Ellos ce­le­bran a Ja­ne Aus­ten

Los es­cri­to­res Cel­so Castro, Nieves Abar­ca y Ma­ri­lar Alei­xan­dre com­par­ten un té por Aus­ten en el bi­cen­te­na­rio de la au­to­ra de «Or­gu­llo y pre­jui­cio»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA -

Es una ver­dad no muy sa­bi­da que de Ja­ne Aus­ten se sa­be me­nos de lo que se de­be­ría sa­ber. Re­cuer­den uno de los prin­ci­pios más só­li­dos de la li­te­ra­tu­ra, el de Or­gu­llo y pre­jui­cio (1813), con al me­nos 20 tra­duc­cio­nes co­no­ci­das: «Es una ver­dad mun­dial­men­te acep­ta­da que un hombre po­see­dor de una for­tu­na ne­ce­si­ta una es­po­sa». Vis­to así, los va­ro­nes Aus­ten es­ta­ban tan lla­ma­dos co­mo ellas a pa­sar por el al­tar. A me­ses de cum­plir­se los 200 años de la muer­te de Ja­ne, cons­ta­ta­mos: Aus­ten es­tá vi­va, en el más allá o muy aquí de las bue­nas le­tras. No re­ci­bi­re­mos la pri­ma­ve­ra en Pem­ber­ley ni to­ma­re­mos earl grey, pe­ro lo ce­le­bra­mos dán­do­nos al pla­cer Aus­ten de la con­ver­sa­ción, la sol­te­ra más re­bel­de, vi­vaz y mo­les­to­na de un mun­do que nos en­se­ñó a leer en­tre lí­neas. En la Ber­bi­ria­na co­ru­ñe­sa, en­tre gro­los e li­bros, Ma­ri­lar Alei­xan­dre (De­ses­cri­bin­do) Nieves Abar­ca (Los muer­tos via­jan de­pri­sa) y Cel­so Castro (sylvia, mi­nús­cu­la de au­tor) ce­le­bran, dis­cu­ten, re­pli­can y re­des­cu­bren a Ja­ne. «Mu­rió

muy jo­ven... de una en­fer­me­dad vic­to­ria­na. De lan­gui­dez», di­ce Nieves des­ma­yan­do un bra­zo. «Mo­rreu, pa­re­ce, da enfermidade de Ad­di­son», ma­ti­za Ma­ri­lar. Con su pre­fe­ren­cia con­fe­sa por las Bron­të («¡odio a Aus­ten!, es to­do sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad... Lo me­jor es que de sus no­ve­las se han he­cho unas pe­lí­cu­las fan­tás­ti­cas»), Nieves Abar­ca re­co­no­ce en la au­to­ra de Mans­field Park a una escritora bru­tal­men­te fe­mi­nis­ta. «Se atre­vió —di­ce— a dar voz a la mujer cuan­do no la te­nía» pe­ro ha lle­ga­do a no­so­tros en un bai­le de ad­je­ti­vos po­co apues­tos: frí­vo­la, ño­ña o me­nor. Y aun así Aus­ten lo bien que bai­ló. Lle­vó el fru­frú de sus sa­lo­nes mu­cho más allá del con­da­do de Ham­ps­hi­re. «Des­de su óp­ti­ca ce­rra­da, des­de su vi­sión do­més­ti­ca de la vida, ella es ca­paz de iro­ni­zar e ir más le­jos. Vir­gi­nia Woolf te­nía la uni­ver­si­dad en ca­sa, el gru­po de Blooms­bury iba allí; Woolf te­nía la bi­blio­te­ca pa­ra ella. Ja­ne Aus­ten tam­bién, pe­ro no via­jó, nun­ca vio mun­do. Su mun­do era muy ce­rra­do y ella lo li­mi­tó aún más al en­re­dar a tres o cua­tro fa­mi­lias y ha­cer con eso una no­ve­la. Aus­ten ha­ce al­ta li­te­ra­tu­ra de un te­ma ‘me­nor’, en­gran­de­cién­do­lo», ase­gu­ra Cel­so. ¿Crea­ría un hombre un mun­do así? (sos­la­yo a Flau- bert o Ste­fan Zweig). «Los hom­bres ha­brían es­co­gi­do te­mas más uni­ver­sa­les, más ‘im­por­tan­tes’...», di­ce. Y sin Aus­ten no le ha­bría­mos vis­to los po­si­bles a lo do­més­ti­co so­cial. El mun­do aus­te­niano es bu­có­li­co, frus­le­ro, mor­daz, agudo en la de­nun­cia. «Las mu­je­res lo te­nían fa­tal —ex­po­ne Cel­so—, por­que he­re­da­ba el pri­mo­gé­ni­to va­rón y ellas que­da­ban a ex­pen­sas de lo que el va­rón (y su mujer, la cu­ña­da) de­ci­die­sen». «Aus­ten amo­sa a pre­ca­rie­da­de da vida da mu­ller na épo­ca. Abor­da cues­tións co­tiás, do­més­ti­cas, pe­ro é sub­ver­si­va! —in­ci­de Ma­ri­lar—. Da­que­la, elas ou ato­pa­ban un ma­ri­do ou de­pen­dían do pai... ou do ir­mán, mes­mo dun cur­mán. Ha­bía un­ha lei de her­dan­za so­bre is­to. Ve­se en Or­gu­llo e pre­xuí­zo, on­de vai her­dar o cur­mán par­vo».

