EL BRA­ZO EJECUTOR DEL DI­NE­RO CA­TA­RÍ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - NASSER AL KHELAIFI PRE­SI­DEN­TE DEL PA­RÍS SAINT GER­MAIN

Su nom­bre se ha he­cho po­pu­lar en España des­pués de fir­mar con su de­re­cha el ta­lón del fi­cha­je más ca­ro de la his­to­ria del fút­bol mun­dial has­ta el mo­men­to: 222 mi­llo­nes de eu­ros por el ex­bar­ce­lo­nis­ta Ney­mar. Nasser Al Khelaifi es ri­co, muy ri­co, in­clu­so. Su fortuna per­so­nal su­pera los 16.000 mi­llo­nes de eu­ros, lo que le ha va­li­do pa­ra en­trar en el rán­king de los cien hom­bres más ri­cos del pla­ne­ta, pe­ro en es­ta his­to­ria no es más que el bra­zo ejecutor del Qa­tar In­vest­ment Aut­ho­rity (QIA), el fon­do so­be­rano del ri­co país ára­be que la fa­mi­lia real, los Al Tha­ni, utiliza pa­ra ga­nar po­pu­la­ri­dad en el mun­do oc­ci­den­tal a tra­vés de in­ver­sio­nes en to­dos los cam­pos y, muy es­pe­cial­men­te, en el de­por­te.

Al Khelaifi (Doha, 1973) no es un no­va­to en la ma­te­ria. Com­pa­ñe­ro de es­tu­dios de bue­na par­te de la fa­mi­lia real, se con­vir­tió en una ce­le­bri­dad de su pe­que­ño país en­tre 1992 y el 2002 gra­cias al de­por­te. Su pa­sa­por­te a la fa­ma no fue el fút­bol, sino el tenis. Se con­vir­tió en una pie­za cla­ve del equi­po ca­ta­rí de Co­pa Da­vis y en un sím­bo­lo del de­por­te lo­cal. No es que su ca­rre­ra es­tu­vie­ra pla­ga­da de éxi­tos: so­lo dis­pu­tó dos par­ti­dos del cir­cui­to ATP y perdió los dos, uno de ellos an­te el en­ton­ces célebre Tho­mas Mus­ter. Su his­to­rial pro­fe­sio­nal so­lo re­ve­la tres da­tos: que lle­gó a ser el 995 del mun­do pe­se a no ha­ber ga­na­do un par­ti­do de ATP en su vi­da, que se re­ti­ró co­mo 1.340 del mun­do y que sus ga­nan­cias de diez años as­cen­die­ron a 16.201 dó­la­res.

Cuan­do col­gó la ra­que­ta su­po apro­ve­char su ca­ris­ma y, so­bre to­do, sus víncu­los con la fa­mi­lia real ca­ta­rí pa­ra con­ver­tir­se en el bra­zo ejecutor del en­ton­ces prín­ci­pe Al Tha­ni. Se em­bar­có en la crea­ción de BeIn Sports, con in­tere­ses en más de una vein­te­na de paí­ses y apro­ve­chó el bum de la te­le de pa­go pa­ra con­ver­tir en un te­so­ro sus ac­cio­nes, el ver­da­de­ro se­cre­to de su fortuna per­so­nal.

La fortaleza eco­nó­mi­ca de Ca­tar, sus­ten­ta­da por sus enor­mes re­ser­vas de gas na­tu­ral, y la as­cen­sión al trono de una nue­va ge­ne­ra­ción de je­ques le sir­vió pa­ra con­ver­tir sus co­no­ci­mien­tos del mun­do del de­por­te y sus re­la­cio­nes per­so­na­les en la me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción de la siem­pre cri­ti­ca­da mo­nar­quía del gol­fo Pér­si­co.

Por eso, cuan­do el QIA de­ci­dió dar un pa­so más y com­prar un club eu­ro­peo im­por­tan­te pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a Ca­tar fren­te a la hos­ti­li­dad de ve­ci­nos co­mo Ara­bia Sau­dí, a sus mun­dia­les en di­ver­sas dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas y bar­ni­zar con una pá­ti­na de mo­der­ni­dad a uno de los paí­ses más res­tric­ti­vos del mun­do, los Al Tha­ni no du­da­ron en re­cu­rrir a su hom­bre de con­fian­za pa­ra en­co­men­dar­le la di­rec­ción del Pa­rís Saint Ger­main, la jo­ya de la co­ro­na de la apues­ta por la ya bau­ti­za­da co­mo di­plo­ma­cia de­por­ti­va de Doha. Al Khelaifi, hom­bre de gus­tos re­fi­na­dos, con tra­jes im­pe­ca­bles y son­ri­sa dig­na de den­tí­fri­co, des­cu­brió que pa­ra triun­far en el di­fí­cil mun­do del fút­bol ne­ce­si­ta­ba un pres­ti­gio que su di­ne­ro no le po­día con­se­guir. Por eso, eli­gió pa­ra­pe­tar­se tras una plé­ya­de de vie­jas glo­rias, co­mo el bra­si­le­ño Leo­nar­do, ex del Mi­lán de los años do­ra­dos, pa­ra ir hin­chan­do su nó­mi­na de ga­lác­ti­cos sin im­por­tar la che­que­ra: Beck­ham, Ibrahi­mo­vic, Di Ma­ría —su pri­me­ra gran ad­qui­si­ción, arre­ba­ta­da al Ma­drid por 65 mi­llo­nes de eu­ros—, La­vez­zi, en­tre­na­do­res co­mo Car­lo An­ce­lot­ti o Lau­rent Blanc... Seis años des­pués, el PSG es­tá por fin en con­di­cio­nes de mi­rar de igual a igual a los gran­des de Eu­ro­pa. Al Khelaifi son­ríe pen­san­do en la si­guien­te pie­za pa­ra pro­mo­cio­nar a Ca­tar.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.