El ta­ma­ño sí im­por­ta

El re­es­treno de la se­rie Friends ha vuel­to a abrir el de­ba­te so­bre el for­ma­to ori­gi­nal de las series y el que se usa pa­ra emi­tir­las en la te­le. Los ya an­ti­guos 4:3 fren­te a los más an­chos y mo­der­nos 16:9 re­cuer­dan las di­fi­cul­ta­des de adap­tar a la pe­que­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Series - TEX­TO: ANTÍA DÍAZ LEAL

Los que cre­cie­ron vien­do pe­lí­cu­las de va­que­ros en la pe­que­ña te­le­vi­sión de su ca­sa apren­die­ron a apre­ciar el ci­ne con dos ba­rras ne­gras arri­ba y aba­jo. Uno sa­bía que em­pe­za­ba lo bueno por­que to­do pa­re­cía cre­cer a lo an­cho, a pe­sar del ta­ma­ño de la pan­ta­lla. En­ton­ces no lo sa­bía­mos, o tal vez no im­por­ta­ba, pe­ro aca­bá­ba­mos de des­cu­brir que el ta­ma­ño im­por­ta. O al me­nos, las pro­por­cio­nes.

Dé­ca­das más tar­de, las ba­rras ne­gras si­guen sien­do la ma­dre del cor­de­ro, aun­que han cam­bia­do de sen­ti­do: ya no son horizontales, sino ver­ti­ca­les. Y es que a las series con las que dis­fru­ta­mos no ha­ce tan­to, las enor­mes y más pa­no­rá­mi­cas te­le­vi­sio­nes les que­dan grandes. La úl­ti­ma po­lé­mi­ca la ha su­fri­do to­do un clá­si­co de los 90, Friends. La pla­ta­for­ma Net­flix la ha pues­to al al­can­ce de to­dos… pe­ro na­da es igual. Los se­gui­do­res de la se­rie aplau­dían con las ore­jas, has­ta que des­cu­brie- ron con sor­pre­sa que a la pan­di­lla de neo­yor­qui­nos les ha­bían cam­bia­do los mar­cos. Li­te­ral­men­te.

¿Por qué? Por­que tan di­fí­cil co­mo la cua­dra­tu­ra del círcu­lo es adap­tar un for­ma­to 4:3 a una pan­ta­lla de 16:9. Las op­cio­nes son sen­ci­llas: o se res­pe­ta el for­ma­to ori­gi­nal, con dos fran­jas ver­ti­ca­les a los la­dos en­cua­dran­do la ima­gen, o es­ta se al­te­ra. Por­que se dis­tor­sio­na o por­que apa­re­cen en el plano de­ta­lles que an­tes, sor­pre­sa, no es­ta­ban allí. De­co­ra­dos, equi­po téc­ni­co… o un ata­que de ri­sa de Matt Le Blanc que an­tes que­da­ba fuera de la vis­ta del es­pec­ta­dor.

EL CA­SO «THE WIRE»

Ha­ce unos años, Vte­le­vi­sión ofre­ció la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de una se­rie de cul­to. The Wire, que la ca­de­na HBO es­tre­nó en 2002, to­da­vía fue ro­da­da en 4:3. Así la re­cor­da­ban los es­pec­ta­do­res. Y em­pe­zó el de­ba­te: ¿de­bía emi­tir­se la se­rie co­mo ha­bía si­do ro­da­da o ha­bía que cam­biar el for­ma­to pa­ra evi­tar las en­go­rro­sas ban­das ne­gras y que la ima­gen lle­na­se to­da la pan­ta­lla? En aquel momento, ha­ce ya seis años, Vte­le­vi­sión de­ci­dió pre­gun­tar a la au­dien­cia. Y a tra­vés de una vo­ta­ción, es­ta de­ci­dió que­dar­se con la ver­sión ori­gi­nal, por una pe­que­ña di­fe­ren­cia de vo­tos.

El pro­pio Da­vid Si­mon, crea­dor de The Wire, re­co­no­ció ha­ce dos años que el cam­bio de for­ma­to no siem­pre fun­cio­na. Fue cuan­do la HBO anun­ció la re­edi­ción de la se­rie en al­ta de­fi­ni­ción, pe­ro con un nue­vo as­pec­to, 16:9. Que, se­gún Si­mon, a ve­ces in­clu­so me­jo­ran el ori­gi­nal. Pe­ro en mu­chas es­ce­nas, el crea­dor de la se­rie afir­ma que se pier­de fuer­za o apa­re­cen pro­ble­mas, in­clu­so en diá­lo­gos con ac­to­res que en el en­cua­dre ori­gi­nal es­ta­ban fuera de cam­po. LA LO­CU­RA DE LOS 50 En reali­dad, el de­ba­te no es nue­vo. Los cam­bios en la re­la­ción de as­pec­to de la ima­gen son par­te de la his­to­ria del ci­ne. Esos 4:3 son el for­ma­to ha­bi­tual de las pri­me­ras pe­lí­cu­las, con un le­ve cam­bio a fi­na­les de los años 20. Pe­ro en la dé­ca­da de los 50 co­men­zó la re­vo­lu­ción de las nue­vas pan­ta­llas... pre­ci­sa­men­te pa­ra ofre­cer al pú­bli- co, que em­pe­za­ba a te­ner una pe­que­ña te­le, una ex­pe­rien­cia com­ple­ta­men­te dis­tin­ta en el ci­ne. Más gran­de, más an­cha, más es­pec­ta­cu­lar... y di­fí­cil de adap­tar a las te­les de la épo­ca. Ha­bía que lu­char con­tra el nue­vo en­tre­te­ni­mien­to con una for­ma de ver ci­ne que no se po­día re­pro­du­cir en el sa­lón de ca­sa.

La ca­rre­ra co­men­zó con Ci­ne­ra­ma, si­guió con Vis­taVi­sion y Ci­ne­mas­co­pe, Todd AO y Pa­na­vi­sion. Eti­que­tas que lu­cían con or­gu­llo los es­tu­dios en pe­lí­cu­las co­mo La con­quis­ta del Oes­te (Ci­ne­ra­ma), Los diez man­da­mien­tos (Vis­taVi­sion), Ben Hur (MGM 65), Con la muer­te en los ta­lo­nes (Vis­taVi­sion), Có­mo ca­sar­se con un mi­llo­na­rio (Ci­nes­ma­co­pe), West Si­de Story (Pa­na­vi­sion 70)... To­das esas pe­lí­cu­las que vi­mos en las pri­me­ras te­les en­mar­ca­das en las fa­mo­sas ban­das ne­gras horizontales, o — mu­cho peor— cor­ta­das por los la­dos. Se­rá que la fal­ta de res­pe­to por los for­ma­tos con los que fue con­ce­bi­da una pe­lí­cu­la, o aho­ra una se­rie, vie­nen de le­jos. Y ca­da vez tie­ne me­nos es­pa­cio en la ava­lan­cha de pan­ta­llas que nos ro­dean.

Los tra­di­cio­na­les 4:3 Así se emi­tió ori­gi­nal­men­te la se­rie « Friends » , con la re­la­ción de as­pec­to que la te­le­vi­sión tra­di­cio­nal he­re­dó de los pri­me­ros años del ci­ne, y que cam­bia­ría pa­ra siem­pre en la dé­ca­da de los 50.

Los no tan nue­vos 16:9 La pla­ta­for­ma Net­flix ha op­ta­do por adap­tar el for­ma­to a las nue­vas pan­ta­llas, mu­cho más an­chas. El re­sul­ta­do es un nue­vo en­cua­dre que am­plía el cam­po de vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.