El ar­ma de do­ble fi­lo de te­ner un “vino de...”

En al­gu­nos ca­sos, co­mo el de Drew Barry­mo­re, el tán­dem de la fa­ma y el vino les vie­ne de fa­mi­lia y va más allá de un ca­pri­cho de es­tre­lla de Holly­wood. Otras ve­ces se tra­ta de ope­ra­cio­nes em­pre­sa­ria­les con re­sul­ta­dos dis­pa­res. Y en no po­cas oca­sio­nes de u

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - En Portada: Famosos Y Vino - TEX­TO JESÚS FLO­RES

Cuan­do­la ac­triz Dia­ne Kea­ton anun­ció, el pa­sa­do ve­rano, que iba a lan­zar una co­lec­ción de vi­nos ca­li­for­nia­nos que se ser­vi­rían «con unos cu­bi­tos de hie­lo» los más pu­ris­tas sin­tie­ron un es­ca­lo­frío en la es­pal­da. «¿Pe­ro adón­de va­mos a lle­gar?», se pre­gun­tó más de uno. De mo­men­to, he­mos lle­ga­mos a las jor­na­das en las que los ga­lle­gos po­de­mos pro­bar los lla­ma­dos «vi­nos de los fa­mo­sos» gra­cias a la pre­sen­cia, en Fe­rrol, del Fa­mous Wi­ne Fes­ti­val, que se ce­le­bra has­ta el mar­tes den­tro de las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con el cer­ta­men Fe­vino. Fut­bo­lis­tas co­mo An­drés Inies­ta, to­re­ros (Fran­cis­co Rivera Ordóñez), ci­neas­tas (Cop­po­la) o di­se­ña­do­res (Fran­cis Mon­te­si­nos y Ro­ber­to Ca­va­lli) son al­gu­nos de los nom­bres que, en ma­yor o me­nor ta­ma­ño, fi­gu­ran en las eti­que­tas de al­gu­nos de es­tos cal­dos que se sir­ven, a dos eu­ros la co­pa, en una do­ce­na de lo­ca­les de Fe­rrol. Pe­ro lo que po­dre­mos ca­tar es so­lo una mí­ni­ma par­te de una ten­den­cia que lle­va mo­vién­do­se ya ha­ce tiem­po y que envuelve a cien­tos de per­so­na­jes de pri­me­ra lí­nea mo­vi­dos por la pa­sión, el plus de pres­ti­gio, el ca­pri­cho o... ¡in­clu­so! el pu­ro ne­go­cio. En Es­pa­ña, des­pués de que la mo­da de pro­du­cir vi­nos de Ri­be­ra del Due­ro que se ex­ten­dió en la era Az­nar aca­ba­se con va­rios con­cur­sos de acreedores, tie­nen aún in­tere­ses en bo­de­gas, en­tre otros, Antonio Ban­de­ras, Juan Echa­no­ve, Car­los Sáinz (en una há­bil joint ven­tu­re con el ex­per­to Tel­mo Ro­drí­guez), Jo­sé Luis Cuer­da o Ro­ber­to Ve­rino, apar­te de los ci­ta­dos An­drés Inies­ta y Fran­cis­co Rivera Ordóñez; pe­ro el fe­nó­meno tras­pa­sa fron­te­ras, co­mo mues­tran los dis­pa­res ca­sos de Cop­po­la en Ca­li­for­nia —con las ideas muy cla­ras res­pec­to a los gus­tos del más frí­vo­lo mer­ca­do ame­ri­cano, co­mo apun­ta Xoán Can­nas, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Ga­le­go do vi­ño— y Mes­si en Ar­gen­ti­na (ima­gi­nen la con­ver­sa­ción: «¿Oye, te in­tere­sa­ría in­ver­tir al­gu­nos mi­llon­ce­tes en unas bo­de­gas?»). Su vino, por cier­to, no tie­ne na­da que ver con las dos bo­te­llas de Vega Si­ci­lia, a 1.500 eu­ros ca­da una, que des­cor­chó en el úl­ti­mo cum­plea­ños de su ma­dre.

