COM­PLI­CI­DAD CON SU HI­JA

FRAN­CIS­CO RI­VE­RA ASE­GU­RA QUE NO HA SA­CA­DO NIN­GÚN RÉ­DI­TO ECO­NÓ­MI­CO DEL PO­SA­DO DE CA­YE­TA­NA POR SU MA­YO­RÍA DE EDAD Y QUE HA SI­DO ES­TA QUIEN HA TE­NI­DO LA ÚL­TI­MA PA­LA­BRA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ACTUALIDAD - POR SAÚL OR­TIZ

La ma­yo­ría de edad de Ca­ye­ta­na Ri­ve­ra ha vuel­to a sem­brar la dis­cor­dia en­tre Fran­cis­co Ri­ve­ra y Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo. Más que en­tre ellos, en­tre quie­nes se em­pe­ci­nan en que­rer se­ña­lar al to­re­ro con el de­do acu­sa­dor. Avi­van el de­ba­te arrin­co­nán­do­le por ha­ber ven­di­do a su propia hi­ja. Di­bu­jan una reali­dad de Fran­cis­co de la que, en pri­va­do, se re­vuel­ve co­mo nun­ca. Aun­que no quie­re des­em­pol­var gue­rras del pa­sa­do, a su círcu­lo más pró­xi­mo sí les re­cuer­da por qué se ini­ció el li­ti­gio por la cus­to­dia de su hi­ja y có­mo se desa­rro­lla­ron los acon­te­ci­mien­tos des­de en­ton­ces.

AC­TO CON­SEN­TI­DO

In­sis­ten a es­ta re­vis­ta que to­das las par­tes eran co­no­ce­do­ras del flas­heo per­mi­ti­do y apro­ba­do por la pro­ta­go­nis­ta. Fran­cis­co ac­tuó con la com­pli­ci­dad y be­ne­plá­ci­to de su hi­ja, que se re­sig­nó a pen­sar que es­ta era la me­jor op­ción pa­ra dis­mi­nuir el al­can­ce del cha­pa­rrón me­diá­ti­co. Fran­cis­co ase­gu­ra que, una vez más, es­cu­chó a su hi­ja y ac­tuó en con­se­cuen­cia. No hay po­lé­mi­ca. De he­cho, fuen­tes cer­ca­nas al dies­tro afir­man que la si­tua­ción es­ta­ba tran­qui­la has­ta que se hi­zo pú­bli­ca la ver­sión de Eu­ge­nia a tra­vés de una voz au­to­ri­za­da: «Si eso no hu­bie­ra su­ce­di­do, no ha­bría po­lé­mi­ca al­gu­na. To­do es­to es rui­do, na­da más. Es­to no es­ta­ría pa­san­do en es­tos mo­men­tos, por­que no ha ha­bi­do ni en­tre­vis­ta ni es­pec­tácu­lo».

Tam­bién sor­pren­de que Eu­ge­nia des­li­ce que se en­te­ró de la exis­ten­cia de las fo­to­gra­fías al acu­dir a un quios­co, pue­de que por­que en su confesión va­ya im­plí­ci­ta la ver­da­de­ra re­la­ción que man­tie­ne con su hi­ja. Aca­so la co­mu­ni­ca­ción es in­co­mu­ni­ca­ción o Ta­na pre­fi­rió ha­cer un tri­ple sal­to mor­tal pa­ra evi­tar más ten­sión in­ne­ce­sa­ria. Quién sa­be.

FO­TOS GRATIS

El ago­ta­mien­to de Fran­cis­co es evi­den­te. Con­tro­la­do has­ta el ex­tre­mo, las au­di­to­rías que se ha­cen so­bre él son re­pe­ti­ti­vas y, en al­gu­nos ca­sos, ro­zan la hi­la­ri­dad. Man­tie­ne que no ha per­ci­bi­do re­mu­ne­ra­ción al­gu­na por la di­vul­ga­ción de las ya po­lé­mi­cas fo­to­gra­fías y que en nin­gún ca­so ha­brá ne­go­cia­ción con la in­ti­mi­dad de la jo­ven, cu­yas in­ten­cio­nes la­bo­ra­les no pa­san, de mo­men­to, por la ven­ta de ex­clu­si­vas. Tam­po­co se­ría una de­ci­sión re­pro­ba­ble, pues sus pa­dres han con­vi­vi­do con la pren­sa des­de la in­fan­cia e, in­clu­so en la ac­tua­li­dad, sa­can ré­di­to eco­nó­mi­co de su ima­gen. Tal vez por eso en el en­torno del to­re­ro lla­me la aten­ción es­ta aler­gia re­pen­ti­na de la duquesa de Mon­to­ro al pa­pel cu­ché, cuan­do ha lle­ga­do a po­sar so­bre las vir­gi­na­les sá­ba­nas de una ca­ma pa­ra ha­blar de sus amo­res y desamo­res.

Llue­ve so­bre mo­ja­do en un ba­rri­zal con de­ma­sia­dos nom­bres y ape­lli­dos.

Fran ase­gu­ra que ac­tuó tras ha­ber ha­bla­do con Ca­ye­ta­na

de ca­ra El en­torno de Fran ase­gu­ra que to­das las par­tes eran cons­cien­tes de la se­sión de fo­tos.

ago­ta­do Es­tá har­to de que se au­di­te pú­bli­ca­men­te ca­da de­ci­sión que to­ma en su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.