70 AÑOS DE CA­SA­DOS

ISA­BEL II Y FE­LI­PE DE EDIMBURGO ES UNA PA­RE­JA PE­CU­LIAR, DIS­TAN­TE, ENFRENTADA A AVEN­TU­RAS EXTRACONYUGALES. Y A PE­SAR DE TO­DO, CE­LE­BRAN SU ANI­VER­SA­RIO UNI­DOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - IMAGEN - POR HU­GO DE LU­CAS

La REI­NA ISA­BEL y FE­LI­PE DE EDIMBURGO aca­ban de ce­le­brar sus sie­te dé­ca­das de ma­tri­mo­nio.

Una co­ro­na no bas­ta pa­ra man­te­ner real­men­te uni­do un ma­tri­mo­nio, de mo­do que so­lo el de­ber no ex­pli­ca la com­pli­ci­dad que des­pués de 70 años aun fortalece el víncu­lo en­tre la rei­na Isa­bel II (91 años) y Fe­li­pe de Edimburgo (96). Es es­ta una pa­re­ja ex­tra­ña en mu­chos sen­ti­dos, an­ta­gó­ni­ca en sus per­so­na­li­da­des, inapro­pia­da in­clu­so pa­ra las exi­gen­cias de la realeza bri­tá­ni­ca. Ella es­ta­ba des­ti­na­da a ocu­par el trono; él era un ofi­cial de la Ma­ri­na con ai­re de ga­lán, per­te­ne­cien­te a una ra­ma des­arrai­ga­da y em­po­bre­ci­da de la no­ble­za eu­ro­pea, y de as­cen­den­cia ger­má­ni­ca, lo que en los años pos­te­rio­res a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial era ca­si un es­tig­ma. El can­di­da­to a con­sor­te pa­re­cía a to­das lu­ces inade­cua­do, sin em­bar­go, Jor­ge VI dio su ben­di­ción a los no­vios al des­cu­brir que se ama­ban con au­tén­ti­ca pa­sión, un atri­bu­to muy inusual en las re­la­cio­nes de pa­la­cio.

DOS PA­SOS POR DE­TRÁS

Po­cos años des­pués de su bo­da (el 20 de no­viem­bre de 1947), am­bos en­ten­die­ron que ne­ce­si­ta­rían mu­cho más que eso pa­ra que su in­ti­mi­dad no ter­mi­na­ra en

La rei­na acep­tó la otra vi­da de su ma­ri­do

fra­ca­so, di­na­mi­ta­da por las exi­gen­cias de la mo­nar­quía y por el or­gu­llo y las in­fi­de­li­da­des de Fe­li­pe. «No soy más que una mal­di­ta ame­ba, el úni­co hom­bre en el país que no pue­de dar sus

ape­lli­dos a sus hi­jos», lle­gó a con­fe­sar el du­que de Edimburgo du­ran­te una reunión con pe­rio­dis­tas. Co­mo ex­pli­ca la bió­gra­fa real In­grid Se­ward en su re­cien­te li­bro My Hus­band and I: The In­si­de

Story Of 70 Years Of Ro­yal Ma­rria­ge, «en pú­bli­co, Fe­li­pe tu­vo que con­tro­lar su fuer­te na­tu­ra­le­za com­pe­ti­ti­va pa­ra ser ca­paz de ca­mi­nar dos pa­sos por de­trás de su es­po­sa. Tu­vo que de­jar de la­do sus otros mu­chos in­tere­ses pa­ra con­ver­tir a la rei­na en el cen­tro de su vi­da. Po­dría ha­ber si­do un rol im­po­si­ble pa­ra un hom­bre de su tem­pe­ra­men­to: bri­llan­te, enér­gi­co, obs­ti­na­do y ob­se­sio­na­do con su ima­gen mas­cu­li­na. La rei­na, sin em­bar­go, com­pren­dió ins­tin­ti­va­men­te lo que ne­ce­si­ta­ba y siem­pre ha tra­ta­do de ase­gu­rar­se de que se sien­ta due­ño de su pro­pio ho­gar».

Pue­de que las con­ce­sio­nes de Isa­bel pa­ra que su ma­tri­mo­nio so­bre­vi­vie­ra lle-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.