«Me can­sé de re­zar pa­ra que me lla­ma­ran e hi­ce la ma­le­ta»

NU­RIA COTARELO EN­FER­ME­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - S. L. L.

Es de A Rúa, tie­ne 31 años y es en­fer­me­ra. Cuan­do fi­na­li­zó los es­tu­dios en­tró en ese bu­cle de los con­tra­tos tem­po­ra­les pa­ra el Ser­gas. «Es­tu­ve en O Bar­co y en el Bier­zo, siem­pre con con­tra­tos tem­po­ra­les, sus­ti­tu­cio­nes de ve­rano y de Na­vi­dad, a ve­ces de lu­nes a vier­nes y no te pa­ga­ban los días de des­can­so». Tu­vo más tra­ba­jos. «Hi­ce de to­do, de de­pen­dien­ta, de ca­ma­re­ra, en res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da... Lue­go tu­ve un con­tra­to fi­jo de te­le­ope­ra­do­ra en A Co­ru­ña, es­tu­ve tres años, pe­ro no es­ta­ba sa­tis­fe­cha y pen­sé que si mis pa­dres ha­bían he­cho el es­fuer­zo de pa­gar­me una ca­rre­ra te­nía que bus­car un tra­ba­jo digno de en­fer­me­ra, así que me can­sé de re­zar pa­ra que me lla­ma­ran e hi­ce la ma­le­ta».

Nu­ria Cotarelo se fue a Man­ches­ter, y des­de el pri­mer día tra­ba­ja en el mis­mo si­tio, en el Hos­pi­tal Universitario. Es­tá tan con­ten­ta que arras­tró a su no­vio de­trás, se ca­sa­ron y aho­ra es­tá em­ba­ra­za­da. «Es la úni­ca ma­ne­ra de po­der ha­cer un plan de fu­tu­ro, yo ne­ce­si­ta­ba tra­ba­jar y en­gan­chan­do con­tra­tos tem­po­ra­les no po­día ser, te­nías que es­tar pen­dien­te del te­lé­fono o de­pen­der de unas opo­si­cio­nes o tra­ba­jar en la pri­va­da, don­de las con­di­cio­nes tam­po­co son muy bue­nas». Re­co­no­ce que es du­ro ha­ber de­ja­do la fa­mi­lia en Ga­li­cia, pe­ro no se arre­pien­te de la de­ci­sión que to­mó. «No te­nía fu­tu­ro, lo veo con mis her­ma­nos; uno es­tá aho­ra aquí con­mi­go y el otro, que es in­ge­nie­ro, de­pen­de tam­bién de con­tra­tos tem­po­ra­les de seis me­ses y de com­pa­ñía en com­pa­ñía. No hay es­ta­bi­li­dad, es muy tris­te».

Nu­ria tra­ba­ja aho­ra en Man­ches­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.