«So­mos un mon­tón de mu­lle­res mo­ven­do a te­rra, te­mos fu­tu­ro e es­ta­mos pre­pa­ra­das»

Ana Co­rre­doi­ra, Mar­ta Ál­va­rez, Cris­ti­na Váz­quez y Ma­ri­luz Ra­ma son cua­tro tes­ti­mo­nios de un nue­vo rum­bo en el agro, un tiem­po en el que ellas es­tán dán­do­le va­lor aña­di­do, un plus

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - PA­TRI­CIA BLAN­CO CAR­BA­LLO / LA VOZ

A sus 27 años, Ana Co­rre­doi­ra no se ima­gi­na ha­cien­do nin­gu­na otra co­sa en nin­gún otro lu­gar. A Cer­na­da, una al­dea de Pa­las de Rei (Lu­go), es la tie­rra que la vio cre­cer a ella y a sus pa­dres. So­lo la de­jó pa­ra li­cen­ciar­se en Bio­lo­gía en San­tia­go, pe­ro ni si­quie­ra ahí se des­vin­cu­ló del te­rri­to­rio ni de la pro­fe­sión: la ga­na­de­ría, el agro, el ru­ral. Ya en­ton­ces te­nía en men­te su­mar­se a la ex­plo­ta­ción fa­mi­liar, y lo hi­zo en el 2012, con su her­mano, gra­dua­do en Quí­mi­ca y aho­ra doc­to­rán­do­se. No obs­tan­te, el 2014 lo mar­có to­do y les exi­gió más es­fuer­zo, en­tre­ga: per­die­ron a su pa­dre, al­ma del pro­yec­to que, en el 2000, ha­bía ini­cia­do el ma­tri­mo­nio: el cam­bio a eco­ló­gi­co y un obra­doi­ro (yo­gu­res...) que les abría una no­ve­do­sa vía de fu­tu­ro.

En ese pun­to de in­fle­xión, Ana en­con­tró en Mar­ta Ál­va­rez, res­pon­sa­ble de Gran­xa Ma­ru­xa (Mon­te­rro­so, Lu­go, tam­bién eco­ló­gi­ca), una ami­ga y una her­ma­na, una de esas mu­je­res ima­gi­na­ti­vas, lu­cha­do­ras y em­pren­de­do­ras que es­tán cam­bian­do el agro. Jun­tas, y con el her­mano y la ma­dre de Ana, for­ma­ron una coope­ra­ti­va, As Va­cas da Ulloa: en esas es­tán, con la idea de sa­lir al mer­ca­do a fi­na­les de año.

«Ho­xe as mu­lle­res es­tán sen­do o ac­ti­vo máis di­ná­mi­co do ru­ral. Apos­tan po­la di­ver­si­fi­ca­ción, a mo­der­ni­za­ción, a sin­gu­la­ri­za­ción. Mu­lle­res novas, for­ma­das. O ru­ral ten fu­tu­ro, e o fu­tu­ro es­tá aí, nas mans das mu­lle­res», di­ce Ro­sa Ar­cos, pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cións de Mu­lle­res Ru­rais en Galicia (Fa­de­mur). So­bre to­do, apun­ta, si se crean con­di­cio­nes pa­ra que sus pro­yec­tos se asien­ten, si hay res­pal­do de las ad­mi­nis­tra­cio­nes.

La Con­se­lle­ría do Me­dio Ru­ral ates­ti­gua un cam­bio de ac­ti­tud en el agro ga­lle­go: se­gún sus ci­fras, el 54 % de las per­so­nas que em­pren­den en él son mu­je­res, por­cen­ta­je que ca­si du­pli­ca a las em­pren­de­do­ras en el mun­do ur­bano (30 %). Hoy, ellas es­tán más for­ma­das y ca­pa­ci­ta­das. «A his­to­ria de moi­tas gran­xas é his­to­ria por­que as mu­lle­res es­tán de­trás pe­le­xan­do», afir­ma Ana. No so­lo ges­tio­nan una ex­plo­ta­ción, sino que «man­te­ñen en pé un­ha vi­ven­da, e un­ha gran­xa é un­ha ex­ten­sión dun­ha vi­ven­da, dun­ha fa­mi­lia ru­ral». Un tra­ba­jo in­vi­si­ble y sin tras­cen­den­cia que, va­lo­ra, su­po­ne una car­ga de ho­ras que les im­pi­de es­tar pre­sen­tes en los cen­tros de de­ci­sio­nes, don­de se ex­po­ne la reali­dad del sec­tor. La pre­sen­cia fe­me­ni­na en cur­sos y char­las es sim­bó­li­ca, y cree que cam­biar es­to es una ta­rea se­ria. Va len­ta. Se pre­gun­ta a dón­de van to­dos los años de tra­ba­jo de aque­llas mu­je­res que tie­nen 40 o 50 y que so­lo tie­nen 10 co­ti­za­dos: «É a his­to­ria que se borra can­do se tras­la­da a ci­fras».