En al­gún ca­so, los fa­mo­sos se han la­bra­do un pres­ti­gio pa­ra­le­lo a sus

mé­ri­tos lejos de las uvas: la ac­triz aus­tra­lia­na Oli­via New­ton-John lle­va tres dé­ca­das de éxi­tos con su bo­de­ga en las an­tí­po­das y, pe­se a que ce­le­bri­da­des co­mo Ma­don­na y Bran­ge­li­na no han es­ca­ti­ma­do es­fuer­zos por pro­mo­cio­nar sus pro­pios cal­dos (la pa­re­ja los ven­de aho­ra en los sú­per bri­tá­ni­cos), la inocen­te Sandy de Grea­se les sa­ca mu­cha ven­ta­ja. Y es que a ve­ces, co­mo re­cuer­da Fa­xil­do Gal­do, que tra­ba­ja des­de ha­ce años en el com­ple­jo mun­do del már­ke­ting eno­ló­gi­co, es­tas go­tas ex­tra de gla­mur no ayu­dan a las com­pa­ñías en su es­fuer­zo por vin­cu­lar­se a la ca­li­dad, pues han da­do una ima­gen frí­vo­la o han ca­ni­ba­li­za­do al pro­pio pro­duc­to e, in­clu­so, han fo­men­ta­do los pre­jui­cios en­tre al­gu­nos con­su­mi­do­res, que creen que pue­den ser cal­dos inac­ce­si­bles o pro­duc­tos «de már­ke­ting». Así, al­gu­nas bo­de­gas pi­den que no se les vin­cu­le con los per­so­na­jes po­pu­la­res que par­ti­ci­pan en su ac­cio­na­ria­do, can­sa­das de que en al­gu­nos am­bien­tes les «eti­que­ten» siem­pre co­mo «el vino de...». Sin em­bar­go, Gal­do apun­ta que la aso­cia­ción de vino con fa­mo­sos, al me­nos a cor­to pla­zo, pue­de ser un buen ca­mino pa­ra abrir es­te mer­ca­do a pú­bli­cos más jó­ve­nes y al fe­me­nino —con vi­nos fres­cos y afru­ta­dos—, dos de las ba­ta­llas que li­bran aho­ra mu­chas mar­cas, jun­to a la bús­que­da de di­fe­ren­ciar­se en­tre el alu­vión de mar­cas.

En­tre las ini­cia­ti­vas que triun­fan en Es­pa­ña en­con­tra­mos a Bo­de­gas Mon­te­cas­tro con el can­tan­te Ju­lio Igle­sias co­mo co­pro­pie­ta­rio. La em­pre­sa con­fir­ma que la ima­gen del ar­tis­ta les ayu­da, pe­ro tam­bién de­jan cla­ro que la apues­ta por ven­der cal­dos por su má­xi­ma ca­li­dad y no «el vino de Ju­lio Igle­sias». El di­se­ña­dor Ro­ber­to Ve­rino, que ha fac­tu­ra­do 500.000 eu­ros anua­les con su vino Te­rra do Gar­ga­lo, re­co­no­ce que ini­cial­men­te fue «un ca­pri­cho» pa­ra él, pe­ro en­se­gui­da se con­vir­tió «en una pa­sión» y ha ter­mi­na­do sien­do «un ne­go­cio». ¿Pe­ro le ayu­da al mo­dis­to su fa­ma? «Sí, pe­ro de una ma­ne­ra su­til. El pres­ti­gio de tu mar­ca co­mien­za con el pre­jui­cio de quie­nes pien­san que se tra­ta so­lo de una es­tra­te­gia de már­ke­ting», ex­pli­ca. Es­ta idea la sub­ra­ya tam­bién Fa­xil­do Gal­do, pa­ra quien Acon­tia, pro­yec­to en el que par­ti­ci­pa el to­re­ro Rivera Ordóñez, es un ejem­plo de aso­cia­ción in­te­li­gen­te con cri­te­rios em­pre­sa­ria­les. Se­gún ex­pli­ca la pre­si­den­ta y pro­pie­ta­ria de Bo­de­gas Li­ba y De­lei­te, Mai­te Gei­jo, la ad­qui­si­ción por par­te de Rivera Ordóñez de una par­te de las ac­cio­nes fue «una ope­ra­ción em­pre­sa­rial» en un pri­mer mo­men­to, pe­ro lue­go él se ha ido in­vo­lu­cran­do más y «su apo­yo se nota» pa­ra ga­nar clien­tes. Es­pe­cial­men­te cuan­do «le­van­ta un te­lé­fono», pe­ro ad­vier­te: «Acon­tia no es el vino de Rivera Ordóñez».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.