Leer a Aus­ten, apre­cia Nieves, es ver un do­cu­men­tal so­bre la vida de la épo­ca eduar­dia­na en la cam­pi­ña in­gle­sa. Su cua­dro de cos­tum­bres, la pa­ro­dia mo­ral, lle­gó le­jos en­tre lí­neas, con hu­mor. ¿La gran ba­za de Aus­ten pa­ra lle­gar al gran pú­bli­co sal­tan­do si­glos? «El fon­do de las no­ve­las de Aus­ten es du­rí­si­mo, ella lo sua­vi­za y le da un fi­nal fe­liz», apun­ta el au­tor de en­tre cu­le­bras y ex­tra­ños.

«Leí sus no­ve­las ha­ce mu­chí­si­mos años, en mi lo­cu­ra de leer­lo to­do —re­ve­la Nieves—. Leí La aba­día de Nort­han­ger a la vez que Los mis­te­rios de Udol­fo, el li­bro que leía la pro­ta­go­nis­ta, Cat­he­ri­ne Mor­land», quien di­ce: «Me he pre­gun­ta­do si las mu­je­res es­cri­ben car­tas siem­pre me­jor que los hom­bres. Es de­cir... yo no afir­ma­ría que la su­pe­rio­ri­dad es­tá siem­pre de nues­tro la­do». Quién cla­va un pu­ñal ma­ne­jan­do el es­ti­le­te. En Aus­ten, Abar­ca dis­tin­gue el re­tra­to de «la men­ta­bi­li­dad bri­tá­ni­ca del pue­blo» y el ca­rác­ter in­glés, «te apu­ña­lan con una son­ri­sa».

DI­JO SÍ UNA VEZ...

De las car­tas de Aus­ten, en especial las que en­vió a su her­ma­na Cas­san­dra, que­dan res­col­dos, ad­vier­te Ma­ri­lar. La ma­yo­ría fue­ron que­ma­das. ¿Qué ha­bía que bo­rrar? «Que­rían fa­cer de Aus­ten san­ta Ja­ne Aus­ten. Ela era un­ha mu­ller crí­ti­ca, coa fa­mi­lia e coa re­pre­sen­ta­ción so­cial na que ás nais lles ía a vida por ca­sar as fi­llas». Y su­frió epi­so­dios de­pre­si­vos que no se ave­nían a la «ca­no­ni­za­ción» li­te­ra­ria. «A los 7 años se la lle­va­ron al in­ter­na­do. Fue du­rí­si­mo pa­ra ella... la pe­que­ña, la más mi­ma­da. Lue­go Aus­ten su­frió una de­pre­sión al de­jar Ste­ven­ton [e ir­se a Bath], al per­der su ca­sa, su ca­sa de siem­pre», re­ve­la Cel­so. De los 25 a los 35 años, Aus­ten no es­cri­bió na­da. Tras la dé­ca­da en si­len­cio reanu­dó su ofi­cio, es­cri­bió Mans­field

