Cua­tro si­glos de una de­cla­ra­ción ab­sur­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

Ha­ce aho­ra cua­tro si­glos. El miér­co­les 24 de fe­bre­ro de 1616, los miem­bros de una co­mi­sión del San­to Ofi­cio for­ma­da por on­ce teó­lo­gos —en­tre los que se en­con­tra­ba el do­mi­ni­co To­más de Le­mos, na­tu­ral de Ri­ba­da­via— ru­bri­ca­ban en Ro­ma un ve­re­dic­to his­tó­ri­co. La In­qui­si­ción que­ría pro­nun­ciar­se so­bre el he­lio­cen­tris­mo, una vez se iba co­no­cien­do la pos­tu­ra fa­vo­ra­ble de Galileo Ga­li­lei, a quien la idea co­per­ni­ca­na le pa­re­cía más cohe­ren­te con sus ob­ser­va­cio­nes al te­les­co­pio. En­tre los fir­man­tes de la de­cla­ra­ción no ha­bía nin­gún as­tró­no­mo, pe­ro uná­ni­me­men­te con­clu­ye­ron que la afir­ma­ción de que el Sol no se mue­ve es «ne­cia y ab­sur­da en fi­lo­so­fía; y for­mal­men­te he­ré­ti­ca, por con­tra­de­cir la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra»; tam­bién de­cla­ra­ron que de­cir que la Tie­rra gi­ra so­bre sí mis­ma es «ab­sur­do fi­lo­só­fi­ca­men­te» y «al me­nos erró­neo en la fe».

Ahí es na­da; el pen­sar que la Tie­rra gi­ra al­re­de­dor de sí mis­ma y tam­bién al­re­de­dor del Sol es li­te­ral­men­te una idea «stul­tam et ab­sur­dam in Phi­lo­sop­hia». Pa­san­do por al­to lo de la es­tul­ti­cia, y de acuer­do con Con­cep­ción Are­nal (véa­se la ci­ta), pen­se­mos en el por­qué de la ca­li­fi­ca­ción de ab­sur­do. La eti­mo­lo­gía es elo­cuen­te: ab-sur­dus es aque­llo que pro­vie­ne de la sor­de­ra, y por lo cual re­sul­ta a su vez inin­te­li­gi­ble. Y si no lo en­ten­de­mos es qui­zás por­que es iló­gi­co. En es­te sen­ti­do, te­nían to­da la razón los teó­lo­gos del San­to Ofi­cio; pa­ra ellos de­cir que el Sol no se mue­ve es ab­sur­do, por­que es iló­gi­co. Vea­mos: todos los cuer­pos ce­les­tes se mue­ven; el Sol es un cuer­po ce­les­te; lue­go el Sol se mue­ve. He ahí un tí­pi­co si­lo­gis­mo (en Da­rii) que su­pon­go ha­ría fu­ror es­co­lás­ti­co y aris­to­té­li­co. Esa ló­gi­ca nun­ca fa­lla. Pe­ro la co­mi­sión no qui­so ver que Galileo ne­ga­ba la ma­yor: el mo­vi­mien­to de los cuer­pos ce­les­tes es re­la­ti­vo, y si ve­mos gi­rar el Sol y las estrellas es sim­ple­men­te por­que nos mo­ve­mos no­so­tros.

O sea que la de­cla­ra­ción del San­to Ofi­cio era hi­ja de una ló­gi­ca de­duc­ti­va —ama­da por To­más de Aquino— de la que aque­llos teó­lo­gos es­ta­ban pri­sio­ne­ros. Pe­ro afor­tu­na­da­men­te el mundo de la razón no ter­mi­na­ba ahí. A co­mien­zos del XVII, el mo­do de pro­gre­sar el co­no­ci­mien­to es­ta­ba sien­do re­vi­sa­do por Galileo, al desafiar las pre­mi­sas de la au­to­ri­dad ar­mán­do­se de em­pi­ris­mo, y se es­ta­ba abrien­do pa­so una ló­gi­ca in­duc­ti­va, que de­fen­día el fi­ló­so­fo Francis Ba­con. Era aque­lla una re­vo­lu­ción pro­fun­da en la his­to­ria del pen­sa­mien­to. Era lo que aho­ra lla­ma­mos un cam­bio de pa­ra­dig­ma, cuan­do se mo­di­fi­can las re­glas del jue­go, y los cam­bios con­vier­ten en ab­sur­do to­do lo que an­tes re­sul­ta­ba ló­gi­co. Pe­ro siem­pre hay quien si­gue can­tan­do las cua­ren­ta cuan­do he­mos pa­sa­do a ju­gar al mus.

Fue tam­bién por en­ton­ces cuan­do Sha­kes­pea­re pu­so en bo­ca de Ham­let es­tas pa­la­bras: «Hay más co­sas en el cie­lo y la tie­rra, Ho­ra­cio, que las que sue­ña tu fi­lo­so­fía». Sal­ga­mos de es­que­mas fi­lo­só­fi­cos. En ge­ne­ral, ab­sur­do es lo que no po­de­mos ex­pli­car de mo­do ra­zo­na­ble; qui­zás, to­do lo irra­cio­nal. Pue­de afec­tar a un mundo ex­ten­so, al que per­te­ne­cen in­nu­me­ra­bles reali­da­des —so­bre to­do emo­cio­na­les— de nues­tra vi­da y de nues­tra cul­tu­ra. Co­men­zan­do por al­gu­nas tan im­por­tan­tes como el im­pac­to per­so­nal del amor o la con­mo­ción an­te una muer­te cer­ca­na y mu­chas otras que se en­car­nan en tra­di­cio­nes, afec­tos, de­vo­cio­nes y cre­dos, como que­da re­fle­ja­do en la co­lec­ción de ci­tas; y tam­bién, mu­chas otras crea­cio­nes hu­ma­nas de las ar­tes, las le­tras y la po­lí­ti­ca. En todos esos cam­pos, con­vi­vir con el ab­sur­do no tie­ne pro­ble­mas. Los con­flic­tos na­cen cuan­do nos exi­gi­mos una vía de ra­zo­na­mien­to, como que­ría To­más de Aquino pa­ra la fe. Ahí, la cien­cia siem­pre ga­na. Por­que a la ho­ra de ex­pli­car la na­tu­ra­le­za y sus fe­nó­me­nos el ca­mino de la razón es im­pres­cin­di­ble y no hay más au­to­ri­dad que la prue­ba ex­pe­ri­men­tal. Nos gus­te o no, al mar­gen de cual­quier re­la­to bí­bli­co y cual­quier si­lo­gis­mo, aunque Co­pér­ni­co y Galileo no hu­bie­ran exis­ti­do, la Tie­rra se­gui­ría gi­ran­do. ¿Ver­dad que hoy re­sul­ta ab­sur­da la de­cla­ra­ción de aque­llos teó­lo­gos so­bre un te­ma de as­tro­no­mía?

Los teó­lo­gos de la In­qui­si­ción es­ta­ban cau­ti­vos de la ló­gi­ca aris­to­té­li­ca

Por con­ti­nuar de­fen­dien­do el he­lio­cen­tris­mo a pe­sar de ser ad­ver­ti­do ha­ce aho­ra 400 años, en 1633 Galileo fue juz­ga­do por la In­qui­si­ción, obli­ga­do a ab­ju­rar y con­de­na­do a per­ma­ne­cer en arres­to do­mi­ci­lia­rio has­ta el fin de sus días («Galileo an­te el San­to Ofi­cio», cua­dro de Ro­bert-Fleury)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.