“Mi ca­rre­ra no se po­dría en­ten­der sin A Co­ru­ña”

El nú­me­ro uno ac­tual de la lí­ri­ca es­pa­ño­la es­tre­na «Lu­cre­zia Bor­gia», la ge­nial ópe­ra de Gae­tano Do­ni­zet­ti

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA • LA ÓPERA REGRESA A GALICIA -

el­so Al­be­lo (San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe, 1976) en­ca­be­za la nue­va ge­ne­ra­ción de te­no­res es­pa­ño­les que han to­ma­do el re­le­vo de los his­tó­ri­cos Do­min­go, Ca­rre­ras o Kraus. Re­cién lle­ga­do de Fin­lan­dia, don­de ha re­pre­sen­ta­do al Tea­tro Real ma­dri­le­ño con fun­cio­nes de I Pu­ri­ta­ni de Be­lli­ni, es­tos días re­gre­sa A Co­ru­ña pa­ra can­tar, en su Pro­gra­ma­ción Lí­ri­ca, Lu­cre­zia Bor­gia de Do­ni­zet­ti jun­to a la di­va Ma­rie­lla De­via.

—Plá­ci­do Do­min­go, con el que la pa­sa­da tem­po­ra­da com­par­tió es­ce­na­rio en el Li­ceo de Bar­ce­lo­na, ha di­cho de us­ted que es el me­jor te­nor es­pa­ñol, ¿se sien­te va­lo­ra­do co­mo tal en su país?

—Me ha­ce una es­pe­cial ilu­sión que el Maes­tro ha­ya di­cho es­to de mí. Lo más im­por­tan­te es que exis­ten aho­ra mis­mo una se­rie de can­tan­tes es­pa­ño­les de un gran ni­vel. No me que­jo del tra­to re­ci­bi­do, co­mo tam­po­co del tra­ba­jo y del es­tu­dio pa­ra al­can­zar es­ta po­si­ción, que es el se­cre­to de es­ta pro­fe­sión.

—A me­nu­do tam­bién se le com­pa­ra con otro gran­de, Al­fre­do Kraus, ¿qué es lo que ha­ce tan es­pe­cia­les a las vo­ces ca­na­rias, tie­rra de can­tan­tes?

—No sa­bría de­cir­lo con exac­ti­tud, ima­gino que es un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias: el fol­clo­re, el cli­ma, el mes­ti­za­je cul­tu­ral...

—Ha­blan­do de mes­ti­za­je, ha­ce un par de años gra­bó en Ga­li­cia «Ín­ti­ma­men­te», el ce­dé que Sony aca­ba de pu­bli­car con can­cio­nes de am­bas ori­llas del Atlán­ti­co, ¿por qué ha ele- gi­do pre­ci­sa­men­te es­te re­per­to­rio?

—Era lo que me ape­te­cía. Han si­do can­cio­nes que siem­pre han acom­pa­ña­do mi vi­da en aquel pe­ri­plo mu­si­cal que vi­vía en Ca­na­rias. Di­ga­mos que es una es­pe­cie de nos­tal­gia en­tre dos ri­be­ras, la es­pa­ño­la y la la­ti­noa­me­ri­ca­na, en­ten­di­da des­de el pun­to de vis­ta de un ca­na­rio.

—En A Co­ru­ña el pú­bli­co le pro­fe- sa una de­vo­ción muy es­pe­cial, co­mo se vio el otro día en el con­cier­to de ho­me­na­je a Al­ber­to Zed­da. ¿Qué le une a es­ta ciu­dad?

—Aquí ten­go amis­ta­des de las de ver­dad, que no so­lo creen en mí co­mo ar­tis­ta sino co­mo per­so­na. Son ya on­ce años ac­tuan­do en A Co­ru­ña de ma­ne­ra pe­rió­di­ca, por lo que mi evo­lu­ción ar­tís­ti­ca no se po­dría en­ten­der sin la re­la­ción con Ami­gos de la Ópe­ra.

—Aho­ra can­ta­rá aquí con Ma­rie­lla De­via, una le­yen­da del bel can­to. ¿Qué es­pe­ra de es­ta «Lu­cre­zia Bor­gia»?

—Can­tar con ella es un pri­vi­le­gio, es una ar­tis­ta de las de ver­dad, de la que so­lo se pue­de apren­der y dar­le las gra­cias por su ar­te. De­sea­ría que es­ta Lu­cre­zia co­ru­ñe­sa sea una de esas no­ches bel­can­tis­tas que tan­to bien ha­cen al al­ma, tan­to del in­tér­pre­te co­mo del afi­cio­na­do que ven­ga a es­cu­char­nos.

—¿Ha­cia dón­de tie­ne pre­vis­to evo­lu­cio­nar Cel­so Al­be­lo en los pró­xi­mos años?

—Siem­pre res­pe­tan­do la evo­lu­ción na­tu­ral de la voz, po­co a po­co iré in­cor­po­ran­do nue­vos tí­tu­los, so­bre to­do del re­per­to­rio fran­cés: los pro­ta­go­nis­tas mas­cu­li­nos de Ma­non, Romeo y Ju­lie­ta, La con­de­na­ción de Faus­to... e ire­mos ob­ser­van­do has­ta dón­de me en­cuen­tro có­mo­do.

LA­RA MALVESÍ/ EFE

TEX­TO: CRIS­TÓ­BAL MA­NEI­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.