EN­TRE­VIS­TA A EM­MA WAT­SON, PRO­TA­GO­NIS­TA DE «LA BE­LLA Y LA BES­TIA»

Cuan­do aún las re­des ar­den por la po­lé­mi­ca de su por­ta­da don­de en­se­ña los pe­chos, la ac­triz Em­ma Wat­son es­tre­na es­te fin de se­ma­na «La Be­lla y la Bes­tia». Un pa­pel con el que reivin­di­ca su par­ti­cu­lar vi­sión del fe­mi­nis­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA ESTÉVEZ

Dis­ney no se can­sa de re­ima­gi­nar las ha­das de sus cuen­tos, y aho­ra las ver­sio­na pa­ra la cul­tu­ra pop. Su úl­ti­ma en­tre­ga es La Be­lla y la Bes­tia, ese per­ver­so re­la­to don­de una mu­jer cau­ti­va sal­va de sí mis­mo al prín­ci­pe trans­for­ma­do en una bes­tia. Al fren­te del re­par­to es­tá Em­ma Wat­son, fe­mi­nis­ta y embajadora de bue­na vo­lun­tad de Na­cio­nes Uni­das que tie­ne por ban­de­ra su in­ter­pre­ta­ción de Hermione Gran­ger en las pe­lí­cu­las de Harry Pot­ter. La ac­triz bri­tá­ni­ca en­car­na a la in­te­li­gen­te y va­lien­te Be­lla, la prin­ce­sa sin cor­sé que enamo­ra a un mons­truo in­ter­pre­ta­do por Dan Ste­vens. Lo su­yo, a pe­sar de las apa­rien­cias, es amor del bueno y, cuan­do Be­lla lo des­cu­bre, lu­cha­rá contra to­dos por de­mos­trar­lo. El cuen­to no cam­bia, sim­ple­men­te se adap­ta a los tiem­pos mien­tras se su­ce­den los ac­to­res que vuel­ven a vi­si­tar la na­rra­ción.

—Se le ha cri­ti­ca­do su por­ta­da en «Va­nity Fair», en la que apa­re­ce mos­tran­do sus pe­chos.

—Creo que es fá­cil ma­lin­ter­pre­tar los ac­tos o las pa­la­bras de otros. Ca­da uno tie­ne su pro­pia ex­pe­rien­cia y su for­ma de en­ten­der a ca­da per­so­na o lo que en reali­dad sig­ni­fi­ca el fe­mi­nis­mo. No hay una re­gla es­cri­ta con la que de­ba­mos gol­pear a las mu­je­res, creo en la li­ber­tad y en la igual­dad.

—Cuan­do un ac­tor o ac­triz se atre­ve a ha­blar de sus ideas po­lí­ti­cas o per­so­na­les, sue­le re­ci­bir mu­chas sa­cu­di­das...

—Sí. Pe­ro yo no me voy a de­jar ame­dren­tar. Se me ha acu­sa­do de ser una fal­sa fe­mi­nis­ta, pe­ro me nie­go a acep­tar esas acu­sa­cio­nes.

—¿Qué sig­ni­fi­ca eso?

—Yo creo que el fe­mi­nis­mo es te­ner la opor­tu­ni­dad de ele­gir lo que quie­res ha­cer con tu vi­da.

—Es cier­to que us­ted pe­leó por crear una Be­lla a su me­di­da...

—Es real­men­te des­ta­ca­ble que el personaje se crea­ra con tan­ta pro­fun­di­dad. Des­de ni­ña he vi­vi­do ob­se­sio­na­da con Be­lla, ha si­do una ins­pi­ra­ción y un ejem­plo. No pue­do ex­pli­car con pa­la­bras lo que sig­ni­fi­ca­ba pa­ra mí, hay al­go en su es­pí­ri­tu, en su ener­gía, que sa­bía que me per­te­ne­cía. Cuan­do su­pe que iba a in­ter­pre­tar el personaje, qui­se es­tar se­gu­ra de que lo iba a ha­cer man­te­nien­do su es­pí­ri­tu, los va­lo­res de aque­lla jo­ven que me ayu­dó a ser la mu­jer que soy hoy en día. Ca­da vez que me pro­ba­ba un ves­ti­do y lo veía, sen­tía o pen­sa­ba en la pe­lí­cu­la ori­gi­nal por­que que­ría que tu­vie­ra su esen­cia, es­ta­ba dis­pues­ta a pe­lear por ca­da pe­que­ño detalle. Be­lla re­pre­sen­ta la li­ber­tad, y yo no he he­cho más que re­vi­si­tar lo que ya es­ta­ba es­cri­to.

