La car­ta de su pre­sun­to her­mano se­cre­to.

IS­RAEL DE OCHOA, QUE ASE­GU­RA SER HI­JO DE MA­NO­LO SE­GU­RA, HI­ZO LLE­GAR UNA MI­SI­VA A ‘CO­RA­ZÓN’ PA­RA QUE SE LA REMITIÉSEMOS A SU PRE­SUN­TO PA­DRE.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AU­RE­LIO MAN­ZANO

He­llo, pa­pá, es­pe­ro que cuando re­ci­bas es­ta car­ta es­tés bien de es­pí­ri­tu y con una

son­ri­sa en tu bo­ca...». Así co­mien­za la car­ta que Is­rael de Ochoa, su­pues­to hi­jo de Ma­no­lo Se­gu­ra y her­ma­nas­tro de Bor­ja Thys­sen, ha de­ci­di­do man­dar a su pa­dre des­pués de mu­chos años sin sa­ber de él. Ha­ce una se­ma­na, el jo­ven, que vi­ve ac­tual­men­te en Ca­na­dá, nos en­via­ba una car­ta en in­glés, cu­yo con­te­ni­do es se­cre­to, pa­ra que se la hi­cié­se­mos lle­gar a Se­gu­ra.

AN­TE­CE­DEN­TES

Era el ve­rano de 2009 cuando Is­rael lle­gó a Es­pa­ña acom­pa­ña­do por su ma­dre, Josefina de Ochoa, pa­ra tra­tar de te­ner un acer­ca­mien­to con su pa­dre y su her­mano. Es­te na­ció en Ca­na­dá, en 1977. Es de­cir, cin­co años an­tes que Bor­ja. Allí, en su país na­tal, re­si­de jun­to a su es­po­sa y sus hi­jos, y fue cria­do por su ma­dre y una tía. Se­gún se con­tó en un

Le he lla­ma­do mil ve­ces, pe­ro no quie­re ha­blar con­mi­go

des­apa­re­ci­do pro­gra­ma de co­ra­zón, Is­rael ha­bría si­do in­for­ma­do, desde muy pe­que­ño, de quién era su pa­dre bio­ló­gi­co, pe­ro nun­ca ha­bría lle­ga­do a co­no­cer­le. Cuando él te­nía 16 años, ma­dre e hi­jo vi­nie­ron a Es­pa­ña y se so­me­tie­ron a sen­das prue­bas de ADN pa­ra de­mos­trar que Josefina no men­tía. Lue­go, cuando Is­rael tu­vo 19 años, vol­vió so­lo y pa­só un mes con Ma­no­lo en su ca­sa. Des­pués sin nin­gu­na ra­zón el con­tac­to se rom­pió du­ran­te unos años. Por eso, ma­dre e hi­jo co­gie­ron un avión has­ta aquí al no po­der con­tac­tar con él: «Yo no he te­ni­do nun­ca un pa­dre. Le he echa­do de me­nos du­ran­te

is­rael de ochoa

to­da mi vi­da. Le he lla­ma­do mil ve­ces, pe­ro no quie­re ha­blar con­mi­go», nos con­fe­sa­ba el jo­ven con la voz en­tre­cor­ta­da.

En el mo­men­to en que es­ta­lló la no­ti­cia, ve­rano del 2009, Se­gu­ra se apre­su­ró a des­men­tir­la pú­bli­ca­men­te: «Lo úni­co que pue­do de­cir­te es que es ab­so­lu­ta­men­te fal­so. Es­to es al­go que me han que­ri­do atri­buir, pe­ro no está na­da cla­ro y lo des­mien­to». LA VER­SIÓN DE BOR­JA Sin em­bar­go, el pro­pio Bor­ja, días des­pués, con­fir­ma­ba en una en­tre­vis­ta que la his­to­ria de su her­mano se­cre­to no so­lo era cier­ta, sino que

se lo ha­bía con­ta­do el pro­pio Ma­no­lo: «Nos lo di­je­ron a Blan­ca y a mí en una cena con Ma­nuel, mi ma­dre y ami­gos co­mu­nes. De es­to ha­ce más de un año y me­dio. Pe­ro no se vol­vió a ha­blar del te­ma nun­ca más. En ese mo­men­to, tu­ve la sen­sa­ción de co­no­cer me­nos de lo que pen­sa­ba

a Ma­nuel».Y de he­cho, su ma­dre, la ba­ro­ne­sa Thys­sen, na­da más en­te­rar­se de que Is­rael y Josefina es­ta­ban en nues­tro país, se in­tere­só por co­no­cer­los y les in­vi­tó a pa­sar un día en su ca­sa de Sant Fe­liu de Gui­xols (Ge­ro­na).

Des­pués, ma­dre, hi­jo y nieto vol­vie­ron a Ca­na­dá es­pe­ran­do que, qui­zá, el co­ra­zón de Se­gu­ra se ablan­da­ra. Es­te me­dio ha po­di­do ha­blar con la pro­pia Josefina, quien con­fir­ma que no ha si­do po­si­ble tal co­mu­ni­ca­ción a lo lar­go de es­tos años. «No creo que la car­ta sur­ta efec­to, pe­ro es la de­ci­sión de mi hi­jo y la res­pe­to»,

re­ve­la du­ran­te la con­ver­sa­ción. De he­cho, y así co­mo en un prin­ci­pio el jo­ven ha­bía mos­tra­do in­te­rés en co­no­cer a su her­ma­nas­tro Bor­ja, an­te la de­sidia de es­te –en su mo­men­to de­cla­ró que no te­nía mu­cho in­te­rés en co­no­cer­le: «Si ese chi­co y yo nos vié­se­mos aho­ra, tan so­lo se­ría­mos sim­ples co­no­ci­dos», afir­mó–, aho­ra so­lo le in­te­re­sa re­unir­se con Ma­no­lo. «No quie­ro el di­ne­ro de na­die. So­lo co­no­cer a mi pa­dre. Es al­go que lle­vo muy den­tro. Quie­ro ver­lo an­tes de que

mue­ra», ha co­men­ta­do a su ma­dre. El con­te­ni­do de es­ta car­ta, pro­ba­ble­men­te nun­ca se co­no­ce­rá, pe­ro pue­de que sir­va pa­ra que pa­dre e hi­jo se vean las ca­ras. Is­rael, que en la ac­tua­li­dad si­gue ca­sa­do con su mu­jer, Anna, es pa­dre de dos hi­jos que tam­bién, ade­más de los de Bor­ja, son nie­tos de Se­gu­ra. Y es­tos, se­gu­ra­men­te, que­rrán co­no­cer a su abue­lo al­gún día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.