¿Por­no­vio­len­cia o fe­mi­nis­mo?

La se­gun­da tem­po­ra­da de la pre­mia­da se­rie de HBO «El cuen­to de la cria­da» («The hand­maid’s ta­le») re­ci­be crí­ti­cas por el ex­ce­so de tor­tu­ras y su­fri­mien­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EN SERIE . VERLA ES UNA TORTURA - TEX­TO: ELE­NA MÉN­DEZ

Fue ale­jar­se del pa­so se­gu­ro de la obra li­te­ra­ria de Mar­ga­ret At­wood y to­do se os­cu­re­ció. La se­rie de te­le­vi­sión El cuen­to de la cria­da que en su pri­me­ra tem­po­ra­da lo­gró con­ver­tir­se en una aban­de­ra­da del ale­ga­to fe­mi­nis­ta, atra­vie­sa, en el ecua­dor de su se­gun­da en­tre­ga, un mo­men­to in­gra­to. Mu­chas vo­ces se han al­za­do para cri­ti­car el ex­ce­so de vio­len­cia en es­tos pri­me­ros epi­so­dios que con­si­de­ran gra­tui­ta e in­clu­so ago­ta­do­ra. Mu­chas fans de la se­rie (la si­guen en su ma­yo­ría mu­je­res) han he­cho sa­ber en las re­des so­cia­les que la aban­do­nan, que la ex­pe­rien­cia de se­guir la tra­ma, an­tes in­quie­tan­te, se ha con­ver­ti­do aho­ra en trau­má­ti­ca.

Si la pri­me­ra tem­po­ra­da se con­si­de­ra­ba ca­si de obli­ga­da vi­sua­li­za­ción por to­do el que fue­ra sim­pa­ti­zan­te del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, aho­ra la per­cep­ción de la se­rie ha cam­bia­do to­tal­men­te y se les cri­ti­ca que ha­yan que­ri­do ha­cer un es­pec­tácu­lo del su­fri­mien­to, con­vir­tien­do las vio­la­cio­nes, abu­sos y es­cla­vi­tud de las mu­je­res en un show ca­paz de lo­grar au­dien­cias mi­llo­na­rias. Un ex­hi­bi­cio­nis­mo pu­ro y du­ro.

Eli­sa­beth Moss, pro­duc­to­ra y ac­triz pro­ta­go­nis­ta de la se­rie, ha re­cha­za­do es­tas crí­ti­cas y de­fien­de que la vio­len­cia mos­tra­da en las imá­ge­nes no es gra­tui­ta. Y ha si­do muy cla­ra en su res­pues­ta: «Odio es­cu­char que al­guien no pue­de ver la se­rie por­que es de­ma­sia­do te­rri­ble. No lo di­go por­que me im­por­te si ven mi show o no, eso me da igual, si no por­que me pre­gun­to: ¿de ver­dad? ¿no tie­nes va­lor para ver­lo? Es­to es­tá pa­san­do en la vi­da real. Des­per­tad, gen­te, des­per­tad», de­cla­ró a The Guar­dian. Tam­bién el pro­duc­tor Bru­ce Mi­ller en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al Huf­fing­ton Post se­ña­ló que con­si­de­ra que la se­rie da un men­sa­je op­ti­mis­ta. «Siem­pre pen­sé que la se­rie es es­pe­ran­za­do­ra por­que nues­tro mun­do no es Gi­lead», di­ce. «Siem­pre pien­so que si De­fred (per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Eli­sa­beth Moss) pu­do plan­tar­se y tra­tar de cam­biar el mun­do, ¿que es lo que ha­go yo en el so­fá? De­be­ría ser ca­paz de cam­biar las co­sas en mi mun­do», con­ti­núa Mi­ller.

Pe­ro lo cier­to es que una vez que las imá­ge­nes em­pie­zan a des­fi­lar an­te tus ojos es­ta in­ter­pre­ta­ción es­pe­ran­za­do­ra no se sos­tie­ne. Los ca­pí­tu­los de la nue­va tem­po­ra­da son os­cu­ros, en es­pe­cial la tra­ma que se desa­rro­lla en los cam­pos de tra­ba­jo de las co­lo­nias (agua con­ta­mi­na­da, dien­tes y uñas que se caen), y al­gu­nas de las es­ce­nas se re­crean en ge­ne­rar la an­gus­tia del es­pec­ta­dor. Un es­pec­ta­dor que no es el del per­fil ha­bi­tual de las pe­lí­cu­las vio­len­tas (no es el mis­mo que si­gue em­be­le­sa­do las ma­tan­zas de Jue­go de tro­nos) y que por tan­to se sien­te agre­di­do por cier­tas se­cuen­cias y aprie­ta el bo­tón de pa­sar rá­pi­do para de­jar de su­frir. Ya na­da se de­ja a la ima­gi­na­ción, to­do se ex­pli­ci­ta con ru­da cru­de­za. Y ade­más se re­pi­te una y otra vez, sin dar al es­pec­ta­dor ni un ali­vio vi­sual.

El se­xo, por ejem­plo, es siem­pre vio­len­to, du­ro, in­clu­so en las es­ce­nas en las que se tra­ta de re­la­cio­nes con­sen­ti­das y desea­das por la pa­re­ja in­vo­lu­cra­da. La be­lle­za vi­sual ca­si pic­tó­ri­ca de la pri­me­ra tem­po­ra­da de­ja pa­so a un en­torno más su­cio y el li­ris­mo de los mo­nó­lo­gos que Mar­ga­ret At­wood es­cri­bió, con maes­tría, para su pro­ta­go­nis­ta, des­apa­re­cen. La poe­sía y el mun­do in­ti­mis­ta que de­fi­nían la crea­ción li­te­ra­ria y que con tan­to acier­to se pa­só a la se­rie, se ha per­di­do.

Pe­ro no to­do es ma­lo. Lo me­jor de lo vis­to has­ta aho­ra (hay que re­cor­dar que la tem­po­ra­da, que tie­ne 13 epi­so­dios, no ha aca­ba­do y que po­dría de­pa­rar gi­ros y sor­pre­sas) son las re­fe­ren­cias al pa­sa­do. Ese mun­do en que las mu­je­res to­da­vía eran li­bres, pe­ro en el que ya se veía acer­car­se el pe­li­gro del to­ta­li­ta­ris­mo. Aquí apa­re­ce el per­so­na­je de Holly ( Cherry Jo­nes) la ma­dre de De­fred (in­clui­do en el li­bro y que no ha­bía sa­li­do en la pri­me­ra tem­po­ra­da). Una mu­jer fe­mi­nis­ta im­pli­ca­da ac­ti­va­men­te en la lu­cha que ob­ser­va con de­sen­can­to el nu­lo com­pro­mi­so de su hi­ja.

To­da­vía no hay re­fe­ren­cia en la se­rie al es­ca­lo­frian­te epí­lo­go que cie­rra la no­ve­la de At­wood. Es­te re­co­ge una con­fe­ren­cia de Es­tu­dios de Gi­lead, en el año 2195, en el que un hom­bre pre­sen­ta co­men­ta­rios al tes­ti­mo­nio de De­fred, po­nien­do en du­da su ve­ra­ci­dad. Pe­ro ya se pre­pa­ra una ter­ce­ra tem­po­ra­da. Así que ha­brá que se­guir mi­ran­do, aun­que sea con un ojo ce­rra­do. Ben­di­to sea el fru­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.