20 de Se­xo en Nue­va York Šíœ£

Sol­te­ras y fa­bu­lo­sas. Signo de ex­cla­ma­ción. Dos dé­ca­das des­pués, el men­sa­je de una se­rie que re­vo­lu­cio­nó la te­le­vi­sión me­re­ce una re­vi­sión. Por­que si an­tes que­ría­mos ser Carrie, hoy que­re­mos ser Mi­ran­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - SERIES - TEX­TO: ANTÍA DÍAZ LEAL

¿ Eres Carrie o eres Mi­ran­da? Du­ran­te los úl­ti­mos 20 años, mu­je­res de to­do el mun­do han en­ten­di­do es­ta pre­gun­ta sin ne­ce­si­dad de más ex­pli­ca­cio­nes. En se­ries co­mo

Girls, al­gu­nas de las chi­cas uti­li­za­ban los per­so­na­jes de Se­xo en Nue­va York co­mo ejem­plos pa­ra de­fi­nir­se. Una po­día ser co­mo Charlotte en al­gu­nas co­sas con al­gu­nos sor­pren­den­tes to­ques de Sa­mant­ha. O ser Mi­ran­da de arri­ba a aba­jo, o so­ñar con ser Carrie. Por­que ha­ce 20 años Se­xo en Nue­va York lle­gó pa­ra cam­biar la per­cep­ción de las mu­je­res en la in­dus­tria de la te­le­vi­sión. Y lo hi­zo con un men­sa­je fres­co, di­ver­ti­do, tre­men­da­men­te con­tra­dic­to­rio y dis­cu­ti­ble, pe­ro muy cla­ro: una his­to­ria de mu­je­res ha­blan­do de sus co­sas no so­lo po­día triun­far. Po­día con­ver­tir­se en un icono. Y en una so­cie­dad ma­chis­ta que ca­da po­co suel­ta la perla de que las mu­je­res, en reali­dad, no so­mos tan ami­gas,

Se­xo en Nue­va York re­cor­dó que sí. Lo so­mos. Y que esa amis­tad pue­de ser una ro­ca. Por­que tal vez las ami­gas sean el ver­da­de­ro amor de tu vi­da.

LAS CHI­CAS, HOY

¿Qué que­da de aque­lla pe­que­ña re­vo­lu­ción, dos dé­ca­das des­pués? Su pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal, Sa­rah Jes­si­ca Par­ker (Carrie), de­vo­ra­da por el per­so­na­je, hoy di­se­ña za­pa­tos, y ha vuel­to a un re­la­ti­vo éxi­to en la te­le­vi­sion con Di­vor­ce. Si­gue en­vuel­ta en una po­lé­mi­ca con su com­pa­ñe­ra Kim Cat­trall (Sa­mant­ha). Si du­ran­te años su ma­la re­la­ción fue un se­cre­to a vo­ces, la muer­te del her­mano de Cat­trall pro­vo­có un es­ta­lli­do en el que es­ta de­jó cla­ro que Par­ker no era su ami­ga. Kris­tin Da­vis (Charlotte) no ha con­se­gui­do re­lan­zar su ca­rre­ra y se de­di­ca a cau­sas be­né­fi­cas. Y Cynt­hia Ni­xon (Mi­ran­da) no so­lo ha lo­gra­do el re­co­no­ci­mien­to de la pro­fe­sión, so­bre to­do en el teatro, sino que quie­re ser la pró­xi­ma go­ber­na­do­ra de Nue­va York.

ES­TE­REO­TI­POS... O NO

Ca­pí­tu­lo pi­lo­to. Bien­ve­ni­dos al fi­nal de la inocen­cia. Tras un arran­que es­pec­ta­cu­lar, se de­fi­ni­rán cua­tro ideas de mu­jer. Carrie Brads­haw, co­lum­nis­ta, es­cri­be so­bre se­xo, vi­ve en un maravilloso pi­so de ren­ta an­ti­gua, gas­ta lo que no tie­ne en za­pa­tos de Ma­no­lo Blah­nik y bus­ca el Amor con ma­yús­cu­las. Charlotte York, la ni­ña bien, pu­ri­ta­na, clá­si­ca y a la ca­za del ma­ri­do per­fec­to pa­ra com­par­tir una per­fec­ta vi­da en el per­fec­to pi­so del Up­per East Si­de. Mi­ran­da Hob­bes, abo­ga­da, cí­ni­ca, in­te­li­gen­te y de­sen­can­ta­da del amor romántico. Sa­mant­ha Jo­nes, re­la­cio­nes pú­bli­cas de éxi­to, se­xual­men­te hi­per­ac­ti­va, abier­ta. ¿Cli­chés? To­dos. Pe­ro a me­di­da que avan­za la se­rie, ca­da una de ellas aca­ba­rá dán­do­se de bru­ces con to­do lo que no es, y se reirá de sus con­tra­dic­cio­nes. Ese es uno de sus gran­des lo­gros. Otro, sin du­da, de­jar cla­ro que las mu­je­res no so­lo te­ne­mos se­xo, sino que tam­bién ha­bla­mos de él sin con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas. Y sin em­bar­go, car­ga con una con­tra­dic­ción: por qué una se­rie que por pri­me­ra vez mos­tra­ba a mu­je­res sol­te­ras, se­xual­men­te ac­ti­vas, con bue­nas ca­rre­ras, al fi­nal las pre­sen­ta per­si­guien­do a un prín­ci­pe azul. ¿Por qué si ha­bía­mos pues­to el signo de ex­cla­ma­ción de­trás del «sol­te­ra y fa­bu­lo­sa», aca­ba­mos con la sen­sa­ción de que la se­rie lo ha­bía cam­bia­do por una in­te­rro­ga­ción?

El men­sa­je se fue per­vir­tien­do a me­di­da que la se­rie avan­za­ba, y so­bre to­do con las dos pres­cin­di­bles pe­lí­cu­las, un can­to al con­su­mis­mo en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca que no po­día fun­cio­nar. Hoy to­do es dis­tin­to, y por eso ya na­die quie­re ser Carrie, que siem­pre fue un po­co car­gan­te. Aho­ra que­re­mos ser Mi­ran­da, y no nos ex­tra­ña que ha­ya en­tra­do en po­lí­ti­ca. Ya lo sa­bía­mos ha­ce 20 años. Mi­ran­da for pre­si­dent.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.