Se­gún Me­dio Ru­ral, a día de hoy hay en Galicia 61.629 mu­je­res ti­tu­la­res de ex­plo­ta­cio­nes agroganaderas: re­pre­sen­ta­rían el 43 % del to­tal y la ten­den­cia es que va­yan a más. Sin em­bar­go, pa­ra Ro­sa Ar­cos esas son ci­fras «im­po­si­bles». A su jui­cio, dis­tor­sio­nan una reali­dad con mu­chas aris­tas en un te­rri­to­rio «con pro­ble­mas gra­ví­si­mos»: en­ve­je­ci­mien­to, fal­ta de re­le­vo, de­cli­ve de­mo­grá­fi­co, fal­ta de ser­vi­cios...

El sec­tor lác­teo

Ana re­cuer­da a sus pa­dres siem­pre preo­cu­pa­dos: el sec­tor lác­teo lle­va de­ce­nios en cri­sis. Aun así, ja­más les es­cu­chó arre­pen­tir­se del ca­mino to­ma­do. Tam­po­co ella lo ha­ce: «Se pa­ra min is­to se­gue me­re­cen­do a pe­na, le­van­tar­me ás se­te da ma­ñá e dei­tar­me ás do­ce da noi­te, sen pa­rar, en­tón é que es­tou on­de te­ño que es­tar». La jo­ven no se cues­tio­na si el ru­ral tie­ne fu­tu­ro; lo que se pre­gun­ta es si hay fu­tu­ro sin ru­ral: «Non». Ase­gu­ra que Galicia tie­ne un me­dio ri­co y con po­si­bi­li­da­des, «só hai que dar­lle un­ha vol­ti­ña». So­bre to­do, ve pre­ci­so apo­yo, que la Ad­mi­nis­tra­ción se im­pli­que, co­rri­ja ca­ren­cias. Las 7 va­cas con las que em­pe­za­ron sus pa­dres en el 87 son aho­ra una ca­ba­ña de 110: 55 en or­de­ño. Ges­tio­nar to­do eso re­quie­re «co­ñe­ce­men­tos am­plos» y la for­ma­ción nun­ca aca­ba: «Can­do es­tu­dei e vol­vín pa­ra aquí a xen­te in­ter­pre­ta­ba que non con­se­gui­ra tra­ba­llo, e que ti­ña co­mo se­gun­do pra­to mu­xir va­cas». Es un es­que­ma men­tal a cam­biar. Han si­do años de emo­cio­nes y sa­cri­fi­cio, pe­ro pri­ma «a fe­li­ci­da­de de fa­cer al­go que eli­xín, al­go que desexa­ba e on­de desexa­ba. Ne­ce­si­to o es­pa­zo no que es­tou».

Mar­ta Ál­va­rez (46 años) es­tu­dió Em­pre­sa­ria­les. Su pa­dre te­nía arren­da­da una gran­ja en Mon­te­rro­so y un día del 2000 se le es­ca­pa­ron las va­cas. Fue­ron a pa­rar a la ca­sa que te­nían a un ki­ló­me­tro: «Le­vei­nas de vol­ta á gran­xa, pa­re­ceu­me fá­cil e pen­sei que po­día con­ver­ter­me en em­pre­sa­ria do lei­te. Así, di­rec­ta­men­te», ríe. El con­tra­to fi­na­li­za­ba y, sí, ella se hi­zo car­go: «A ig­no­ran­cia de non sa­ber o tra­ba­llo e o com­pli­ca­do que é a gan­de­ría: ne­ce­sí­tan­se co­ñe­ce­men­tos de me­teo­ro­lo­xía, ve­te­ri­na­ria, ad­mi­nis­tra­ción, agri­cul­tu­ra...». Su vin­cu­la­ción con el agro no ha­bía si­do la de Ana, así que le to­có apren­der to­do: orde­ñar, an­dar en el trac­tor... Em­pe­za­ba a des­pe­gar cuan­do, en el 2002, lle­gó el pri­mer re­vés: «Ma­tá­ron­me to­das as va­cas por un bro­te de tu­bercu­lose que ao fi­nal deu ne­ga­ti­vo». Se re­pu­so. Com­pró otras y, en el 2007, op­tó

Se­gún Me­dio Ru­ral, en es­te ám­bi­to ellas su­po­nen un 54 % de los em­pren­de­do­res, mien­tras que en las ciu­da­des son el 30 %

