DES­CAN­SO Y LU­JO EN O RI­BEI­RO.

En el ri­bei­ro al­to, a tan so­lo 6 ki­ló­me­tros de O Car­ba­lli­ño y po­cos más de Lei­ro, el ho­tel Vi­la­mou­re ofre­ce re­lax, des­can­so, aven­tu­ra y la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar del mun­do del vino. Jo­sé Luís Fer­nán­dez y su her­mano Isaac quie­ren sa­car del os­tra­cis­mo a s

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - En Portada - TEX­TO C.O. BOUZA

El ho­tel Vi­la­mou­re ofre­ce des­can­so y aven­tu­ra.

Nos plan­tea­mos mu­chas ve­ces es­ca­pa­das a lugares le­ja­nos y de­ci­mos que bus­ca­mos paz y con­tac­to con la más pu­ra na­tu­ra­le­za. Y cuan­do en­con­tra­mos la al­dea de Vi­la­mou­re y su ori­gi­nal ho­tel, nos da­mos cuen­ta de que en Ga­li­cia to­do es po­si­ble, has­ta un es­ta­ble­ci­mien­to que, en una pe­que­ña al­dea, nos ofre­ce to­do lo que bus­ca­mos, e in­clu­so más, en otros lugares. Luís Fer­nán­dez, un em­pre­sa­rio na­ci­do en Vi­la­mou­re, qui­so po­ner a su pue­blo en el ma­pa del tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za y tam­bién de ese tra­to ex­clu­si­vo que en­con­tra­mos en po­cos si­tios. «La gen­te vie­ne aquí a des­can­sar — explica el pro­pie­ta­rio— a dis­fru­tar de lo mu­cho que nos ofre­ce es­ta tie­rra, a ol­vi­dar­se del mun­do e, in­clu­so, a abu­rrir­se. Yo qui­se ha­cer al­go por el lugar en el que na­cí, y aun­que pri­me­ro pen­sé en una ca­sa para pa­sar tem­po­ra­das, des­pués pen­sé en es­te proyecto y cons­truí un ho­tel con to­das las co­mo­di­da­des, por­que pa­sar unos días en el me­dio ru­ral no tie­ne por qué es­tar re­ñi­do con el lu­jo ni con In­ter­net, ni con la te­le­vi­sión... Aun­que ten­go que con­fe­sar que estuve ten­ta­do de su­pri­mir­los, pe­ro com­pren­do que la gen­te hoy quie­re es­tar co­nec­ta­da. Yo qui­se ha­cer al­go di­fe­ren­te».

UN ALO­JA­MIEN­TO EX­CLU­SI­VO

En Ga­li­cia hay mu­chas ca­sas ru­ra­les, es­ta­ble­ci­mien­tos es­pec­ta­cu­la­res, ho­te­les ori­gi­na­les y otros si­tua­dos en rin­co­nes in­creí­bles, pe­ro un alo­ja­mien­to de ocho ha­bi­ta­cio­nes, con pis­ci­na cli­ma­ti­za­da, cam­po de golf de nue­ve ho­yos a muy po­cos ki­ló­me­tros, aguas ter­ma­les a ti­ro de pie­dra, pis­ta de pá­del y po­li­de­por­ti­va es un lugar úni­co. Ubi­ca­do, ade­más, a es­ca­sos ki­ló­me­tros de lugares tan em­ble­má­ti­cos como la Ci­da­de­la de San Ci­brao de Lás, el mo­nas­te­rio de Osei­ra o las Cal­das de Par­to­via, una zo­na que per­mi­te múl­ti­ples posibilidades de prac­ti­car sen­de­ris­mo, y con­vier­te a Vi­la­mou­re en un ho­tel real­men­te ex­clu­si­vo. «La tran­qui­li­dad de los que aquí se alo­jan es uno de nues­tros prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos —nos di­ce Luís Fer­nán­dez— has­ta el pun­to de que te­ne­mos una co­ci­ne­ra y una car­ta con pla­tos tra­di­cio­na­les, so­la­men­te para nues­tros clien­tes. No te­ne­mos el res­tau­ran­te abier­to al pú­bli­co, por­que eso in­flui­ría en el si­len­cio y al­te­ra­ría la paz y tran­qui­li­dad de nues­tro ho­tel».

ABIER­TO TO­DO EL AÑO

Otra par­ti­cu­la­ri­dad es que Vi­la­mou­re es­tá abier­to to­do el año «po­de­mos ce­rrar unos días por man­te­ni­mien­to,— aña­de el pro­pie­ta­rio— pe­ro aquí nos en­con­tra­rán siem­pre. Y di­go nos en­con­tra­rán, por­que mi her­mano Isaac se en­car­ga per­ma­nen­te­men­te del es­ta­ble­ci­mien­to y yo, que ya es­toy aban­do­nan­do otros ne­go­cios, ca­da vez ven­go más, por­que me gus­ta el con­tac­to con la gen­te, es­cu­char sus in­quie­tu­des y tam­bién sus su­ge­ren­cias para me­jo­rar. Es una bo­ni­ta aven­tu­ra que nos dio ya mu­chas sa­tis­fac­cio­nes es­te ve­rano y que es­toy se­gu­ro nos da­rá to­do el año. Por aho­ra, con tan so­lo unos me­ses en fun­cio­na­mien­to, so­mos bas­tan­te des­co­no­ci­dos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.