Park, Em­ma, Per­sua­sión. «Y es tre­men­do có­mo fue ca­paz de re­cu­pe­rar la iro­nía y el sen­ti­di­ño —apun­ta él— tras la de­pre­sión». En una de las car­tas que han so­bre­vi­vi­do lee­mos: «Los re­tra­tos de per­fec­ción me en­fer­man y me vuelven ma­li­cio­sa». So­bre amo­res po­co hay, po­co sa­be­mos. En la pe­lí­cu­la La jo­ven

Ja­ne Aus­ten se ha­bla del ro­man­ce trun­ca­do con Tom Le­froy. «Non ti­ña do­te», acla­ra Ma­ri­lar. Pe­ro hu­bo otro hombre que hi­zo historia, o fue ins­tan­te cru­cial, pa­ra Aus­ten, «al­guien que le pi­de ma­tri­mo­nio, ella le di­ce que sí y al día si­guien­te anu­la el com­pro­mi­so». Fra­se de no­ve­la: «Las mu­je­res ca­sa­das no tie­nen tiem­po de es­cri­bir». Qui­zá Ja­ne se apli­có el cuen­to...

¿Es Aus­ten lo ro­mán­ti­ca que se di­ce? El in­te­rés, po­si­cio­nar­se, ca­sar­se, mue­ven los hi­los de sus tra­mas. Y el di­ne­ro, ad­vier­te Nieves, que re­pa­ra en que, si usos y cos­tum­bres han cam­bia­do res­pec­to al pe­río­do de la Re­gen­cia, los sen­ti­mien­tos de que ha­bla Aus­ten son, en esen­cia, los de hoy. Pe­ro sí era ro­mán­ti­ca en su ideal: Darcy. «Darcy... Firth sa­lien­do del agua en Pri­de and Pre­ju­di­ce, my God, ¡ni Aus­ten en sus me­jo­res sue­ños hú­me­dos!», di­ce Nieves. «Aus­ten no de­bió de en­con­trar al hombre especial que bus­ca­ba», su­gie­re Cel­so. Ja­ne cre­ció en­tre li­bros. Clá­si­cos co­mo Mary Wolls­to­ne­craft o Sha­kes­pea­re y ar­tis­tas fa­mi­lia­res. To­da la fa­mi­lia es­cri­bía poe­sía, ha­cía tea­tro pa­ra en­tre­te­ner­se, fin con que Ja­ne es­cri­bió mu­chos de sus re­la­tos. «Hay una des­crip­ción de Aus­ten, la úni­ca de pe­que­ña, a los 12 años, en la que se di­ce que es ex­cén­tri­ca, afec­ta­da, na­da bo­ni­ta, po­co fe­me­ni­na, se pa­re­ce a su her­mano y muy es­ti­ra­da», des­cu­bre Cel­so. La be­lle­za, ob­viously... pe­ro ¿y la in­te­li­gen­cia, jue­ga a fa­vor de la mujer que la po­see? «La in­te­li­gen­cia pue­de ser una di­fi­cul­tad aña­di­da. Ser po­co agra­cia­da, in­te­li­gen­te y no te­ner do­te pue­de echar pa­ra atrás a un hombre... y no ha­blo por mí», di­ce Cel­so. «Lem­bro can­do es­tu­da­ba que as ami­gas me di­cían: non te fa­gas a lis­ta que non vas ca­sar», cuen­ta Ma­ri­lar, que in­vi­ta a (re) leer lo que leía Aus­ten. Y a se­guir la es­te­la en Harry Pot­ter de una au­to­ra en la que en­con­tra­mos in­clu­so un dar­do a la fu­tu­ra hi­per­pa­ter­ni­dad. ¿No han vis­to có­mo ha­bla de los ni­ños? Te­ne­mos Aus­ten pa­ra ra­to. Con Ja­ne on the

read! Es una ver­dad acep­ta­da que una escritora con do­te tien­de a aca­bar en ma­nos de vo­ra­ces lec­to­res.

La ma­yo­ría de sus car­tas ín­ti­mas fue­ron que­ma­das

PA­CO RODRÍGUEZ

TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

FO­TO: PA­CO RODRÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.