«Ne­ce­si­ta­mos ayu­das más allá de los pri­me­ros me­ses»

BE­GO­ÑA ME­RA DI­SE­ÑA­DO­RA DE MO­DA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - } R. Es­té­vez

Te­nía 18 años cuan­do de­ci­dió que que­ría de­di­car to­da la vi­da que te­nía por de­lan­te a la mo­da. Así que in­vir­tió tiem­po, es­fuer­zo y re­cur­sos en for­mar­se en al­gu­nos de los mejores cen­tros de Eu­ro­pa. Tra­ba­jó du­ro y lo­gró que se le abrie­sen las puer­tas de al­gu­nas de las gran­des em­pre­sas del sec­tor. Po­día ha­ber se­gui­do ese ca­mino, pe­ro en su ca­be­za una vo­ce­ci­ta no de­ja­ba de so­nar. Le pre­gun­ta­ba por qué no in­ten­tar ha­cer al­go su­yo. En­te­ra­men­te su­yo. El in­te­rro­gan­te la per­se­guía a to­das ho­ras, y lle­gó un mo­men­to en el que Be­go­ña Me­ra sin­tió que de­bía res­pon­der a esa pre­gun­ta. «No po­dría vi­vir sin sa­ber qué ha­bría pa­sa­do», re­la­ta. Ella que­ría ha­cer al­go su­yo, y des­de el pri­mer mo­men­to tu­vo cla­ro que te­nía que ser, tam­bién, al­go con raí­ces en la me­jor tra­di­ción de la mo­da ga­lle­ga, esa que se ca­rac­te­ri­za por «con­fec­cio­nes len­tas, que se ha­ce des­pa­cio, cui­dan­do las pren­das y uti­li­zan­do te­ji­dos de ca­li­dad, con to­do el pro­ce­so he­cho aquí». Y así se con­vir­tió en em­pre­sa­ria y je­fa de sí mis­ma.

Re­co­no­ce que es­tá en­can­ta­da. Sus di­se­ños gus­tan y la clien­te­la no le fal­ta. Aun­que no to­do en es­ta his­to­ria es bo­ni­to. «Yo es­tu­dié pa­ra ser di­se­ña­do­ra, pe­ro no pa­ra ser em­pre­sa­ria», di­ce. Y lle­var las rien­das de un ne­go­cio co­mo el su­yo exi­ge sa­ber mu­cho más que di­se­ñar los ves­ti­dos más her­mo­sos pa­ra las ce­re­mo­nias más es­pe­cia­les. Por eso con­si­de­ra que la Ad­mi­nis­tra­ción «debería acom­pa­ñar­nos du­ran­te to­do el ca­mino». «Los pri­me­ros me­ses te ayu­dan al­go, pe­ro una em­pre­sa no se crea en un año ni en dos, y lle­ga un pun­to en el ca­mino en el que te en­cuen­tras so­lo», re­la­ta es­ta ou­ren­sa­na. Tam­bién cree que el sis­te­ma de tri­bu­ta­ción de los au­tó­no­mos es un las­tre que aprie­ta y, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, aho­ga. «Es un su­pli­cio. To­dos los ne­go­cios tie­nen me­ses bue­nos y otros que no lo son tan­to. Debería ser más fle­xi­ble, de­be­ría­mos tri­bu­tar en ba­se a los in­gre­sos que tenemos», ar­gu­men­ta.

Y a pe­sar de to­dos esos pro­ble­mas que tru­fan su día a día de em­pre­sa­ria au­tó­no­ma, Be­go­ña Me­ra se sien­te una mu­jer afor­tu­na­da. A fin de cuen­tas, se­ña­la con el ras­tro de una son­ri­sa, «tra­ba­jo en al­go que me apa­sio­na, así que más que tra­ba­jar, lo que ha­go es vi­vir de lo que me gus­ta». Tan­to es así que lle­va con tran­qui­li­dad eso de ha­ber­se que­da­do sin va­ca­cio­nes. «Pue­do co­ger­me al­gún fin de se­ma­na, o un día por­que ten­go al­go es­pe­cial. Pe­ro va­ca­cio­nes, lo que se di­ce va­ca­cio­nes, no he co­gi­do des­de que pu­se en mar­cha el ne­go­cio».

| SAN­TI M. AMIL

Me­ra, en su es­tu­dio si­tua­do en Ourense.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.