Hue­lla, ca­ra o iris: ¿qué es más se­gu­ro?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ja­vier Armesto

Apple ase­gu­ra que el re­co­no­ci­mien­to fa­cial de su nue­vo iPho­ne X so­lo co­me­te un fa­llo por ca­da mi­llón de des­blo­queos Los ex­per­tos apues­tan por uti­li­zar va­rias tec­no­lo­gías en el mó­vil

Ca­da vez más usua­rios uti­li­zan sus te­lé­fo­nos pa­ra ha­cer transac­cio­nes ban­ca­rias, re­ser­vas de bi­lle­tes o com­pras, ac­ti­vi­da­des to­das ellas en las que se re­quie­re fa­ci­li­tar in­for­ma­ción so­bre la tar­je­ta de cré­di­to. Y a me­di­da que los clien­tes em­pie­zan a in­tro­du­cir más da­tos per­so­na­les en sus smartp­ho­nes, el mie­do acer­ca de la se­gu­ri­dad tam­bién au­men­ta. Es­te as­pec­to se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos de ven­ta de los fa­bri­can­tes de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, que en el úl­ti­mo año han in­cor­po­ra­do nue­vos sis­te­mas de iden­ti­fi­ca­ción bio­mé­tri­cos al­ter­na­ti­vos al sen­sor de hue­lla dac­ti­lar.

Es­tos sis­te­mas no se uti­li­zan so­lo pa­ra des­blo­quear el ter­mi­nal, sino que cons­ti­tu­yen la for­ma más sen­ci­lla y se­gu­ra de au­ten­ti­ca­ción, y ayu­dan a los usua­rios a pro­te­ger sus da­tos ha­cien­do uso de di­fe­ren­tes ca­pas de se­gu­ri­dad. Gra­cias a ellos han des­pe­ga­do las apli­ca­cio­nes mo­ne­de­ro co­mo Apple Pay, Sam­sung Pay y An­droid Pay, que per­mi­ten pa­gar con so­lo acercar el mó­vil a un TPV con­tactless; pe­ro no hay que ol­vi­dar que al­ma­ce­nan da­tos so­bre la cuen­ta ban­ca­ria en el mó­vil.

Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes se han con­ver­ti­do en un nú­cleo se­gu­ro pa­ra los con­su­mi­do­res en los que re­co­pi­lan y guar­dan in­for­ma­ción per­so­nal muy va­lio­sa. Es­to con­vier­te a es­tos dis­po­si­ti­vos en un gran atrac­ti­vo pa­ra los ci­ber­cri­mi­na­les. Y los sis­te­mas de au­ten­ti­ca­ción ne­ce­si­tan ser ca­da vez más se­gu­ros.

La au­ten­ti­ca­ción bio­mé­tri­ca es el medio por el que una per­so­na pue­de con­fir­mar su iden­ti­dad ha­cien­do uso úni­ca­men­te de sus ca­rac­te­rís­ti­cas bio­ló­gi­cas, co­mo la hue­lla dac­ti­lar, la retina o el re­co­no­ci­mien­to fa­cial, com­pli­can­do la po­si­bi­li­dad de ro­bo. Tra­di­cio­nal­men­te, el mé­to­do más uti­li­za­do en la in­dus­tria de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les fue el sen­sor de hue­llas, in­tro­du­ci­do ya en la era pre-smartp­ho­ne por la HP iPAQ H5455 —una PDA, asis­ten­te per­so­nal di­gi­tal, por sus si­glas en in­glés—. No se­ría has­ta el año 2011 cuan­do un mó­vil co­mo los que co­no­ce­mos hoy en día, el Mo­to­ro­la Atrix, lo in­cor­po­ra­ría; y, por su­pues­to, su po­pu­la­ri­za­ción de­fi­ni­ti­va vino de la mano de Apple y su in­te­gra­ción en el bo­tón ho­me del iPho­ne 5s dos años des­pués.

ADIÓS A TOUCH ID

Cu­rio­sa­men­te, ha si­do la pro­pia com­pa­ñía de la man­za­na la que se ha en­car­ga­do de po­ner fe­cha de de­fun­ción a Touch ID (su tec­no­lo­gía de lec­tor de hue­llas, que to­da­vía uti­li­za en sie­te de los ocho mo­de­los de su ca­tá­lo­go). El iPho­ne X, que ha­ce dos días se pu­so a la ven­ta, pres­cin­de de ella y apues­ta por el re­co­no­ci­mien­to fa­cial. Cua­tro sen­so­res si­tua­dos en el fron­tal del te­lé­fono (cá­ma­ra fron­tal, cá­ma­ra de in­fra­rro­ja, pro­yec­tor de pun­tos y el ilu­mi­na­dor IR) son los res­pon­sa­bles de es­te sis­te­ma bio­mé­tri­co con el que se des­blo­quea el mó­vil y que se usa­rá tam­bién pa­ra pa­gar con la he­rra­mien­ta Apple Pay.

