La re­la­ti­vi­dad se ha­ce ge­ne­ral

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

La re­vis­ta An­na­len der Phy­sik pu­bli­ca­ba el día 20 de mar­zo de 1916 un ar­tícu­lo de Al­bert Eins­tein ti­tu­la­do «Los fun­da­men­tos de la teo­ría ge­ne­ral de re­la­ti­vi­dad». Su prin­ci­pal no­ve­dad no es­ta­ba en la idea re­la­ti­vis­ta, plan­tea­da por él ya diez años an­tes, sino en apli­car­la de un mo­do ge­ne­ral. Si con la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad es­pe­cial, o res­trin­gi­da, en 1905 Eins­tein ha­bía pues­to en du­da la exis­ten­cia de un tiem­po y un es­pa­cio ab­so­lu­tos —como los ha­bía pen­sa­do New­ton—, en es­ta nue­va pu­bli­ca­ción am­plia­ba sus du­das, plan­tean­do que tam­bién la gra­ve­dad, aque­lla fuer­za co­mún a to­da la ma­te­ria que gobierna los mo­vi­mien­tos de los cuer­pos ce­les­tes y te­rres­tres, es­tá so­me­ti­da a la re­la­ti­vi­dad, y de he­cho no es más que una con­se­cuen­cia de la de­for­ma­ción del es­pa­cio-tiem­po de cua­tro di­men­sio­nes por la pre­sen­cia de una ma­sa.

Se­gún esa idea, la gra­ve­dad se pa­re­ce a la de­for­ma­ción que cau­sa una bo­la de bi­llar co­lo­ca­da en una sá­ba­na ten­sa en po­si­ción ho­ri­zon­tal. Pen­se­mos qué le su­ce­de­ría a una ca­ni­ca si­tua­da en cual­quier otro lu­gar de la sá­ba­na. Es­ta ima­gen men­tal me re­cuer­da ex­pe­rien­cias vi­vi­das, cuan­do de pe­que­ño iba a la ca­ma con mi abue­lo, e inevi­ta­ble­men­te me es­cu­rría ha­cia el hue­co que su pe­so crea­ba en el sis­te­ma so­mier-col­chón. La idea fun­cio­na. Pe­ro Eins­tein tu­vo una idea más: si los ob­je­tos de­for­man así el es­pa­cio, tam­bién de­be­rían crear on­das, igual que las crea una pie­dra que cae so­bre la su­per­fi­cie de un es­tan­que de­for­mán­do­la. La re­la­ti­vi­dad ge­ne­ral pre­de­cía esas on­das gra­vi­ta­to­rias, que ha­brían de ser muy dé­bi­les, por­que la gra­ve­dad tie­ne po­ca fuer­za, y por lo tan­to muy di­fí­ci­les de de­tec­tar. La re­cien­te com­pro­ba­ción de la exis­ten­cia de las on­das gra­vi­ta­to­rias, con un mé­to­do pro­pues­to por el fí­si­co y di­vul­ga­dor Kip Thor­ne, pue­de dar a la re­la­ti­vi­dad ge­ne­ral un pre­mio No­bel que to­da­vía nun­ca tu­vo.

Ami­go y co­le­ga de Carl Sa­gan y Step­hen Haw­king, Kip Thor­ne es tam­bién un gran di­vul­ga­dor (es his­tó­ri­co su pa­pel en la pe­lí­cu­la In­ters­te­llar) que sa­be trans­mi­tir la emo­ción y el in­te­rés de los con­cep­tos que ex­po­ne, so­bre to­do en te­mas de as­tro­fí­si­ca y gra­vi­ta­ción. Per­so­nas como esas son las que ha­cen vá­li­da la ci­ta de Eins­tein que en­ca­be­za la re­la­ción, aunque co­noz­co mu­chos di­vul­ga­do­res a quie­nes les cues­ta acep­tar esa re­gla ge­ne­ral, so­bre to­do si pen­sa­mos en al­gu­na de las ideas de la pro­pia re­la­ti­vi­dad eins­te­nia­na. Por cier­to, ig­no­ro por qué cuan­do al­guien di­ce «por nor­ma ge­ne­ral» da­mos por he­cho que hay ex­cep­cio­nes. Es como si el ad­je­ti­vo le qui­ta­se ro­tun­di­dad a la nor­ma.

Hay otras co­sas que tam­bién pier­den fuer­za con es­te ad­je­ti­vo. Pen­se­mos en la ale­gría del alumno que pre­sen­ta en ca­sa su apro­ba­do y en la re­la­ti­vi­dad de ese go­zo cuan­do sus pa­dres se en­te­ran de que ha si­do un apro­ba­do ge­ne­ral. Que, por cier­to, exis­ten. Per­so­nal­men­te fui tes­ti­go de uno en fí­si­ca, allá por los años 70, cuan­do un co­le­ga lo otor­gó con mo­ti­vo de su bo­da. Como da­ño co­la­te­ral —yo era el pro­fe­sor de otra cla­se— me to­có dia­lo­gar con al­guno de mis alum­nos sus­pen­sos so­bre si aque­llo su­po­nía pa­ra ellos al­gún ti­po de in­jus­ti­cia. To­das las ge­ne­ra­li­za­cio­nes son pe­li­gro­sas. In­jus­ti­cia tam­bién ha­bía en el ca­so de un cas­ti­go ge­ne­ral, cuan­do, por ejem­plo, y es­to era en los años 50, nos obli­ga­ban a ir a cla­se a todos un do­min­go por­que uno ha­bía pues­to una bom­ba fé­ti­da en el au­la. Como se ve, es­tas co­sas, por lo ge­ne­ral, se re­cuer­dan to­da una vi­da. Igual de in­jus­to, por su­pues­to, fue el teó­ri­co di­lu­vio uni­ver­sal, don­de se­gún la na­rra­ción bí­bli­ca tam­bién pa­ga­ron jus­tos por pe­ca­do­res.

En fin. He pro­cu­ra­do de­jar a un la­do la po­lí­ti­ca. No se to­ca la im­por­tan­cia del in­te­rés ge­ne­ral, ni el im­pac­to de una huel­ga ge­ne­ral, ni las consecuencias de una am­nis­tía ge­ne­ral. Pe­ro es im­po­si­ble no re­cor­dar aquel ti­tu­lar que La Co­dor­niz nun­ca pu­so y todos so­ña­mos leer: «Do­mi­na en Es­pa­ña un fres­co ge­ne­ral pro­ce­den­te del no­roes­te». Ge­ne­ral, por su­pues­to, es ad­je­ti­vo.

Las on­das gra­vi­ta­to­rias pue­den dar a la re­la­ti­vi­dad un No­bel que nun­ca tu­vo

Vis­ta ge­ne­ral de To­le­do. Al ju­gar con la abs­trac­ción y la dis­tor­sión del es­pa­cio, el Gre­co apor­ta una nue­va di­men­sión que per­mi­te la ale­go­ría re­la­ti­vis­ta, con un cie­lo lleno de mis­te­rio, pro­ta­go­nis­mo de la luz y cam­bios en la po­si­ción re­la­ti­va de edi­fi­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.