por el mun­do eco­ló­gi­co: «Se tra­ba­llas a te­rra, queres coidar de­la». Tres años más tar­de lle­ga­ron las Ma­ru­xas, ga­lle­tas de na­ta pro­du­ci­das con la le­che de sus va­cas (tie­ne 40) y que, jun­to con una so­cia, le re­por­ta­ron pre­mios y vi­si­bi­li­dad. Aho­ra, las ma­ru­xas ya no son un pro­yec­to de Mar­ta, pe­ro se ha vuel­to a le­van­tar. Con las tres chi­cas de Mil­hu­lloa y su her­ma­na ha lan­za­do Muuh­lloa, cos­mé­ti­ca ga­lle­ga con ba­se en le­che y plan­tas. Y con Ana tie­ne en mar­cha As Va­cas da Ulloa, «pro­xec­to ilu­sio­nan­tí­si­mo» en el que, en una plan­ta de ven­ta­na­les y her­mo­sas vis­tas en A Cer­na­da, uni­rán el fru­to de su tra­ba­jo: «Que­re­mos re­cu­pe­rar o lei­te de an­tes, o de ver­da­de, cre­mos nis­to. Que­re­mos fa­ce­lo to­do aquí, no ru­ral, non le­va­lo a un po­lí­tres gono». Ha­brá yo­gu­res, pos­tres lác­teos, man­te­qui­lla... Ha llo­ra­do mu­cho y na­da fue fá­cil, pe­ro di­ce que las mu­je­res tie­nen «re­si­lien­cia». En su en­torno co­no­ce mu­chas con pro­yec­tos in­no­va­do­res: «So­mos un mon­tón de mu­lle­res que es­ta­mos mo­ven­do a te­rra. Xen­te pre­pa­ra­da, que es­tu­da­mos, que que­re­mos es­te re­torno. Te­mos fu­tu­ro, es­ta­mos pre­pa­ra­das». Una «re­vo­lu­ción».

«Era re­no­var­se ou pa­rar», co­men­ta Cris­ti­na Váz­quez (1970) des­de Ver­du­ras Che­lín, una so­cie­dad ci­vil de cu­ña­dos y her­ma­nos que ini­cia­ron en el 2004 en Ra­ño­bre (Ar­tei­xo). Ve­nían de otras áreas, pe­ro en sus ca­sas «sem­pre hou­bo dis­to». Ella es, ade­más, la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­nais Hor­ta do No­roes­te, crea­da ha­ce ca­si años, y en cu­ya di­rec­ti­va hay más mu­je­res. En Ver­du­ras Che­lín tra­tan de ir al «mí­ni­mo re­si­duo», a la úl­ti­ma tec­no­lo­gía, a la in­no­va­ción, a una for­ma dis­tin­ta de en­ten­der la agri­cul­tu­ra. El 100 % de su pro­duc­ción se lo lle­va Ga­di­sa. Co­mo Ana y Mar­ta, in­ci­de en que, al con­tra­rio de lo que se pien­sa, el agro re­quie­re co­no­ci­mien­tos, «co­mo cal­que­ra em­pre­sa». Lamenta que no sea va­lo­ra­do, ni por la so­cie­dad ni tan­to co­mo de­be­ría por las ad­mi­nis­tra­cio­nes. «O agro ten fu­tu­ro, tes que ter os pés na te­rra», so­pe­sa.

Des­de Vi­lar­tri­guei­ro, en Co­ris­tan­co, afir­ma Ma­ri­luz Ra­ma que, ella, «nun­ca xa­mais» ima­gi­nó de­di­car­se a la api­cul­tu­ra. Lim­pió, tra­ba­jó en hos­te­le­ría, emi­gró... y las abe­jas no en­tra­ban ini­cial­men­te en sus pla­nes. Su ma­ri­do tra­ba­ja en la cons­truc­ción y to­da­vía ha­bía pe­se­tas cuan­do com­pró la pri­me­ra col­me­na. Era el hobby de él y ella co­la­bo­ra­ba. Aun­que ya des­de an­tes es­ta­ba «de al­ta en Agra­ria», ha­ce dos años, ani­ma­da tam­bién por su hi­jo, de­ci­dió dar el pa­so y ha­cer­se con el eti­que­ta­do A raí­ña das abe­llas: «Vin que era un­ha op­ción máis». Ella es la ti­tu­lar y tie­ne 40 col­me­nas cu­ya pro­duc­ción ven­den en la co­mar­ca, Car­ba­llo, A Co­ru­ña... Es­to le obli­ga a de­di­car me­nos tiem­po al au­to­con­su­mo que siem­pre tu­vo, esa le­chu­ga, hue­vos o pa­ta­tas. Ges­tio­na un tiem­po que la ha­ce fe­liz, pe­ro ve mu­chos «atran­cos» pa­ra el pe­que­ño pro­duc­tor.

Ana, Mar­ta, Cris­ti­na y Ma­ri­luz son de esas mu­je­res que han de­ci­di­do echar­se la tie­rra a la es­pal­da y lu­char por ella. Era Ga­li­za/ un país en pa­xes / na ca­be­za das mu­lle­res, es­cri­bió el poe­ta y per­ce­bei­ro Pa­co Sou­to. Era y es.

AL­BER­TO LÓ­PEZ

Ana Co­rre­doi­ra y Mar­ta Ál­va­rez, en el es­pa­cio que han le­van­ta­do en A Cer­na­da (Pa­las de Rei) pa­ra la coope­ra­ti­va As Va­cas da Ulloa, im­pul­sa­da por ellas y la fa­mi­lia.

ANA GAR­CÍA

Váz­quez, una de las res­pon­sa­bles de Ver­du­ras Che­lín y pre­si­den­ta de una en­ti­dad de hor­ti­cul­to­res.

ANA GAR­CÍA

Ma­ri­luz nun­ca pen­só que la api­cul­tu­ra se­ría su pro­fe­sión.

M. F.

El pa­pel de la mu­jer en el sec­tor del vino es igual­men­te ac­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.