—¿Con­si­de­ra a Be­lla una ac­ti­vis­ta?

—Sí, por su­pues­to. Me en­can­ta es­ta nue­va ver­sión de la his­to­ria por­que Be­lla, en el mun­do de hoy, es una ac­ti­vis­ta que ani­ma a las ni­ñas a leer, al­guien que in­ten­ta ex­ten­der el co­no­ci­mien­to. Su ac­ti­vis­mo pro­vo­ca mie­do y asus­ta a la so­cie­dad.

—¿Qué va­lo­res tie­ne Be­lla?

—Be­lla re­pre­sen­ta la im­por­tan­cia de la educación, por­que los li­bros son ne­ce­sa­rios y un sím­bo­lo de re­bel­día. Te dan po­der, te per­mi­ten via­jar. Yo he te­ni­do la suer­te de in­ter­pre­tar un personaje que es ho­nes­to con lo que quie­re, sin mie­do a lo que pien­sen los de­más. No es fá­cil ser re­bel­de, ais­lar­se del res­to de la gen­te. No es fá­cil ele­gir ca­da ba­ta­lla y pe­lear contra la co­rrien­te, contra el sis­te­ma es­ta­ble­ci­do, pe­ro ella lo ha­ce y es un gran ejem­plo pa­ra mí y pa­ra to­das las mu­je­res del mun­do. Es­toy muy agra­de­ci­da de ha­ber­lo re­pre­sen­ta­do.

—¿Qué le di­ría a los mi­llo­nes de ado­les­cen­tes que su­fren «bullying» o se sien­ten di­fe­ren­tes?

—Sé que es di­fí­cil vi­vir en un mi­cro­cos­mos, co­mo es la Uni­ver­si­dad o el co­le­gio, don­de pien­sas que la gen­te que te ro­dea es la úni­ca en el mun­do. Yo re­cuer­do có­mo me sen­tía en el co­le­gio por­que no en­ca­ja­ba y, es cier­to, si no en­ca­jas con tus com­pa­ñe­ros crees que no eres na­da. Es un sen­ti­mien­to ri­dícu­lo pe­ro, en esos mo­men­tos, es real. Lo que yo quie­ro de­cir a to­dos los que se sien­ten así, en ese de­ter­mi­na­do am­bien­te, es que hay un mun­do enor­me ahí fue­ra, lleno de gen­te que se sien­te di­fe­ren­te, con opi­nio­nes e in­tere­ses que no se pa­re­cen a los de la ma­yo­ría. Lo im­por­tan­te es sa­lir y en­con­trar la tri­bu a la que per­te­ne­ce­mos. Des­de lue­go exis­te tu tri­bu, tal vez no es fá­cil de en­con­trar, pe­ro se­gu­ro que exis­te. Si te sien­tes di­fe­ren­te, sal de tu gru­po y en­cuen­tra tu tri­bu.

—Us­ted se ha con­ver­ti­do en icono de la mo­da sos­te­ni­ble, eli­gien­do di­se­ña­do­res que uti­li­zan te­ji­dos eco­ló­gi­cos...

—Des­de ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po me in­tere­sa la sos­te­ni­bi­li­dad, por eso su­mo mi nom­bre a esa cau­sa. Es­toy in­ves­ti­gan­do có­mo in­vo­lu­crar­me más a esa cau­sa pe­ro, por aho­ra, ele­gir di­se­ña­do­res res­pon­sa­bles me pa­re­ce una op­ción con­se­cuen­te. In­ten­to se­guir mis pro­pias re­glas, mi fi­lo­so­fía, sin exa­ge­rar por­que en es­ta in­dus­tria es im­po­si­ble.

Las mu­je­res te­ne­mos que lu­char por ser re­bel­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.