En va­ca­cio­nes, leer el pe­rió­di­co

No bas­ta tra­ba­jar so­lo con la no­ti­cia como si fue­ra un re­cor­te de la ac­tua­li­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA -

Aca­ba­mos de ce­le­brar la Semana de la Pren­sa en la Es­cue­la (7-11 de mar­zo) y su mis­mo tí­tu­lo nos re­cuer­da que no bas­ta el tra­ba­jar so­lo con la no­ti­cia en cla­se como si fue­ra una man­za­na so­li­ta­ria ol­vi­dan­do el man­zano que la crió.

Di­cho de otro mo­do, a la es­cue­la de­be lle­gar el ár­bol en­te­ro y, vis­to su con­jun­to, de­ci­dir­se por el fru­to ma­du­ro que más nos ape­te­ce, que es po­si­ble pa­ra nues­tros li­mi­ta­dos dien­tes y di­ge­ri­ble pa­ra nues­tras en­tra­ñas sa­pien­cia­les.

Ha­ce unos po­cos días, el 8 del pre­sen­te mar­zo, La Voz de Ga­li­cia pu­bli­ca­ba un am­plio es­tu­dio so­bre la uti­li­za­ción del mó­vil en el au­la como fuen­te rá­pi­da de con­tac­tos. Na­da que opo­ner si se cum­plen las cau­cio­nes que allí se in­di­can como he­rra­mien­ta di­dác­ti­ca y no dis­trac­ti­va.

Pe­ro la no­ti­cia así, viu­di­ta, re­cor­te pri­va­ti­vo en di­rec­to, es­tric­ta­men­te so­la sin pá­gi­nas ni ayu­da de acom­pa­ñan­tes y en me­dio de otras tan­tas no­ti­cias de aquí y allá que le sir­van de ilus­tra­ción y cau­sal sen­ti­do, una no­ti­cia así per­dió la tri­bu y el tono co­mu­ni­ta­rio que las po­bla­das pá­gi­nas del pe­rió­di­co le da­ban.

1

Per­der los pa­pe­les. Dí­ce­se del que pierde el do­mi­nio de sí mis­mo. La no­ti­cia allí es­ta­ba, en su há­bi­tat, en le­tra de ca­si­ta me­nu­da o gran­do­ta como tí­tu­lo de en­tra­da de pa­la­cio o de pe­rió­di­co, que es su ver­da­de­ra ca­sa. Y aho­ra, in­clu­so con unas san­gui­na­rias ti­je­ras, se la re­cor­ta y de­ja en sus pá­gi­nas de co­bi­jo un agujero ja­más re­lle­na­ble. El pe­rió­di­co, por su­pues­to, a la pa­pe­le­ra. Po­bre no­ti­cia.

Al­go así como una ex­trac­ción mo­lar o un pe­lliz­co de car­ne hu­ma­na pa­ra ser exa­mi­na­da en el la­bo­ra­to­rio a ver de qué pie co­jea o qué en­fer­me­dad lle­va con­si­go. Lle­ga al pu­pi­tre, per­di­da su iden­ti­dad so­cial.

Per­der los pa­pe­les es al­go que se di­ce de las per­so­nas de ac­ción in­con­tro­la­da; pe­ro, ha­blan­do de la no­ti­cias, se con­vier­te un po­co en un sin pa­pe­les que no se sa­be muy bien de dón­de vie­ne y a dón­de va.

2

El fu­tu­ro asép­ti­co. Por su­pues­to, no hay na­da en con­tra de los pe­rió­di­cos que se de­ci­den por una edi­ción di­gi­tal y que, por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas y de ex­ten­sión más fá­cil del pro­duc­to, se pre­fie­re ser­vir acon­te­ci­mien­tos al im­pul­so rá­pi­do y jo­ven de un bo­tón o de un arras­tre en la nu­be; pe­ro la no­ti­cia, la le­tra en que va, la pá­gi­na en la que se com­po­ne, las otras no­ti­cias de las que se ro­dea, la pu­bli­ci­dad que la en­mar­ca, la sec­ción de siem­pre en la que se en­cuen­tra, la opi­nión ac­ce­si­ble con la que se co­men­ta, la re­pe­ti­ción y co­men­ta­rios que pro­du­ce, el gráfico que la vi­sua­li­za, el pa­so so­lem­ne o lo­co de las pá­gi­nas a ver dón­de se es­con­de, no tie­ne com­pa­ra­ción con na­da. 3 El pe­rió­di­co es una obra de ar­te. Efec­ti­va­men­te, el pe­rió­di­co es una obra de ar­te en co­mu­ni­ca­ción. Un pro­duc­to del pen­sa­mien­to del equi­po pro­duc­tor, un ba­rrio en­xe­bre de la no­ti­cia, una in­vi­ta­ción a co­men­ta­rios con los que es­tán a tu la­do, una for­ma de com­par­tir lo que es­tás le­yen­do con el mi­ra, mi­ra qué po­ne aquí. ¿Có­mo po­drán ha­cer­lo los alum­nos con una pan­ta­lli­ta de na­da que te ca­be en el bol­si­llo?

Lo sa­be­mos: tal vez to­da es­ta ba­ta­lli­ta es­tá me­dio per­di­da, pe­ro sue­na al­go así como la nou­ve­lle cui­si­ne, se­lec­ti­va. De mo­men­to, sea bien­ve­ni­do a la es­cue­la el pe­rió­di­co en­te­ro, que del mó­vil na­die pri­va­rá a los cha­va­les. Es su mo­men­to, sin du­da, y lo ha­rán muy bien. Pe­ro, tal vez, con el tiem­po, vol­ve­rán de vez en cuan­do, como una fies­ta, al po­te tra­di­cio­nal y va­ria­do don­de hay mu­cho don­de es­co­ger, como en el pe­rió­di­co. ¡Y fe­li­ces va­ca­cio­nes!

AL­BER­TO LÓ­PEZ

El cen­tro pa­ra adul­tos de Al­bei­ros ce­le­bró la Semana de la Pren­sa en la Es­cue­la con una ex­po­si­ción de pe­rió­di­cos de to­do el mundo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.