“Trabajar jun­tos tam­bién nos pue­de po­ner de los ner­vios”

La pa­re­ja inau­gu­ró el fes­ti­val de Cannes con la pro­yec­ción de «To­dos lo sa­ben», don­de la ac­triz in­ter­pre­ta a una mu­jer aco­sa­da por los de­mo­nios del pa­sa­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE - TEX­TO: MARÍA ESTÉVEZ

Pe­né­lo­pe Cruz y Javier Bar­dem inau­gu­ra­ron la 71.ª edi­ción del Fes­ti­val de Cannes con la pe­lí­cu­la To­dos lo sa­ben, del di­rec­tor ira­ní Asg­har Far­ha­di, en la que han vuel­to a trabajar jun­tos. Cruz in­ter­pre­ta a Laura, una ma­dre que re­gre­sa a su pe­que­ño pue­blo de Cas­ti­lla-La Man­cha pa­ra una boda. Cuan­do su hi­ja ado­les­cen­te es se­cues­tra­da du­ran­te la re­cep­ción, re­tor­nan los de­mo­nios del pa­sa­do. So­bre to­do uno, el ex­no­vio, in­ter­pre­ta­do por Bar­dem. Ac­tuar jun­tos en es­ta pe­lí­cu­la ha si­do un gran re­to pa­ra la pa­re­ja, pe­ro pa­re­cen co­no­cer el se­cre­to pa­ra ha­cer­lo sin que la pre­sión se tras­la­de a su ho­gar, don­de les es­pe­ran dos niños pe­que­ños: se­pa­ran ro­da­je y fa­mi­lia. «Sé que su pro­ce­so de tra­ba­jo es dis­tin­to al mío —ex­pli­ca Pe­né­lo­pe—. Él no bus­ca la co­mo­di­dad. Yo tra­to de huir de mi per­so­na­je, mien­tras él bu­cea en su pa­pel. Pe­ro des­de que te­ne­mos hi­jos sa­be­mos se­pa­rar am­bos mun­dos».

Es­tán ca­sa­dos des­de el 2010, aun­que se co­no­cie­ron ha­ce 26 años, cuan­do pro­ta­go­ni­za­ron Ja­món, ja­món, y se re­en­con­tra­ron, y enamo­ra­ron, en el 2008 con Vicky Cristina Bar­ce­lo­na. El año pa­sa­do vol­vie­ron a ser pa­re­ja en la fic­ción con Lo­ving Pablo, don­de él se me­te en la piel del nar­co Es­co­bar y ella en la de su aman­te, Vir­gi­nia Va­lle­jo. Y aho­ra, en To­dos lo sa­ben, ella es la pro­ta­go­nis­ta: «Laura es una mu­jer cas­ti­ga­da por el su­fri­mien­to, pa­ra quien no hay des­can­so po­si­ble», ase­gu­ra la ac­triz. «He te­ni­do que ha­cer un es­fuer­zo tre­men­do pa­ra no lle­var a ca­sa el pa­pel que in­ter­pre­té. Cuan­do era jo­ven in­ten­ta­ba ac­tuar des­de mi ex­pe­rien­cia. Era una tor­tu­ra. Y ya no me per­mi­to vi­vir den­tro del per­so­na­je du­ran­te me­ses. Es me­jor com­par­ti­men­tar. Se­pa­rar la vi­da per­so­nal del tra­ba­jo».

