JUAN Y ME­DIO

SI TU­VIÉ­SE­MOS QUE ASO­CIAR SU IMA­GEN A UNA FUN­DA­CIÓN, SE­RÍA A INOCEN­TE, INOCEN­TE, CON LA QUE CO­LA­BO­RA DES­DE HA­CE 21 AÑOS, PE­RO TRA­BA­JA EN MÁS PRO­YEC­TOS SO­LI­DA­RIOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR ANA GAR­CÍA LO­ZANO • FO­TOS: ELIO VAL­DE­RRA­MA

Su en­tre­vis­ta más emo­ti­va: “He vis­to a mu­cha gen­te su­frir, por eso me em­pe­ño en alegrar a los de­más”.

Voy de ca­mino y to­da­vía no pue­do creer que va­ya­mos a en­con­trar­nos. Lle­va­mos meses in­ten­ta­do cua­drar agen­das. Él pa­sa to­da la se­ma­na en Se­vi­lla, al fren­te del pro­gra­ma La tarde

aquí y aho­ra, de Ca­nal Sur. Ade­más, una caí­da del ca­ba­llo le tie­ne, des­de ha­ce días, uni­do a dos mu­le­tas. Así que no nos que­da otra que ver­nos un sábado. El lu­gar, el que él ha ele­gi­do: el ho­tel Puerta de Ma­drid. Juan, ¡cuán­to nos ha cos­ta­do que­dar! Yo que le te­nía por un hom­bre fá­cil… Y lo soy, de ver­dad, muy fa­ci­lón. Han si­do las cir­cuns­tan­cias. La vi­da va muy de­pri­sa, aunque siem­pre hay tiem­po pa­ra la so­li­da­ri­dad… Yo es­toy muy agra­de­ci­do al mun­do so­li­da­rio, por­que fui em­pre­sa­rio muy jo­ven y, en­se­gui­da, me fue bien. Em­pe­cé de fi­gu­ran­te, sin diá­lo­go, sin fra­se, ha­cien­do bul­to… Me apa­sio­na có­mo ha dis­cu­rri­do mi ca­rre­ra, por­que, a fuerza de ir pro­gre­san­do en la vi­da, se te abren posibles ca­mi­nos que to­mar y tu­ve

