CAR­MEN MARTÍNEZBORDIÚ

CAR­MEN MAR­TÍ­NEZ-BOR­DIÚ SE MU­DA­RÁ EN LOS PRÓ­XI­MOS DÍAS A UN PI­SO MÁS AUS­TE­RO. SU EX­NO­VIO YA NO SE­GUI­RÁ PA­GAN­DO LOS 5.000 EUROS QUE COS­TA­BA EL AL­QUI­LER DE SU AC­TUAL VI­VIEN­DA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR SAÚL OR­TIZ.

Su ex le da un mes pa­ra aban­do­nar su pi­so de lu­jo.

Es­tá en­fa­da­da y ner­vio­sa. So­bre­sal­ta­da an­te el cam­bio de vi­da que se le ave­ci­na. Car­men Mar­tí­nez-Bor­diú ríe aho­ra lo que ha­ce unas se­ma­nas llo­ra­ba ape­sa­dum­bra­da en pri­va­do. Su ex, Luis Mi­guel Ro­drí­guez, ha de­ci­di­do que de­be aban­do­nar la ca­sa de la ca­lle Ve­láz­quez en la que ha re­si­di­do du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años. Se­rá el pró­xi­mo 16 de ju­nio cuan­do dos ca­mio­nes de mu­dan­za –de­bi­da­men­te con­tra­ta­dos– tras­la­da­rán las ca­jas de Car­men has­ta su nue­va mo­ra­da. Se­rá un mo­men­to di­fí­cil a te­nor de la ayu­da que ha pe­di­do a su en­torno. Co­ra­zón ha po­di­do sa­ber que, aun­que ya ha asu­mi­do su fu­tu­ro in­me­dia­to, mon­tó en có­le­ra cuan­do fue avi­sa­da de que la de­ci­sión era to­tal­men­te irre­vo­ca­ble: «De al­gu­na ma­ne­ra ella pen­sa­ba que se que­da­ría allí pa­ra siem­pre, es­ta­ba muy có­mo­da y na­da ha­cía pre­sa­giar es­te fi­nal», re­co­no­ce al­guien cer­cano a la ce­leb.

CUA­TRO AÑOS DE VI­DA

No ex­tra­ña tan­to desa­so­sie­go. Aca­so no se­rá fá­cil des­pren­der­se del lu­jo de una pro­pie­dad de más de 600 me­tros cua­dra­dos que ella mis­ma se en­car­gó de de­co­rar cuan­do el due­ño de Des­gua­ces la To­rre de­ci­dió re­ga­lar­le la es­tan­cia des­de el prin­ci­pio de su in­ter­mi­ten­te re­la­ción. Una men­sua­li­dad de 5.000 euros en la que no es­ta­ban in­clui­dos, eso sí, los ser­vi­cios de la vi­vien­da. Tam­po­co el per­so­nal que la­bo­ra pa­ra la no­ble y que, en al­gu­nas oca­sio­nes, tam­bién ha cu­bier­to el em­pre­sa­rio. Una ge­ne­ro­si­dad in­cues­tio­na­ble que, co­mo era de es­pe­rar, ha lle­ga­do a su fin des­pués de des­em­bol­sar cer­ca de 250.000 euros: «No es una ca­sa que yo ten­ga en pro­pie­dad, sino que la al­qui­lé pa­ra ella. Así que en cuan­to se va­ya, la de­ja­ré li­bre», ex­pli­ca Luis Mi­guel a es­ta re­vis­ta. Se­guir su­fra­gan­do los gas­tos per­so­na­les de Car­men re­sul­ta­ba una pre­ten­sión inacep­ta­ble. Un ex­ce­so en tiem­pos di­fí­ci­les en los que el em­pre­sa­rio afron­ta una mi­llo­na­ria mul­ta con Ha­cien­da que pa­ga de for­ma re­li­gio­sa. Qui­zá es la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra dar bo­le­to a una más del ra­mi­lle­te de mo­ce­to­nas –y no tan­to– que han des­fi­la­do por su da­di­vo­so co­ra­zón. No hay lu­gar pa­ra los equí­vo­cos por mu­cho que la ‘Bor­di’ –co­mo él la lla­ma ca­ri­ño­sa­men­te– se em­pe­ci­ne en ca­ta­lo­gar­le co­mo su (úni­co) amor ver­da­de­ro. Luis­mi nun­ca ha ocul­ta­do su pa­sión por el se­xo

fe­me­nino. Su ga­lan­te­ría y edu­ca­ción son dos de sus ma­yo­res vir­tu­des, lo que ha­ce di­fí­cil en­ten­der­le cuan­do quie­re de­cir bas­ta. De­bi­do a su bon­dad, Car­men ha in­ten­ta­do en más de una oca­sión re­men­dar al­go que nun­ca fue. No han aca­ba­do mal, pe­ro la su­ya es una re­la­ción mu­cho me­nos flui­da y cer­ca­na. Se ven, con­tem­plan la lu­na y con­ver­san so­bre lo in­tras­cen­den­te. Na­da más. La pa­sión por lo des­co­no­ci­do aca­bó ha­ce mu­cho tiem­po. Sa­ber qué va a ocu­rrir con él es su prin­ci­pal ob­se­sión. Por eso no du­da en con­sul­tar al fu­tu­ró­lo­go Da­vid Tri­vín, guardián de se­cre­tos in­con­fe­sa­bles de fa­mo­sos de al­ta y me­dia al­cur­nia. Las car­tas le ha­blan y acier­tan. O tal pa­re­ce des­pués de com­pro­bar las cons­tan­tes vi­si­tas –so­la, acom­pa­ña­da, llo­ran­do y rien­do– que rea­li­za al vi­den­te, que se nie­ga a re­ve­lar na­da so­bre el des­tino de su clien­te.

LA NUE­VA RE­SI­DEN­CIA DE CAR­MEN

Los as­tros no pa­re­cen au­gu­rar buen fu­tu­ro en lo sen­ti­men­tal. Pue­de por­que una mu­dan­za es siem­pre mo­ti­vo de po­lé­mi­ca y en­fren­ta­mien­to. Me­jor em­ba­lar ca­jas en so­le­dad mien­tras des­ho­ja la mar­ga­ri­ta. Y no la del amor. Car­men­ci­ta de­ci­de en es­tos días cuá­les de sus per­te­nen­cias via­ja­rán con­si­go a su nue­va ca­sa. Ya la ha fir­ma­do. Es una ca­sa mu­cho más pe­que­ña y me­nos apa­ren­te, pe­ro si­tua­da en pleno Or­te­ga y Gas­set, una zo­na bien del Ba­rrio de Sa­la­man­ca que pre­fe­ría no aban­do­nar. Ex­pli­can a Co­ra­zón que par­te de su im­pre­sio­nan­te mo­bi­lia­rio –en el que se en­cuen­tran cua­dros de al­tí­si­mo va­lor– des­can­sa­rán aho­ra en un guar­da­mue­bles. No ca­be to­do en una ca­sa que pla­nea mos­trar a cam­bio de un che­que mi­llo­na­rio. No se­rá la pri­me­ra vez, pues no tu­vo in­con­ve­nien­te en de­jar cons­tan­cia de su es­ti­lo al­ta­men­te de­mo­dé en el pro­gra­ma de en­tre­vis­tas pre­sen­ta­do por Ber­tín Os­bor­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.