«Aque­llo me pa­re­ció be­llí­si­mo»

Marcelino Ore­ja Ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Con­se­jo de Eu­ro­pa

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PROYECTO COMÚN - S. LUAÑA LA VOZ

Marcelino Ore­ja (Ma­drid, 1935) no fal­ta en San­tia­go a nin­gu­na cita con el Ca­mino. Por eso fue pro­ta­go­nis­ta del 30 aniver­sa­rio de su de­cla­ra­ción co­mo pri­mer iti­ne­ra­rio cul­tu­ral eu­ro­peo. Lo mis­mo que en 1987, cuan­do des­de la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del Con­se­jo de Eu­ro­pa pro­mo­vió su nom­bra­mien­to. «Aque­llo me pa­re­ció be­llí­si­mo», re­cuer­da des­de San Xe­ro­me. Y no solo por su que­ren­cia al Ca­mino, sino por­que fue un ac­to sim­bó­li­co de la re­con­ci­lia­ción de las Es­pa­ñas. «Un país sin Cons­ti­tu­ción no po­día en­trar en el Con­se­jo de Eu­ro­pa y Es­pa­ña to­da­vía la es­ta­ba desa­rro­llan­do, así que se en­con­tró una fór­mu­la muy ori­gi­nal, que to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas es­pa­ño­las de­cla­ra­sen su com­pro­mi­so de que en Es­pa­ña iba a ha­ber una Cons­ti­tu­ción, y fue un ac­to muy her­mo­so. Allí es­ta­ba Ca­rri­llo, Fra­ga, una re­pre­sen­ta­ción del go­bierno de Suá­rez, allí es­ta­ban los par­ti­dos re­gio­na­lis­tas, to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas re­pre­sen­ta­das y allí se hi­zo una de­cla­ra­ción so­lem­ne y eso per­mi­tió que se acep­ta­se la ad­he­sión de Es­pa­ña. El pa­so si­guien­te era la fir­ma, que pa­ra mí fue uno de los mo­men­tos más emo­cio­nan­tes de mi vi­da pú­bli­ca, del Con­ve­nio de De- re­chos Hu­ma­nos y Li­ber­ta­des Fun­da­men­ta­les».

Esa ilu­sión de en­ton­ces le si­gue acom­pa­ñan­do tras una lar­ga vi­da po­lí­ti­ca. De he­cho, si bien no di­si­mu­la su preo­cu­pa­ción por las en­cru­ci­ja­das del mo­men­to ac­tual, Marcelino Ore­ja es­tá con­ven­ci­do de que el Es­ta­do de de­re­cho pre­va­le­ce­rá: «Tran­qui­li­dad y con­fian­za», di­ce.

Sin se­pa­rar los ojos de la vis­ta de la plaza del Obra­doi­ro, Ore­ja Agui­rre re­afir­ma su com­pro­mi­so con el Ca­mino de San­tia­go y con la ciu­dad que lo hi­zo hi­jo adop­ti­vo: «Quie­ro mu­chí­si­mo a es­ta ciu­dad y al Após­tol; le lla­mo a ver có­mo me arre­gla las co­sas. Es mi san­to».

Rehú­ye de que­dar­se con el ra­mi­lle­te y com­par­te las flo­res, por eso re­cuer­da a Íñi­go Mén­dez de Vi­go y a Jo­sé Ma­ría Ba­lles­ter, sus ase­so­res cuan­do pu­sie­ron en mar­cha la de­cla­ra­ción del iti­ne­ra­rio cul­tu­ral; a Xe­rar­do Estévez, «que fue el que tu­vo la idea», al prín­ci­pe de Liech­tens­tein, que reali­zó la ofren­da al Após­tol, y a Gar­cía Sa­bell y Fer­nán­dez Al­bor, «con quie­nes siem­pre ha­bla­ba del Ca­mino allí don­de me los en­con­tra­ba».

En­ton­ces le lla­mó la aten­ción el co­no­ci­mien­to que en Eu­ro­pa ha­bía del Ca­mino de San­tia­go sin que San­tia­go lo su­pie­se, «pero mu­chos eran in­te­lec­tua­les, y yo que­ría lle­gar al co­ra­zón de los eu­ro­peos». Y lo hi­zo.

FOTO PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Ore­ja si­gue sien­do un en­tu­sias­ta del Ca­mino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.