Ciu­dad sin ley

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD -

Vi­vi­mos co­mo en Dod­ge City, ciu­dad sin ley, an­tes de que lle­ga­ra Errol Flynn y pu­sie­ra las co­sas en su si­tio. Las pri­me­ras sos­pe­chas de es­ta reali­dad vi­nie­ron, ha­ce ya mu­chos años, con el en­car­ce­la­mien­to del ban­que­ro Ma­rio Con­de. ¿Có­mo po­día ser que a un ciu­da­dano con tan­tos me­dios co­mo aquel, mo­de­lo de con­duc­ta, de de­di­ca­ción e in­clu­so de pei­na­do pa­ra un sin­fín de yup­pies, le hi­cie­ra fal­ta sal­tar­se la ley? Lue­go ve­ría­mos una in­fi­ni­dad de pro­ce­sa­mien­tos de gran­des em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos, pe­ro la con­fir­ma­ción lle­gó cuan­do la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña lan­zó aque­lla in­só­li­ta en­cues­ta en la que pre­gun­ta­ba a los ciu­da­da­nos si «en al­gu­nos ca­sos» con­si­de­ra­rían lí­ci­to sal­tar­se las le­yes vi­gen­tes. Hoy, al ver en la cár­cel a per­so­nas de or­den co­mo Car­me For­ca­dell, que­da cla­ro que la ley mo­les­ta y que es un im­pe­di­men­to pa­ra la mar­cha ge­ne­ral de la eco­no­mía.

Los que aún creen en el im­pe­rio de la ley son esa ma­sa de pai­sa­nos que en su día se vol­ca­ron en el eu­ro­peís­mo. Las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias si­guen sien­do aquí el she­riff que in­ten­ta res­ta­ble­cer las re­glas de jue­go. Ahí es­tá esa úl­ti­ma sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Luxemburgo con­de­nán­do­nos por el abu­so de los con­tra­tos por ho­ras. Pe­ro los go­bier­nos tie­nen las ma­nos ata­das. Sus que­ri­das gran­des cor­po­ra­cio­nes pre­sio­nan pa­ra ha­cer lo que quie­ren en de­tri­men­to de las con­di­cio­nes de vi­da de la po­bla­ción, que, en con­se­cuen­cia, se nie­ga a re­pro­du­cir­se, con lo que, por es­ca­sez nu­mé­ri­ca y eco­nó­mi­ca, con­tri­bu­ye ca­da vez me­nos a las ar­cas pú­bli­cas. Y las gran­des for­tu­nas es­tán en el pa­raí­so fis­cal. Sin fon­dos, la po­lí­ti­ca no pue­de ha­cer gran co­sa.

¿Hay vi­da eco­nó­mi­ca den­tro de la ley? Pa­re­ce que po­ca, sal­vo que se in­ven­te, co­mo hi­zo Aman­cio Or­te­ga, el tra­ba­jo en red, o que se des­cu­bra, co­mo hi­zo Ste­ve Jobs, la utilidad de los or­de­na­do­res de uso per­so­nal. Pa­sa­mos por una eta­pa en la que el gri­to «ni Dios, ni amo» ya no es el le­ma de ma­sas de tra­ba­ja­do­res ba­jo la ban­de­ra ne­gra y ro­ja: se lo han ro­ba­do los pro­ta­go­nis­tas de es­te ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je que in­va­de tam­bién la po­lí­ti­ca. La ley se nos es­tá que­dan­do pe­que­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.