la in­men­sa suer­te de que en el mío se cru­zó gen­te que me mos­tró la ca­ra me­nos ama­ble de la vi­da. Yo per­te­ne­cía a una familia sin pro­ble­mas, sin ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas, sin en­fer­mos… Y, ¿có­mo to­mó con­tac­to con el mun­do so­li­da­rio? De re­pen­te, un día me di­je­ron: «Oye, ¿me acom­pa­ñas?». Creo que po­dría ha­ber­me des­via­do, qui­zá, a una vi­da mas di­so­lu­ta, a de­pen­der de la be­bi­da, a con­su­mir dro­ga –que no lo he he­cho en la vi­da– a pe­lear­me… Pe­ro, de re­pen­te, tu­ve la suer­te de que mi cabeza hi­zo clic y me que­dé asom­bra­do de que, con lo egoís­ta que en ge­ne­ral soy, co­mo to­do ser hu­mano, des­cu­brí que ha­bía un mun­do pa­ra­le­lo con el cual, por mis cir­cuns­tan­cias, no ha­bía te­ni­do con­tac­to y que me mos­tró una par­te de la vi­da in­creí­ble. Creí que, en prin­ci­pio, era yo el que ha­cía co­sas por esas otras per­so­nas, que es el pen­sa­mien­to pri­ma­rio: «Soy tan guay que, co­mo sal­go en la te­le, voy allí y soy su­per­so­li­da­rio, por­que de­di­co mi tiem­po»… Pe­ro no… ¡Qué va! Me di cuen­ta de que no, en ab­so­lu­to. He con­se­gui­do in­cor­po­rar­lo a mi vi­da y ya no lo ha­go por ellos. Co­mo soy egoís­ta, re­pi­to, lo ha­go por mí. Me pro­du­ce tal ale­gría, tal sen­sa­ción de sen­tir­me útil el he­cho de que ellos se­pan que es­tán acom­pa­ña­dos, que al­guien les de­di­ca su tiem­po, su es­fuer­zo… Per­so­nas a las que po­ne nom­bre y ca­ra. Es fan­tás­ti­co, por­que he te­ni­do la po­si­bi­li­dad de co­no­cer al en­fer­mo de es­pi­na bí­fi­da que aho­ra está ca­sa­do y con hijos, a la mu­cha­cha con sín­dro­me de Down que tra­ba­ja en el Par­la­men­to de To­le­do… Por­que han pa­sa­do mu­chos años des­de que hi­ci­mos, por ejem­plo, el te­lé­fono del me­nor, el ban­co de mé­du­la… El pro­gra­ma que pre­sen­ta tie­ne un com­po­nen­te so­li­da­rio. Sí, ese punto so­li­da­rio que me per­mi­te ir a cual­quier pue­blo de An­da­lu­cía. Se han for­ma­do parejas gra­cias al pro­gra­ma. En­te­rra­mos y ca­sa­mos a gen­te. Es un con­tac­to con la vi­da que pa­sa, so­bre to­do, por es­tar por los de­más. Mi exis­ten­cia es in­fi­ni­ta­men­te más ri­ca y me per­mi­te dor­mir con la con­cien­cia un po­qui­to más tran­qui­la. Yo sé de un pro­yec­to que te­nía ha­ce unos años de cons­truir una re­si­den­cia pa­ra los ma­yo­res en su tierra, Lú­car, Al­me­ría… Ya está he­cha, a fal­ta de dos ha­bi­ta­cio­nes: una, pa­ra que los an­cia­nos re­si­den­tes que sa­len de una ope­ra­ción, si no tie­nen quién les cui­de, pue­dan dor­mir en la re­si­den­cia; otra pa­ra la peluquería, pa­ra que ven­ga un pe­lu­que­ro del pue­blo de al la­do y las per­so­nas ma­yo­res no ten­gan que des­pla­zar­se pa­ra cor­tar­se el pe­lo. Ya es­tán he­chas las co­ci­nas, los dor­mi­to­rios, to­do… ¿Si­gue ocu­rrien­do que du­ran­te el ho­ra­rio de emi­sión de su pro­gra­ma, las ur­gen­cias de los cen­tros de sa­lud dis­mi­nu­yen hasta en un 95%? No es exac­ta­men­te así. Es que en el bo­tón de te­le­asis­ten­cia se pro­du­ce una caí­da bru­tal cuan­do está el pro­gra­ma en an­te­na, por­que las per­so­nas ma­yo­res es­tán me­nos pen­dien­tes de su do­len­cia. Du­ran­te la emi­sión no se acuer­dan de que les due­le al­go. Yo pen­sé que me lo de­cían por ha­la­gar, hasta que se pre­sen­tó

