La tra­di­ción vi­ní­co­la de Xi­mon­de

Ma­ría Ba­ra­llo­bre tie­ne mu­cho mé­ri­to. Mu­jer te­naz y em­pren­de­do­ra, co­men­zó con A Pe­ne­la, un mo­des­to res­tau­ran­te en el mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de Coi­rós y hoy tie­ne ocho en­tre A Co­ru­ña, Ma­drid y Co­lom­bia.Ade­más, aca­ba de es­tre­nar un Al­ba­ri­ño que lle­va su ape­lli­do,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - La Iniciativa - TEX­TO J. M. ORRIOLS FO­TO ÁN­GEL MANSO

Aun­que Ma­ría es el «al­ma ma­ter» de la em­pre­sa, su hi­jo Javier Si­món, apa­sio­na­do del mun­do del vino, fue el que plan­teó la idea de ela­bo­rar al­ba­ri­ño pro­pio pa­ra sus res­tau­ran­tes «ele­gi­mos Rías Bai­xas —ex­pli­ca Javier— por­que so­mos unos enamo­ra­dos de es­tos vi­nos por su per­so­na­li­dad, por las pe­cu­lia­ri­da­des de es­ta va­rie­dad úni­ca y por­que así ga­ran­ti­za­mos un vino de ca­li­dad, ya que no po­de­mos de­frau­dar el ape­lli­do de mi ma­dre. Por eso ele­gi­mos el pa­zo de Xi­mon­de, una pro­pie­dad con una gran tra­di­ción vi­ti­vi­ní­co­la, que se re­mon­ta a más de tres­cien­tos años».

En es­ta fin­ca se con­ser­van aún ce­pas cen­te­na­rias, con­si­de­ra­das las más an­ti­guas de Ga­li­cia y un vie­jo la­gar, que son los mu­dos tes­ti­gos de su gran tra­di­ción eno­ló­gi­ca.

Tie­ne 12 hec­tá­reas de te­rreno, del que se han plan­ta­do ya 10 hec­tá­reas de nue­vos vi­ñe­dos, «Siem­pre que ten­go tiem­po li­bre —aña­de el bo­de­gue­ro— me es­ca­po a Xi­mon­de y dis­fru­to vien­do cre­cer las vi­ñas y bro­tar los pri­me­ros fru­tos. Es­toy muy ilu­sio­na­do con es­te pro­yec­to y, a te­nor de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos con las pri­me­ras aña­das, creo que po­dre­mos lle­gar a las 35.000 bo­te­llas con un vino que sea digno de la gran tra­di­ción vi­ní­co­la del pa­zo. Por aho­ra lo con­su­mi­mos to­tal­men­te en nues­tros res­tau­ran­tes, pe­ro es­pe­ro que muy pron­to ya po­da­mos ocu­par un lu­gar des­ta­ca­do en el mer­ca­do de los vi­nos de al­ta ga­ma. Es un ilu­sio­nan­te pro­yec­to que ne­ce­si­ta­rá tiem­po y mu­cho mi­mo, pa­cien­cia y buen ha­cer, pa­ra dar los bue­nos fru­tos que ya se au­gu­ran. Así que ya es­ta­mos con­ven­ci­dos que lo que nos queda aho­ra es in­ver­tir y no pen­sar en el re­torno. Eso tar­da, pe­ro lle­ga­rá».

Vino de «co­llei­tei­ro»

Es­te, se­gún Javier, es un vino de los lla­ma­dos de «co­llei­tei­ro» en el que se pres­ta es­pe­cial aten­ción a la vi­ña, con gran­des po­das en ver­de pa­ra fa­vo­re­cer la ca­li­dad y la po­ten­cia de la plan­ta.

Por su par­te Jo­sé Manuel Martínez Juste, enó­lo­go di­rec­tor del pro­yec­to, aña­de que el que se ven­de aho­ra es la aña­da 2015, que pa­só me­ses en sus lías, y el res­to re­don­deán­do­se en bo­te­lla «por­que hay que de­jar que el tiem­po ha­ga su tra­ba­jo pa­ra que la va­rie­dad al­ba­ri­ño mues­tre to­do su po­ten­cial y sus gran­des cua­li­da­des. La can­ti­dad aquí no es im­por­tan­te. Lo fun­da­men­tal es que es­te vino se co­noz­ca por su per­so­na­li­dad y por ex­pre­sar lo me­jor del te­rru­ño». Juste lo de­fi­ne co­mo un cal­do ama­ri­llo con re­fle­jos ver­do­sos, ace­ra­do y bri­llan­te, que mues­tra un su­til aro­ma, ele­gan­te, con no­tas de hier­bas aro­má­ti­cas a co­pa pa­ra­da. Cuan­do lo mo­ve­mos se des­pren­den aro­mas de fru­ta de hue­so, cí­tri­cos y man­za­na ver­de. El aro­ma es in­ten­so y pe­ne­tran­te.

En bo­ca la en­tra­da es vi­bran­te, con no­tas cí­tri­cas y de man­za­na. Es re­fres­can­te. Lar­go, despliega nue­va­men­te to­do su aro­ma en bo­ca, en­vol­vien­do las sen­sa­cio­nes gus­ta­ti­vas agra­da­bles y la mi­ne­ra­li­zad que ní­ti­da­men­te se per­ci­be en el vino.

Ma­ría Ba­ra­llo­bre po­sa con su vino en el res­tau­ran­te A Pe­ne­la de A Co­ru­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.