Ni­ños con síndrome de As­per­ger

Do­ce claves pa­ra me­jo­rar su acep­ta­ción en el ám­bi­to es­co­lar

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - ORIENTACIÓN EDUCATIVA - > Ana T. Jack anat­jack@edu.xun­ta.es

Te­ne­mos muy cla­ro que un ni­ño que se des­pla­za en si­lla de rue­das pre­sen­ta unas ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas es­pe­cia­les que hay que ayu­dar­le a su­pe­rar con las adap­ta­cio­nes ne­ce­sa­rias: ram­pas de ac­ce­so al co­le­gio, mo­bi­lia­rio ade­cua­do, adap­ta­ción cu­rri­cu­lar en de­ter­mi­na­das áreas, cui­da­dor si es que lo pre­ci­sa... y, por su­pues­to, to­do el apo­yo y com­pren­sión por par­te del pro­fe­so­ra­do y de los pro­pios com­pa­ñe­ros.

En el ca­so de los ni­ños con síndrome de As­per­ger el problema no es tan vi­si­ble... ni tan co­no­ci­do. Aunque en apa­rien­cia no tie­nen nin­gún problema, o in­clu­so pue­de que sean más in­te­li­gen­tes que la me­dia, mues­tran cier­tos com­por­ta­mien­tos pe­cu­lia­res que, a ojos de los de­más, so­lo son ex­cen­tri­ci­da­des. Es fre­cuen­te que se les eti­que­te de ra­ri­tos y que sufran el re­cha­zo y la in­com­pren­sión de sus com­pa­ñe­ros. Aunque es­to es­tá cam­bian­do po­co a po­co, aún que­da un lar­go ca­mino por re­co­rrer has­ta con­se­guir cam­biar la per­cep­ción de los que los ro­dean: no se tra­ta de sim­ples ex­cen­tri­ci­da­des, sino de ver­da­de­ras di­fi­cul­ta­des que en­tre todos de­be­mos ayu­dar­les a su­pe­rar.

El síndrome de As­per­ger es un tras­torno de ori­gen neu­ro­bio­ló­gi­co en­mar­ca­do den­tro de los tras­tor­nos del es­pec­tro au- tis­ta (TEA), con los que com­par­te las si­guien­tes ca­rac­te­rís­ti­cas:

1 Di­fi­cul­ta­des en las re­la­cio

nes so­cia­les. Su in­ter­ac­ción con los de­más no es la ade­cua­da ya que pue­den re­sul­tar ex­ce­si­va­men­te des­in­hi­bi­dos o, por el con­tra­rio, re­traí­dos y te­me­ro­sos. Tam­bién hay un problema de em­pa­tía o tor­pe­za a la ho­ra de po­ner­se en la piel del otro y adi­vi­nar có­mo pue­de pen­sar, sen­tir u opi­nar la otra per­so­na (por ejem­plo, les cues­ta in­ter­pre­tar el lenguaje no ver­bal de lo que es ade­cua­do o se es­pe­ra de ellos). Es­ta tor­pe­za so­cial les lle­va a me­ter la pa­ta y a te­ner con­flic­tos con fre­cuen­cia, por lo que a ve­ces pre­fie­ren es­tar so­los y ais­lar­se. 2 Di­fi­cul­ta­des en el área de la co­mu­ni­ca­ción y el lenguaje. For­mal­men­te sue­len pre­sen­tar un lenguaje con un vo­ca­bu­la­rio ri­co y pre­ci­so, in­clu­so pe­dan­te. El problema es la par­te prác­ti­ca del mis­mo: pue­den ha­blar con la mis­ma fa­mi­lia­ri­dad a un com­pa­ñe­ro, a un pro­fe­sor o a una per­so­na des­co­no­ci­da. El lenguaje me­ta­fó­ri­co tam­bién les da pro­ble­mas. Los do­bles sen­ti­dos, las iro­nías, las fra­ses he­chas o los re­fra­nes sue­len re­sul­tar­les di­fí­ci­les de com­pren­der. Tam­bién les su­po­ne to­do un re­to es­ta­ble­cer con­ver­sa­cio­nes, man­te­ner­las y ter­mi­nar­las de ma­ne­ra ade­cua- da. El tono de voz y el lenguaje no ver­bal (con­tac­to ocu­lar, ex­pre­sión fa­cial...) con fre­cuen­cia son inade­cua­dos.

3 In­fle­xi­bi­li­dad men­tal y com

por­ta­men­tal. Es­te as­pec­to ge­ne­ra mu­cha in­com­pren­sión en los de­más, ya que les cues­ta rom­per con las ru­ti­nas y adap­tar­se a los cam­bios de for­ma es­pon­tá­nea. Tie­nen ra­bie­tas y se con­tra­rían con fa­ci­li­dad. Los am­bien­tes pre­de­ci­bles y la re­pe­ti­ción de há­bi­tos les dan se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad. Por otro la­do, con fre­cuen­cia tie­nen te­mas de in­te­rés pe­cu­lia­res que no sue­len coin­ci­dir con los pro­pios de su edad (el an­ti­guo Egip­to, los tre­nes, los números, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial....).

Ade­más de es­tas tres ca­rac­te­rís­ti­cas sue­len pre­sen­tar pro­ble­mas en el área mo­triz grue­sa (tor­pe­za al an­dar, co­rrer...) y fina (di­fi­cul­ta­des pa­ra atar­se los cor­do­nes de los za­pa­tos, pa­ra es­cri­bir...).

Co­no­cer y acep­tar las ne­ce­si­da­des y for­ta­le­zas de los ni­ños con síndrome de As­per­ger es la me­jor fór­mu­la pa­ra que com­pa­ñe­ros y pro­fe­so­res pue­dan com­pren­der su par­ti­cu­lar for­ma de en­ten­der el mundo y se­pan ayu­dar­les a su­pe­rar los obs­tácu­los.

DA­VID WOO

Ex­plí­ca­me con cla­ri­dad las re­glas, aunque te pa­rez­can evi­den­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.