El usua­rio tie­ne que si­tuar su ca­ra fren­te al te­lé­fono, que uti­li­za al­go­rit­mos de ma­chi­ne lear­ning pa­ra crear un mo­de­lo ma­te­má­ti­co del ros­tro y es ca­paz de re­co­no­cer a una per­so­na in­clu­so en la os­cu­ri­dad. Se­gún ex­pli­có Phil Schi­ller, vi­ce­pre­si­den­te de Már­ke­ting de Apple, es­te sis­te­ma es más fia­ble —so­lo hay un fa­llo por ca­da mi­llón de des­blo­queos, fren­te a los 1/50.000 de la hue­lla dac­ti­lar— y si­gue fun­cio­nan­do aun­que cam­bie­mos de pei­na­do, de­je­mos cre­cer la bar­ba o nos pon­ga­mos un som­bre­ro.

No es la úni­ca com­pa­ñía en con­fiar en es­te sis­te­ma. Mas­ter­card ya ha de­sa­rro­lla­do una he­rra­mien­ta si­mi­lar que ha si­do in­tro­du­ci­da es­te año en ban­cos de Es­ta­dos Unidos, Ca­na­dá, Ho­lan­da, Reino Unido y Ale­ma­nia pa­ra po­der ser uti­li­za­da por los con­su­mi­do­res: Iden­tity Check Mo­bi­le.

Sin em­bar­go, uno de los má­xi­mos com­pe­ti­do­res de Apple, la chi­na Hua­wei, ha re­nun­cia­do a la iden­ti­fi­ca­ción fa­cial en su nue­vo ter­mi­nal pre­mium, el Ma­te 10. Se­gún Wal­ter Ji, di­rec­tor de la di­vi­sión de Con­su­mo pa­ra Eu­ro­pa, el re­co­no­ci­mien­to de hue­lla «es el sis­te­ma más rá­pi­do y se­gu­ro, y no­so­tros bus­ca­mos la ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia de usua­rio». El re­co­no­ci­mien­to del ros­tro no con­ven­ce a la tec­no­ló­gi­ca de Shenz­hen, por­que —fren­te a Juan Yuan, CEO de la mar­ca es­pa­ño­la Wei­mei, opi­na que «la tec­no­lo­gía avan­za muy rá­pi­do. Cuan­do la hue­lla dac­ti­lar ha­ce unos años era la no­ve­dad y un plus de se­gu­ri­dad, pron­to se em­pe­zó a ver que te­nía fa­llos. Aun así, si­go pen­san­do que da mu­cha más se­gu­ri­dad al te­lé­fono. Aho­ra es­ta­mos em­pe­zan­do a ver smartp­ho­nes con re­co­no­ci­mien­to fa­cial, que pa­re­ce más se­gu­ro to­da­vía. En mi opi­nión, la com­bi­na­ción de am­bas es la cla­ve pa­ra una ma­yor se­gu­ri­dad».

Una al­ter­na­ti­va apa­ren­te­men­te más se­gu­ra es el re­co­no­ci­mien­to del iris, en el cual existen 225 ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas que, com­pa­ra­das con las 40 de una hue­lla dac­ti­lar, ha­cen que es­te mé­to­do sea mu­cho más fia­ble. Sam­sung lo em­plea en los Ga­laxy 8 y No­te 8, pe­ro da la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar­lo con el sen­sor di­gi­tal o de uti­li­zar la detección fa­cial.

El re­co­no­ci­mien­to de voz tam­bién tie­ne po­ten­cial pa­ra apor­tar un ni­vel ex­tra de se­gu­ri­dad a los usua­rios que ac­ce­dan a tra­vés de ser­vi­cios mó­vi­les. En el 2016, Bar­clays se con­vir­tió en el pri­mer ban­co en ofre­cer­lo a los clien­tes pa­ra ac­ce­der a su cuen­ta a tra­vés del mó­vil.

Phil Schi­ller, du­ran­te la pre­sen­ta­ción del nue­vo iPho­ne X, en sep­tiem­bre pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.