la con­se­je­ra y me en­se­ñó los es­tu­dios de te­le­asis­ten­cia, don­de se veía la cur­va nor­mal. Du­ran­te las ho­ras de pro­gra­ma, esa cur­va ba­ja­ba o se man­te­nía pla­na y en cuan­to aca­ba­ba la emi­sión, subía de nue­vo. La gen­te ma­yor le ha da­do mu­cho, pe­ro tam­bién los ni­ños… Y si aso­cia­mos su ima­gen a una cau­sa so­li­da­ria con­cre­ta, esa es la de la Fun­da­ción Inocen­te, Inocen­te, a la que lle­va li­ga­do des­de el prin­ci­pio. 21 años, na­da me­nos. Me gus­ta­ría re­cor­dar que la Fun­da­ción lle­va más de 20 años re­cau­dan­do fon­dos pa­ra ayu­dar a dis­tin­tas en­ti­da­des que de­di­can su es­fuer­zo a los más inocen­tes, los ni­ños con pro­ble­mas fí­si­cos, psí­qui­cos, de mar­gi­na­ción o ex­clu­sión so­cial. ¿Qué le apor­ta? Yo no ha­bía vis­to nun­ca un niño con pa­rá­li­sis ce­re­bral. No sa­bía que al­guien pu­die­ra ser tan de­pen­dien­te de un ter­ce­ro. En­ton­ces, pen­sé en ese ter­ce­ro y en que tam­bién ne­ce­si­ta­ba va­ca­cio­nes, te­nía que des­can­sar y em­pe­za­mos a plan­tear­nos que­dar­nos con los ni­ños una se­ma­na o 15 días, pa­ra que los pa­dres pu­die­ran ha­cer un viaje, re­sol­ver asun­tos, res­pi­rar, en de­fi­ni­ti­va… Co­men­za­mos tam­bién a al­qui­lar pi­sos pa­ra la gen­te que tie­ne a sus hijos en tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co du­ran­te mu­cho tiem­po. Lue­go lle­gó la Fun­da­ción Ro­nald McDo­nald, la Fun­da­ción Ala­di­na, con las que tam­bién he co­la­bo­ra­do… Pe­ro aque­lla fue su pri­me­ra to­ma de con­tac­to. Es cuan­do me di cuen­ta de que to­do lo de­más es ab­so­lu­ta­men­te se­cun­da­rio, son fue­gos ar­ti­fi­cia­les, es va­cuo, in­con­sis­ten­te, no me apor­ta na­da. Me enamo­ré de Abe­ras­tu­ri, que me lle­vó a las cár­ce­les… Bueno, An­drés es otra his­to­ria… Se emo­cio­na, re­cor­dan­do… Es que ca­si no pue­do se­guir, por­que me acuer­do de co­sas bru­ta­les que he vi­vi­do con él… He vis­to a mu­cha gen­te su­frir, pe­ro eso me da fuerza. Por eso es­te em­pe­ño mío en alegrar a los de­más, por­que hay gen­te ahí fue­ra que lo ne­ce­si­ta, que está en una mesa ca­mi­lla es­pe­ran­do que lle­gue el pro­gra­ma, que no se pue­de mo­ver por la ar­tro­sis, que le que­da po­ca vi­da, con tes­ti­mo­nios que te par­ten el co­ra­zón y, a lo me­jor, una ri­sa les dis­trae un mo­men­to, una bro­ma, un re­quie­bro… Me re­cuer­da a las pan­ta­llas de las vi­deo­con­so­las, don­de, cuan­do vas per­dien­do, pue­des co­ger esa bol­sa que bri­lla pa­ra ir con­si­guien­do vi­das… Yo voy re­cu­pe­ran­do vi­da con es­tas co­sas. Ya lo de­cía Benedetti: «Hay que de­fen­der la ale­gría. ¿Des­de qué fron­te­ra? Des­de cual­quie­ra». ¿Al­gu­na ale­gría con­cre­ta y re­cien­te? Cuan­do or­ga­ni­zas una es­truc­tu­ra que per­mi­te que un blo­que en­te­ro de an­cia­nos re­ci­ba vi­si­tas en la en­fer­me­dad. Eso es in­creí­ble. ¿Có­mo lo ha­ce? Bus­can­do vo­lun­ta­rios pa­ra tur­nar­nos pa­ra aten­der a es­tas per­so­nas que no tie­nen familia y hay que dar­les de co­mer, de be­ber… De­cir­les que mañana vol­ve­mos, que si ne­ce­si­tan al­go, que lo di­gan… Eso ha­ce que esa gen­te ya no se vea com­ple­ta­men­te so­la. Qui­zá son pe­que­ños de­ta­lles, pe­ro creo que es una cues­tión de es­tar siem­pre alerta. Es que la so­li­da­ri­dad de­be­ría em­pe­zar por uno mis­mo, pe­ro al me­nos, por lo más cer­cano… Cla­ro, si me voy al cin­tu­rón de mi­se­ria que hay al­re­de­dor de Lima, ya sé que se ne­ce­si­ta ayu­da, pe­ro no ha­ce fal­ta eso. No me gus­ta la gen­te que so­lo tie­ne es­crú­pu­los de puer­tas pa­ra afue­ra. ¿Qué le mo­ti­va? Na­da de lo que ver­dad me in­tere­sa lo pue­do com­prar: ni la sa­lud ni la sim­pa­tía ni que te quie­ran ni que ama­nez­ca ni que ano­chez­ca… Di­ces: «Pa­ra qué me voy a com­pli­car la vi­da en es­te mun­do ar­ti­fi­cial si lo bueno está ahí fue­ra. Si ade­más te en­se­ñan el des­am­pa­ro de mu­cha gen­te, la au­sen­cia de ca­ri­ño, el mal­tra­to… ¿pa­ra qué voy a po­ten­ciar otra co­sa, si así soy ra­zo­na­ble­men­te fe­liz?». ¿Lo es? Co­mo de­cía Se­rrat, no soy fe­liz, pe­ro es­toy sa­tis­fe­cho. Pa­ra ser fe­liz hay que te­ner más pre­su­pues­to, ¿no crees?

“Al prin­ci­pio, creía que era yo el que ha­cía co­sas por esas per­so­nas. Y en ab­so­lu­to”.

Aba­jo, en una vi­si­ta a su tío Pepe, her­mano de su pa­dre, per­so­na que le crió y que aho­ra no pue­de des­pla­zar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.