SO­NIA RO­DRÍ­GUEZ-CAM­POS, DI­REC­TO­RA DE LA EGAP

SO­NIA RO­DRÍ­GUEZ-CAM­POS DI­REC­TO­RA DE LA ES­CO­LA GA­LE­GA DE AD­MI­NIS­TRA­CIÓN PÚ­BLI­CA (EGAP)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Juan Capeáns

La di­rec­to­ra de la EGAP es res­pon­sa­ble de for­ma­ción de la en­ti­dad que más nó­mi­nas pa­ga en Ga­li­cia —la Xun­ta— y des­de el 2012 vi­ve una lu­cha cons­tan­te contra el tó­pi­co y las iner­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas, «que exis­ten». Cree en la po­lí­ti­ca y el de­re­cho por su ca­pa­ci­dad de «cam­biar las co­sas» y ve en los em­plea­dos pú­bli­cos vir­tu­des que la fa­ma les nie­ga

So­nia Ro­drí­guez-Cam­pos (Ou­ren­se, 1970) di­ri­ge en San­tia­go la Es­co­la Ga­le­ga de Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca, un es­pa­cio que lo mis­mo sir­ve pa­ra la re­fle­xión co­mo pa­ra el re­ci­cla­je for­ma­ti­vo de los funcionarios, so­bre to­do los vin­cu­la­dos a la Xun­ta. Su di­la­ta­do cu­rrícu­lo en torno al De­re­cho no al­can­za pa­ra des­cri­bir su pa­sión por una dis­ci­pli­na que desa­rro­lló en la do­cen­cia uni­ver­si­ta­ria y que des­de el 2012 ca­na­li­za en la EGAP.

—Ese año fue du­rí­si­mo pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res en Ga­li­cia. Tam­bién pa­ra los funcionarios. ¿Có­mo es­tán de áni­mo?

—En el 2012 to­dos te­nía­mos el áni­mo muy ba­jo, en las em­pre­sas, en la ca­lle y tam­bién en la Ad­mi­nis­tra­ción, y no so­lo por los re­cor­tes en los suel­dos. Pa­sa­ron co­sas que na­die po­día ima­gi­nar, y por eso nos em­pe­ña­mos en ha­cer cur­sos de mo­ti­va­ción, pa­ra desa­rro­llar ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les y pa­ra me­jo­rar la ges­tión del tiem­po, por ejem­plo.

—¿Fun­cio­nó?

—Aquí in­ten­ta­mos con­se­guir que el em­plea­do pú­bli­co crea en sí mis­mo y ven­cer esa ima­gen del fun­cio­na­rio ina­mo­vi­ble, un tó­pi­co que pue­de lle­gar a in­terio­ri­zar­se si no es­ta­mos con­ven­ci­dos de que un fun­cio­na­rio tam­bién pue­de ser muy com­pe­ti­ti­vo. Yo con­ci­bo la Ad­mi­nis­tra­ción co­mo una em­pre­sa, aun­que nos di­fe­ren­cian los fi­nes: en el mun­do pri­va­do pri­ma la ren­ta­bi­li­dad, y aquí la sa­tis­fac­ción del in­te­rés ge­ne­ral. Sal­van­do es­ta dis­tin­ción, no hay mo­ti­vos pa­ra que no exis­ta mo­ti­va­ción la­bo­ral, y más cuan­do te­ne­mos una Lei de Em­pleo Pú­bli­co que va a desa­rro­llar as­pec­tos im­por­tan­tí­si­mos co­mo la eva­lua­ción del desem­pe­ño, que anu­da el sa­la­rio a com­ple­men­tos re­tri­bu­ti­vos va­ria­bles.

—¿En­cuen­tra re­sis­ten­cias en­tre los funcionarios pa­ra afron­tar nue­vos re­tos?

—Al con­tra­rio. Los cur­sos de la EGAP no son obli­ga­to­rios, sue­len ce­le­brar­se en ho­ra­rio de tar­de y siem­pre he­mos con­se­gui­do cap­tar el in­te­rés de la gen­te y ob­te­ner una al­ta va­lo­ra­ción de las ac­ti­vi­da­des. Pe­ro ad­mi­to que tam­bién exis­ten iner­cias. Al prin­ci­pio, me en­con­tré mu­chas ve­ces con una fra­se que hay que su­pe­rar: Es­to siem­pre se ha he­cho así. A al­gu­nos les cho­ca, pe­ro no veo mo­ti­vos pa­ra no uti­li­zar he­rra­mien­tas pa­ra ser efi­cien­tes que tam­bién se usan en la es­fe­ra pri­va­da.

—¿De­jó hue­lla la cri­sis en la fun­ción pú­bli­ca?

—En Ga­li­cia, des­de ha­ce unos años, no se nos pue­de ne­gar la vo­lun­tad de cam­bio. Otra co­sa es que nos que­de ca­mino por re­co­rrer, y es­pe­ro que es­to no se pa­re por­que aho­ra va­ya me­jor la eco­no­mía. De to­das for­mas le di­ré que si to­do ha se­gui­do fun­cio­nan­do du­ran­te la cri­sis es por­que en los ser­vi­cios pú­bli­cos ha­bía pro­fe­sio­na­les bue­nos y res­pon­sa­bles de­trás.

—¿Y las es­truc­tu­ras, han cam­bia­do tam­bién?

—Apro­ve­chan­do la di­fi­cul­tad pa­ra ob­te­ner re­cur­sos se ace­le­ró la im­plan­ta­ción de la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca, que pro­vo­ca­rá la des­apa­ri­ción del pa­pel en muy po­co tiem­po, cues­tión que re­que­ri­rá un gran es­fuer­zo en for­ma­ción. Y se hi­zo una gran la­bor pa­ra li­mi­tar y con­tro­lar los ór­ga­nos de ad­mi­nis­tra­ción pa­ra­le­la.

—Los «chi­rin­gui­tos» pú­bli­cos.

—No me gus­ta ese tér­mino. ¿El Ser­gas es un chi­rin­gui­to?

—¿Se to­ma­ron me­di­das pa­ra ata­jar la co­rrup­ción?

—To­da­vía es pron­to pa­ra va­lo­rar la efi­ca­cia de las me­di­das que se adop­ta­ron es­tos años, co­mo los có­di­gos éti­cos o la po­lí­ti­ca de trans­pa­ren­cia. Ya ve­re­mos.

| XOÁN A. SO­LER

Ro­drí­guez-Cam­pos en la se­de de la EGAP, en San­tia­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.