El úl­ti­mo bri­llo de la gran estrella

Su úl­ti­mo pa­pel, el del mo­dis­to Rey­nolds Wood­cock en «El hi­lo in­vi­si­ble», pue­de ser el co­lo­fón per­fec­to pa­ra la ca­rre­ra de un ac­tor que pre­pa­ra ob­se­si­va­men­te sus per­so­na­jes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EL PERSONAJE . A POR EL CUARTO OSCAR - TEX­TO: MIGUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

Otros lo han di­cho an­tes y en esas si­guen… Es­tán los ca­sos re­cien­tes de Ge­ne Hack­man en 2004 (con dos Os­car, uno se­cun­da­rio, y ape­nas cum­pli­dos los 75) o de Jack Ni­chol­son (con tres Os­car, dos prin­ci­pa­les, y 73 años), pe­ro el lon­di­nen­se Da­niel Day-Le­wis anun­cia que se va a sus 60 re­lu­cien­tes ta­cos y con tres Os­car prin­ci­pa­les por Mi pie iz­quier­do (1989), Po­zos de am­bi­ción (2007) y

Lin­coln (2012). Fue al fi­na­li­zar es­te ro­da­je cuan­do se to­mó un quin­que­nio sa­bá­ti­co a ra­ja­ta­bla. Su ami­go Paul Tho­mas An­der­son, que le ha­bía brin­da­do el pa­pel en Po­zos de

am­bi­ción, le con­ven­ció pa­ra en­car­nar al mo­dis­to Rey­nolds Wood­cock en

El hi­lo in­vi­si­ble, y de­jar su gran­ja ir­lan­de­sa de County Wic­klow, don­de con­vi­ve con su se­gun­da es­po­sa, la ac­triz Re­bec­ca Mi­ller. Lo de Ir­lan­da es por­que Sir Da­niel Day-Le­wis tie­ne esa na­cio­na­li­dad des­de 1993.

Se ini­ció en 1971 con una bre­ve apa­ri­ción en Domingo, mal­di­to domingo pa­ra John Schle­sin­ger, y des­de en­ton­ces su­ma trein­ta fil­mes en una in­ten­sa ca­rre­ra. De só­li­da ba­se tea­tral, fiel al mé­to­do, se pre­pa­ra con ob­se­sión ca­si en­fer­mi­za, to­mán­do­se tam­bién lar­gos pe­río­dos de des­can­so en­tre ro­da­jes.

Es un apa­sio­na­do de la eba­nis­te­ría, muy ce­lo­so de su vi­da pri­va­da, tí­mi­do e in­tro­ver­ti­do, lle­gó a in­tere­sar­se por la ma­nu­fac­tu­ra­ción de za­pa­tos. Su 1,87 de fi­gu­ra des­gar­ba­da le ayu­dó a in­ter­pre­tar per­so­na­jes inol­vi­da­bles, no so­lo los de sus Os­car, y en es­pe­cial el de Lin­coln, pa­ra el que se le­yó un cen­te­nar de obras y si­guió el ras­tro vi­tal del mí­ti­co pre­si­den­te.

Tam­bién el de Bill El Car­ni­ce­ro pa­ra Scor­se­se en Gangs of New

York (2002). De ha­ber si­do otro quien anun­cia­se su adiós, le re­cor­da­ría­mos lo de «nun­ca di­gas nun­ca ja­más», pe­ro tra­tán­do­se de es­te pe­rro ver­de, el adiós es pa­ra siem­pre.

SUS ÓS­CAR Con «Po­zos de am­bi­ción», «Lin­coln» y «Mi pie iz­quier­do» con­si­guió sus tres Os­car. Es­te año op­ta al cuar­to ga­lar­dón con «El hi­lo in­vi­si­ble»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.