (de 45 a 150 eu­ros). El primer día de ven­ta la sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la. «Se des­pa­cha­ron en­tre 3.000 y 4.000 en­tra­das en una ma­ña­na», re­cuer­da San­ti Cua­dra­do, ge­ren­te del re­cin­to com­pos­te­lano. Se lle­nó.

Aque­llo su­pu­so un to­que de aten­ción. El otro lle­gó el año pa­sa­do con Marc Ant­hony. Con en­tra­das aún más ca­ras (de 65 eu­ros en ade­lan­te), lo­gró ven­der 8.000 lo­ca­li­da­des en 48 ho­ras pa­ra su con­cier­to del Co­li­seo en ju­nio. Ni Sting, ni Frank Si­na­tra, ni Iron Mai­den ha­bían lo­gra­do al­go si­mi­lar. Los pro­fe­sio­na­les ga­lle­gos mi­ra­ban in­cré­du­los. Lle­gó un mo­men­to que la pla­ta­for­ma de ven­ta de en­tra­das se co­lap­só. Y los fans, te­me­ro­sos de que­dar­se sin ti­que, em­pe­za­ron a lla­mar al re­cin­to sin ce­sar. Cuan­do se plan­teó la po­si­bi­li­dad de ha­cer una se­gun­da fe­cha, la co­sa to­ma­ba tra­zas de hi­to ma­yúscu­lo.

¿Qué es­ta­ba ocu­rrien­do aquí? ¿Exis­te un bum la­tino en Ga­li­cia o son dos ca­sos ais­la­dos? «Lo hay, to­tal­men­te», con­tes­ta ta­jan­te Ra­món Ba­rros de Cá­vea Pro­duc­cio­nes. «Lo ha­blá­ba­mos ha­ce po­co en­tre co­le­gas en la Aso­cia­ción de Pro­mo­to­res Mu­si­ca­les: lo que más ven­de aho­ra es eso». No lo di­ce por de­cir. Lo prac­ti­ca. El 24 de mar­zo or­ga­ni­za en el Co­li­seo de A Coruña el con­cier­to de Gen­te de Zo­na, los au­to­res de La Go­za­de­ra, la can­ción que arra­só ha­ce un par de ve­ra­nos y que si­gue bai­lán­do­se sin pa­rar. Ven­drán con Juan Ma­gán, otro mo­nar­ca, en es­te ca­so del elec­tro la­tino. De sa­li­da, des­pa­chó 1.500 en­tra­das.

El de Gen­te de Zo­na es el pri­me­ro de una su­ce­sión de con­cier­tos la­ti­nos de es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les en el Co­li­seo. El 1 de abril ac­tua­rá Car­los Vi­ves y el 13 de ma­yo Ricky Mar­tin. En me­nos de dos me­ses, tres fi­gu­ras de primer or­den. El re­cin­to es mu­ni­ci­pal. ¿Exis­te un in­te­rés por po­ten­ciar es­te ti­po de so­ni­dos o es fru­to de la ca­sua­li­dad? ¿Ha­brá más? El Ayun­ta­mien­to no ha que­ri­do con­tes­tar.

CRI­SIS DE TA­LEN­TO

El recital de Ricky Mar­tin lo pro­mue­ve Es­me­rar­te, una em­pre­sa que se aso­cia más a otro ti­po de so­ni­dos. ¿Por qué es­te gi­ro? «A Ricky Mar­tin ya lo in­ten­ta­mos ha­cer el año pa­sa­do y te­nía­mos el com­pro­mi­so de que si alar­ga­ba la gi­ra y vol­vía a Es­pa­ña haría al­go en Ga­li­cia», se­ña­la Kin. La de­ci­sión se cir­cuns­cri­be en un pa­no­ra­ma muy par­ti­cu­lar: «Hay una cri­sis de ta­len­to bru­tal. Es­tán gi­ran­do siem­pre las mis­mas ban­das y los fes­ti­va­les apues­tan por las ex­clu­si­vas. En­ca­re­ce mu­cho los pre­cios. Fren­te a eso hay un elen­co de ar­tis­tas co­mo es­tos, de cor­te in­ter­na­cio­nal y que ha­cen gi­ras, to­can­do en va­rias ciu­da­des y sien­do mu­cho más fá­ci­les de con­tra­tar». Pe­ro, so­bre to­do, exis­te una reali­dad: el gus­to del gran pú­bli­co. Las mi­les de apa­sio­na­das per­so­nas que acu­die­ron a ver a Marc Ant­hony con­for­man una es­ce­na. Lo que se vi­ve por las no­ches en los lo­ca­les de mo­da, el pan nues­tro de ca­da día. El ge­ren­te de Pe­lí­cano (la dis­co­te­ca más gran­de de Ga­li­cia) y los pubs Dux de A Coruña, Luis Diz, lo expone: «Ha­ce unas se­ma­nas hi­ci­mos la fies­ta I Lo­ve Reg­gae­ton en el Dux y hu­bo tan­to pú­bli­co que la tu­vi­mos que lle­var al My [otro pub]. Des­pués hi­ci­mos el I Lo­ve Reg­gae­ton 2 y, no so­lo tu­vi­mos que usar los dos pubs, tam­bién lle­na­mos la dis­co­te­ca. Aho­ra mis­mo el 60 % de la mú­si­ca que po­ne­mos es la­ti­na. Se ha vuel­to esen­cial».

Romeo San­tos, Marc Ant­hony, Gen­te de Zo­na, Car­los Vi­ves y Ricky Mar­tin for­man par­te de la pri­me­ra di­vi­sión co­mer­cial. Sus can­cio­nes nu­tren el re­per­to­rio de mu­chas de las or­ques­tas que arra­san en Ga­li­cia. «La gen­te jo­ven va a las ver­be­nas y es­cu­cha esos te­mas. Lue­go, si pue­de ve al artista ori­gi­nal, va», re­fle­xio­na Ra­món Ba­rros. La trans­ver­sa­li­dad de eda­des re­sul­ta total. «Los ni­ños pe­que­ños y los ado­les­cen­tes lo es­cu­chan tam­bién», aña­de. Men­ción es­pe­cial me­re­cen los emi­gran­tes sud­ame­ri­ca­nos. Sue­len res­pon­den en ma­sa a es­tos con­cier­tos, por­tan­do la ban­de­ra de su país.

Ese es el pa­no­ra­ma pin­ta­do en la cús­pi­de, don­de los ca­chés de los ar­tis­tas lle­van seis ci­fras. Pe­ro en los es­tra­tos in­fe­rio­res su­ce­de al­go si­mi­lar. Un gru­po co­mo los co­lom­bia­nos Mo­rat, por ejem­plo, se mue­ve co­mo pez en el agua en los afo­ros me­dios. Y, de pron­to, apa­re­cen ar­tis­tas co­mo Joey Mon­ta­na de im­pro­vi­so con un pú­bli­co que apa­re­ce de de­ba­jo de las pie­dras.

Que­da cla­ro que las co­sas han cam­bia­do. La pre­gun­ta aho­ra es:¿Has­ta cuán­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.