«Aho­ra pue­do sal­tar de mi reali­dad a la fic­ción», pro­si­gue Pe­né­lo­pe Cruz. «Me fas­ci­na esa dan­za, de mi ca­sa al tra­ba­jo. Sien­to pa­sión por lo que ha­go, pe­ro eso no quie­re de­cir que ten­ga que sa­cri­fi­car mi vi­da per­so­nal. El re­sul­ta­do no es me­jor por vi­vir con un per­so­na­je du­ran­te me­ses, aun­que no nie­go que, a ve­ces, use co­sas de mi vi­da privada pa­ra los pa­pe­les que in­ter­pre­to. Es un he­cho que Javier y yo nos apo­ya­mos y con­fia­mos uno en el otro. Eso real­men­te ayu­da. No pla­nea­mos trabajar jun­tos ca­da dos años, pe­ro cuan­do sur­ge la opor­tu- ni­dad, lo ha­ce­mos». Pe­né­lo­pe y Javier son una po­wer couple, una pa­re­ja con poder, co­mo se les de­no­mi­na en Es­ta­dos Uni­dos. Pro­ba­ble­men­te, la pa­re­ja con más poder de la his­to­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es­pa­ño­la. «Pa­ra mí tie­ne un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial co­la­bo­rar jun­to a Javier por­que res­pe­to su opi­nión», di­ce ella. «Ob­via­men­te, la su­ya es una de las opi­nio­nes mas im­por­tan­tes de mi vi­da». La ac­triz brin­da una so­ber­bia in­ter­pre­ta­ción en To­dos lo sa­ben y su nom­bre sue­na ya pa­ra los pre­mios que con­ce­de el fes­ti­val.

AD­MI­RA­CIÓN

En la ga­la de inau­gu­ra­ción la pa­re­ja se su­su­rra­ba al oí­do, de­mos­tran­do en la ter­nu­ra de sus ges­tos la pro­fun­da com­pe­ne­tra­ción de su re­la­ción. «Siem­pre he ad­mi­ra­do a Pe­né­lo­pe por su ca­pa­ci­dad de exi­gir­se emo­cio­nal­men­te, pe­ro en es­ta pe­lí­cu­la se ha su­pe­ra­do», di­jo Bar­dem, sin di­si­mu­lar la pa­sión que sien­te por su mu­jer. «Es­tas dos pe­lí­cu­las se­gui­das han si­do pro­duc­to de las cir­cuns­tan­cias, pe­ro no va­mos a con­ver­tir­lo en cos­tum­bre. Es más fá­cil pa­ra la fa­mi­lia trabajar jun­tos. Sin em­bar­go, tam­bién nos pue­de po­ner de los ner­vios».

La apa­ri­ción de Cruz y Bar­dem abra­za­dos en la al­fom­bra ro­ja de Cannes fue la re­pre­sen­ta­ción del amor, de la sin­cro­nía y de la fe­li­ci­dad. Lo­gran man­te­ner su re­la­ción en una in­dus­tria com­pli­ca­da pa­ra las pa­re­jas. Qui­zá por­que han lle­ga­do a un acuer­do pa­ra se­pa­rar su vi­da pro­fe­sio­nal de la privada, evi­tan­do con ello la atrac­ción de los me­dios del co­ra­zón, co­mo re­co­no­ce Bar­dem. Esa ar­mo­nía se tras­la­da tam­bién a la re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca. Pe­né­lo­pe re­ve­la que am­bos ha­bían co­bra­do la mis­ma can­ti­dad por par­ti­ci­par en To­dos lo sa­ben, una si­tua­ción inusual en Holly­wood, don­de se im­po­ne la bre­cha sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res. «Sí, en reali­dad sí», ad­mi­te Pe­né­lo­pe Cruz, mien­tras Bar­dem la mi­ra em­bo­ba­do, an­tes de pro­cla­mar que ella si­gue sien­do la jo­ven que le ma­ra­vi­lló en 1991 ro­dan­do Ja­món, ja­món. «Es tra­ba­ja­do­ra, ge­ne­ro­sa, res­pe­tuo­sa». Ella de­vuel­ve el ha­la­go, y le atri­bu­ye par­te de su éxi­to: «Cuan­do tie­nes fren­te a ti a un ac­tor que no co­no­ces, te sien­tes ob­ser­va­da. Pe­ro cuan­do tie­nes a tu la­do a al­guien en quien con­fías, al­guien que te cui­da... Eso es muy es­pe­cial».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.