Abril, el mes de las le­tras

Ha­ce cua­tro­cien­tos años que fa­lle­ció Mi­guel de Cer­van­tes, el «prín­ci­pe de los in­ge­nios»

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA -

¿Có­mo pre­pa­rar­nos y de­di­car­le a Mi­guel Cer­van­tes el mes en­te­ro, po­co a po­co, día a día un po­co más, ha­cia ese 23 de abril que nos es­pe­ra? To­mé­mos­lo con tiem­po, co­men­zan­do hoy, por ejem­plo, con el test que so­me­te­mos a to­do buen pe­rio­dis­ta que con­si­de­ra­mos y ala­ba­mos co­mo tal. ¿Re­cuer­das las pre­gun­tas que, co­mo pe­rio­dis­tas in­ci­pien­tes, le ha­ce­mos a una no­ti­cia cuan­do lle­ga a nues­tra cla­se: quién, qué, dón­de, por qué, có­mo, cuán­do? Pues mi­ra, qué ca­sua­li­dad: en el pri­mer pá­rra­fo de su obra Don Qui­jo­te, Cer­van­tes va su­pe­rar nues­tro test y con no­ta ex­ce­len­te. Vea­mos.

EL MEJOR PE­RIO­DIS­TA, CER­VAN­TES

«En un lu­gar de La Man­cha (dón­de), de cu­yo nom­bre no quie­ro acor­dar­me, no ha mu­cho tiem­po (cuán­do) que vi­vía (qué) un hi­dal­go (quién) de los de lan­za en as­ti­lle­ro, adar­ga an­ti­gua, ro­cín fla­co y gal­go co­rre­dor (con qué). Una olla de al­go más va­ca que car­ne­ro, sal­pi­cón las más no­ches, due­los y que­bran­tos los sá­ba­dos, len­te­jas los vier­nes, al­gún pa­lo­mino de aña­di­du­ra los do­min­gos con­su­mían las tres par­tes de su ha­cien­da ( có­mo vi­vía)...

»Es, pues, de sa­ber que es­te so­bre­di­cho hi­dal­go (quién) los ra­tos que es­ta­ba ocio­so, que eran los más del año (cuán­do) se da­ba a leer li­bros de ca­ba­lle­rías (qué ha­cía) con tan­ta afi­ción y gus­to (por qué

lo ha­cía) que ol­vi­dó ca­si de to­do pun­to el ejer­ci­cio de la ca­za, y aun la ad­mi­nis­tra­ción de su ha­cien­da».

1

Dón­de: en un lu­gar de La Man­cha

Pa­ra en­ten­der bien una no­ti­cia, es ne­ce­sa­rio cen­trar­la en el si­tio. Tan­to es así que mu­chas ve­ces el si­tio mar­ca la di­fe­ren­cia y, en es­te ca­so, en­cua­dra muy bien el cam­po de aven­tu­ras, lleno de cas­ti­llos, mo­li­nos, me­so­nes don­de don Qui­jo­te, con su Ro­ci­nan­te, va a in­ten­tar su glo­ria.

2

Cuán­do: no ha mu­cho tiem­po

A Cer­van­tes le bas­ta­ba de­cir que la co­sa era re­cien­te, ya que pre­ten­día ha­cer una crí­ti­ca de al­go que es­ta­ba su­ce­dien­do o im­pli­car a los lec­to­res en al­go que siem­pre es­tá pre­sen­te, co­mo el an­sia de aven­tu­ra.

3

Qué: vi­vía

Sim­ple­men­te, vi­vía, aun­que en­se­gui­da nos fa­ci­li­ta­ría detalles de su ca­li­dad es­tre­cha de vi­da. Ya ten­drá tiem­po de con­tar­nos he­chos y des­ven­tu­ras, que re- su­mi­rán to­do lo que pa­só a es­te hi­dal­go que co­mien­za aho­ra una nue­va suer­te.

4

Quién: un hi­dal­go

Lo de­fi­ne así el dic­cio­na­rio de hoy: per­so­na que por su san­gre es de una cla­se no­ble y dis­tin­gui­da. Más ade­lan­te nos di­rá Cer­van­tes los ador­nos que de­mos­tra­ban ese tí­tu­lo, que des­de lue­go no ga­ran­ti­za­ba siem­pre po­der y for­tu­na.

5

Con qué me­dios

Au­xi­lio sig­ni­fi­ca ayu­da, so­co­rro, amparo; y, en ge­ne­ral, to­do lo que ro­dea a una per­so­na y pue­de cons­ti­tuir lo que se lla­ma me­dio de vi­da. En­se­gui­da nos ha- bla­rá de ello, dis­tin­guien­do lo que pue­de con­si­de­rar­se adorno por su no­ble­za de lo que cons­ti­tu­yen sus po­si­bi­li­da­des tan­to eco­nó­mi­cas co­mo de su­per­vi­ven­cia.

6 Có­mo:

Es la for­ma en que vi­vía el hi­dal­go es­te, pro­ta­go­nis­ta del mejor li­bro de ca­ba­lle­rías. Lo des­cri­be el au­tor ci­tan­do, por ejem­plo, el me­nú día a día de ca­da se­ma­na y có­mo eso con­su­mía la ter­ce­ra par­te de su ha­cien­da.

7

El por­qué

Se tra­ta del pun­to cla­ve que ge­ne­ra to­da esa aven­tu­ra del ca­ba­lle­ro an­dan­te y su tris­te fi­gu­ra: afi­ción y gus­to.

FON­DO AN­TI­GUO DE LA UNI­VER­SI­DAD DE SE­VI­LLA

En el pri­mer pá­rra­fo del «Qui­jo­te», Cer­van­tes su­pera el test de las pre­gun­tas de la no­ti­cia en cla­se: quién, qué, dón­de, por qué, có­mo, cuán­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.