Vi­la­gar­cía triun­fa al es­ti­lo clá­si­co

La mú­si­ca clá­si­ca vino a Vi­la­gar­cía pa­ra que­dar­se. El Fes­ti­val Clas­clás, que reúne a más de una trein­te­na de men­to­res y jó­ve­nes pro­me­sas, cie­rra su exi­to­sa pri­me­ra edi­ción con vis­tas al fu­tu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA / ESTÁ SONANDO - TEX­TO: D. DE AMORIN

El poe­ta y mú­si­co in­dio Ra­bin­dra­nath Ta­go­re ci­ta­ba: «Nos acer­ca­mos a la gran­de­za cuan­do so­mos gran­des en la hu­mil­dad». Es­ta frase cé­le­bre pue­de apli­car­se al Fes­ti­val Clas­clás que se es­tá ce­le­bran­do es­ta se­ma­na en Vi­la­gar­cía. Un even­to de mú­si­ca clá­si­ca sin pre­ce­den­tes que es­tá re­vo­lu­cio­nan­do en la lo­ca­li­dad, lle­gan­do in­clu­so a ce­rrar una se­gun­da edi­ción an­tes de fi­na­li­zar la pri­me­ra.

El fes­ti­val de­fien­de un car­tel for­ma­do por una de­ce­na de men­to­res in­ter­na­cio­na­les de la ta­lla de Ma­yu Kis­hi­ma, Granz Bar­to­lo­mey o Ch­ris Gry­mes, que com­par­ten es­ce­na­rio con fu­tu­ras pro­me­sas de las me­jo­res es­cue­las, des­de la Man­hat­tan School of Mu­sic de Nue­va York has­ta el con­ser­va­to­rio de Mos­cú. To­dos ellos, un to­tal de 37 mú­si­cos, eje­cu­ta­rán has­ta ma­ña­na ca­si me­dio cen­te­nar de pie­zas clá­si­cas ba­jo la di­rec­ción del acla­ma­do vio­li­nis­ta Guy Brauns­tein, re­co­no­ci­do por ser el con­cer­tino más jo­ven de la Fil­har­mó­ni­ca de Ber­lín.

A los do­ce con­cier­tos dis­tri­bui­dos a lo lar­go de la se­ma­na se le unie­ron cua­tro con­cier­tos des­ti­na­dos a los an­cia­nos de la re­si­den­cia, las per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das y los en­fer­mos del hos­pi­tal. «La mú­si­ca es un de­re­cho de to­dos y las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas te­ne­mos que tra­ba­jar pa­ra ga­ran­ti­zar­lo», se­ña­la la di­rec­to­ra del con­ser­va­to­rio de Vi­la­gar­cía, Ro­si­na So­bri­do.

Ade­más de la so­cial, la ver­tien­te edu­ca­ti­va co­bra más sig­ni­fi­ca­do que nin­gu­na otra. Los men­to­res trans­mi­ten sus co­no­ci­mien­tos a los nue­vos ta­len­tos y es­tos, a la vez, tra­ba­jan con los alum­nos del con­ser­va­to­rio lo­cal, «una es­ca­le­ra del sa­ber», apun­ta So­bri­do.

AM­BI­CIÓN Y HU­MIL­DAD

La ini­cia­ti­va de atraer a la ciu­dad arou­sa­na a la me­jor se­lec­ción de gran­des men­to­res y fu­tu­ras pro­me­sas de la mú­si­ca clá­si­ca fue una pro­pues­ta am­bi­cio­sa, sin lu­gar a du­das, pe­ro tam­bién re­ple­ta de ilu­sión, hu­mil­dad y vi­sión de fu­tu­ro. «Cuan­do vine pa­ra co­no­cer la ciu­dad pen­sé que ha­bía mu­cho po­ten­cial, aho­ra so­lo es­pe­ro que en unos años la gen­te co­noz­ca Vi­la­gar­cía por­que aquí se ha­ce el Clas­clás», con­clu­ye Brauns­tein.

FOTO: MÓ­NI­CA IRAGO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.