Es­te jar­dín es­tá pa­ra co­mér­se­lo

Ha­ce dos años na­ció Olor y sa­bor, el pro­yec­to de una agri­cul­to­ra ber­gon­de­sa que es­tá pro­vo­can­do que los ni­ños sus­pi­ren por sus acel­gas de co­lo­res (en es­pe­cial las ro­sas), unas pa­ta­tas con las que se pue­de di­bu­jar el ar­co iris en el pla­to, bro­tes pi­can­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Tendencias - TEX­TO BEA ABE­LAI­RAS FO­TOS CÉ­SAR DEL­GA­DO

No pa­go por el se­llo de eco­ló­gi­co, pe­ro to­do es sos­te­ni­ble, has­ta la ener­gía es so­lar»

Enel jar­dín de Be­go­ña Sa­ra Pe­na Ca­chei­ro to­do se pue­de lle­var a la bo­ca: hay ca­lén­du­las a los pies de las to­ma­te­ras, fram­bue­sas en­tre­la­za­das con da­lias, mo­ras y arán­da­nos... Mu­cha va­rie­dad y co­lo­ri­do, al­go cla­ve pa­ra una agri­cul­to­ra que cuen­ta su día a día en las re­des so­cia­les: ba­jo el nom­bre de

Olor y sa­bor va re­tra­tan­do su la­bor pa­ra con­se­guir las se­mi­llas, man­te­ner su huer­to pai­sa­jís­ti­co y has­ta las re­ce­tas que co­ci­na pa­ra su fa­mi­lia y que de pa­so propone a sus clien­tes. To­das com­po­nen bo­de­go­nes con to­nos sa­tu­ra­dos, a pe­sar de que no lle­van fil­tro al­guno. «Siem­pre me gus­tó plan­tar co­sas nue­vas y ha­ce dos años tu­ve que cui­dar a mi ma­dre y pen­sé en em­pe­zar es­te pro­yec­to: un huer­to don­de to­do se com­ple­men­ta­se, so­lo tra­to las plan­tas cuan­do tie­nen un pro­ble­ma y a ve­ces el tra­ta­mien­to es una nue­va es­pe­cie que las pro­te­ge, co­mo pa­sa con el pul­gón, que va a las flo­res en lu­gar de a la plan­ta, y que tam­bién se pue­de de­gus­tar», ex­pli­ca una jo­ven agri­cul­to­ra que ha reuni­do un ca­tá­lo­go de 140 to­ma­tes (el año que vie­ne se­rán 200) y otros tan­tos de pi­mien­tos. To­dos crecen en­tre flo­res co­mo las siem­pre­vi­vas, los ta­ge­tes o la ca­lén­du­la. «Los pé­ta­los se pue­den co­mer en en­sa­la­das o en mu­chos pla­tos, en fun­ción de su sa­bor. Ha­ce tiem­po que lo pro­po­nen co­ci­ne­ros co­mo Ja­vier Olle­ros, de Cu­ller de Pau», ex­pli­ca an­te la ca­sa fa­mi­liar, ubi­ca­da en la al­dea de O Ca­sal, que po­co a po­co irá ro­dean­do de más par­te­rres co­mes­ti­bles. Don­de ha­ce años es­ta­ban los es­pa­cios pa­ra el ga­na­do se ubi­can dos in­ver­na­de­ros y una me­sa de tra­ba­jo pa­ra crear nue­vas plan­tas re­ple­tas de pro­duc­tos ca­si exó­ti­cos: hay rú­cu­la con un to­que pi­can­te o acel­gas na­ran­jas, ver­des o ro­sas que parecen plan­tas de­co­ra­ti­vas. «Ten­go a fa­mi­lias que es­tán en­gan­cha­das a es­tas ver­du­ras, las ro­sas les en­can­tan a las ni­ñas», cuen­ta so­bre un pro­yec­to que no tie­ne la certificación eco­ló­gi­ca de for­ma in­ten­cio­na­da, aun­que la agri­cul­tu­ra es na­tu­ral, guia­da so­lo por la lu­na, que mar­ca las siem­bras. «No pa­go por el se­llo, no me pa­re­ce jus­to ese sis­te­ma, pe­ro to­do en es­te huer­to es sos­te­ni­ble, has­ta la ener­gía de los in­ver­na­de­ros, que sa­le de pla­cas so­la­res —apun­ta— la con­tra­par­ti­da es que así no ten­go que re­per­cu­tir en el pre­cio fi­nal el cos­te del se­llo eco. Por eso la fra­se que más es­cu­cho de mis clien­tes es ‘¿so­lo?’ cuan­do les di­go cuán­to es». Be­go­ña cuida en solitario de cien­tos de plan­tas en­tre las que tam­bién hay un gran ca­tá­lo­go de aro­má­ti­cas con do­ce ti­pos de al­baha­cas con unas flo­res es­pe­cia­les pa­ra en­sa­la­das, ade­más de la­van­das, men­tas o un lar­go mues­tra­rio de oré­ga­nos. DES­DE CHI­NA Es­te jar­dín co­mes­ti­ble co­la­bo­ra con el Cen­tro de For­ma­ción e Ex­pe­ri­men­ta­ción Agro­fo­res­tal de Guí­sa­mo cus­to­dian­do y man­te­nien­do vi­vas se­mi­llas de plan­tas au­tóc­to­nas co­mo el to­ma­te ne­gro de San­tia­go o el Lu­bre, en­tre otros mu­chos. Aun­que en los ban­ca­les de Be­go­ña crecen pro­duc­tos de mu­chos rin­co­nes del pla­ne­ta, co­mo las ba­yas de Go­ji o una plan­ta cra­sa ca­da vez más co­ti­za­da en la al­ta co­ci­na, la ver­do­la­ga. «Bue­na par­te de la co­mi­da nos en­tra por los ojos y, ade­más, de los nu­trien­tes que apor­tan las ver­du­ras de co­lo­res es­tá el co­lor del pla­to, siem­pre que le acom­pa­ñe el sa­bor», ex­pli­ca una agri­cul­to­ra que co­mien­za a re­co­lec­tar las pri­me­ras pa­ta­tas púr­pu­ras (co­mo la dou­ble fun) o mo­ra­das, co­mo heir­loom, King Ed­ward VII y la cheyenne. To­das pue­den lle­gar en una ces­ta de cual­quier ta­ma­ño a las ca­sas (las lle­va ella mis­ma) y tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de ele­gir­las en la pro­pia plan­ta­ción. Be­go­ña ya tie­ne ofer­tas de al­gu­nos res­tau­ran­tes, pe­ro por aho­ra pre­fie­re ir al rit­mo que mar­ca su jar­dín: «Me en­can­ta cui­dar de to­do es­to, in­clu­so aun­que lle­ve dos años sin va­ca­cio­nes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.