A ORI­LLAS DE LA CI­FRA Cri­sis tur­ca y pi­ro­ma­nía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

La ac­tual cri­sis fi­nan­cie­ra tur­ca po­dría ser una más en­tre las múl­ti­ples ser­pien­tes de ve­rano de los úl­ti­mos años. Pe­ro tam­bién po­dría ser al­go más gra­ve. La cla­ve es­ta­rá en si sus efec­tos que­da­rán cir­cuns­cri­tos al país oto­mano —una eco­no­mía me­dia­na con muy es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de des­es­ta­bi­li­zar por sí mis­ma los equi­li­brios in­ter­na­cio­na­les— o si por el con­tra­rio sur­gi­rá al­gún ti­po de con­ta­gio so­bre otras economías emer­gen­tes. En las pró­xi­mas se­ma­nas lo ire­mos com­pro­ban­do, pe­ro ya se han pro­du­ci­do al­gu­nas se­ña­les in­quie­tan­tes. Por ejem­plo, en el país que pro­ta­go­ni­zó el an­te­rior sus­to im­por­tan­te (Ar­gen­ti­na), los ti­pos de in­te­rés han es­ca­la­do en los úl­ti­mos días des­de el ya ca­si in­ve­ro­sí­mil 40 % al 45, con el fin de ha­cer fren­te al cre­cien­te ner­vio­sis­mo de los in­ver­so­res an­te to­do lo que sue­ne a tor­men­ta en el mun­do emer­gen­te.

El fe­nó­meno del con­ta­gio de las tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras de un país a otro —una suer­te de efec­to do­mi­nó— fue muy im­por­tan­te y fre­cuen­te en los años no­ven­ta del si­glo pa­sa­do, con gran­des cri­sis trans­na­cio­na­les ori­gi­na­das en paí­ses co­mo Mé­xi­co, en 1994, o Tai­lan­dia, en 1997. Pe­ro en el pe­río­do más re­cien­te, pe­se a to­das las tur­bu­len­cias vi­vi­das, su in­ci­den­cia en los mer­ca­dos emer­gen­tes ha si­do es­ca­sa. Lo que, des­pués de to­do, y a pe­sar de los mu­chos erro­res po­lí­ti­cos pro­du­ci­dos, cons­ti­tu­ye un mé­ri­to de la coor­di­na­ción in­ter­na­cio­nal en to­dos es­tos años. Pe­ro es­to es pre­ci­sa­men­te lo que aho­ra po­dría es­tar cam­bian­do. Y para mal.

Y en es­te pun­to la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na desem­pe­ña el pa­pel es­te­lar, al ha­ber ele­gi­do la Ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump el ca­mino de des­es­ta­bi­li­zar sin di­si­mu­lo la eco­no­mía tur­ca, co­mo for­ma para pre­sio­nar a ese país y a su Go­bierno en el ta­ble­ro geo­po­lí­ti­co. En­tién­da­se bien: el ori­gen de los pro­ble­mas tur­cos no de­be bus­car­se sino en la pro­pia Tur­quía. La ele­va­dí­si­ma deu­da ex­ter­na —pró­xi­ma al 50 % del to­tal—, una in­fla­ción del 15 % y, so­bre to­do, el gran des­equi­li­brio de la ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te (su­pe­rior al 7 % del PIB del país) dan idea de un mo­de­lo de cre­ci­mien­to di­fí­cil­men­te sos­te­ni­ble. De he­cho, pa­re­ce hoy in­dis­cu­ti­ble que la fuer­te ex­pan­sión que ha­ce unos po­cos años vi­vió ese país se de­bió a su ac­ce­so des­me­su­ra­do a unos mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de ca­pi­tal por en­ton­ces ávi­dos de pres­tar a es­te ti­po de economías. La re­cien­te nor­ma­li­za­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en Es­ta­dos Uni­dos y la con­si­guien­te subida de los ti­pos de in­te­rés allí han pro­vo­ca­do el efec­to con­tra­rio: una sa­li­da ma­si­va de ca­pi­ta­les de Tur­quía (y otros mu­chos paí­ses emer­gen­tes), lo que por sí so­lo ex­pli­ca bue­na par­te de la enor­me caí­da de la li­ra, de un 40 % en lo que lle­va­mos de año (y cer­ca de la mi­tad de ese por­cen­ta­je en un so­lo día).

Fren­te a to­do ello, el Go­bierno de Er­do­gan, muy afi­cio­na­do a en­cen­der fue­gos po­lí­ti­cos, ha ofre­ci­do co­mo úni­ca res­pues­ta un au­men­to des­afo­ra­do de la re­tó­ri­ca na­cio­na­lis­ta, lo que des­de lue­go no lle­va a nin­gún si­tio. Pe­ro des­de la pers­pec­ti­va de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal lo más gra­ve es la ac­ti­tud del Go­bierno de Trump, so­bre to­do por lo que pu­die­ra te­ner de an­ti­ci­po an­te cri­sis fu­tu­ras. Com­pro­ba­da la gran de­bi­li­dad de fon­do de la eco­no­mía oto­ma­na, sus de­ci­sio­nes han si­do las pro­pias de una dia­léc­ti­ca ami­go/enemi­go: la más gra­ve es la fuer­te subida de los aran­ce­les a pro­duc­tos de ori­gen tur­co, jus­to en el mo­men­to más di­fí­cil, el del des­plo­me de su di­vi­sa. Con ello, la pro­ba­bi­li­dad de un con­ta­gio au­men­ta. Y es que el Go­bierno nor­te­ame­ri­cano an­tes so­lía com­por­tar­se co­mo bom­be­ro en es­te ti­po de cir­cuns­tan­cias, aun­que con fre­cuen­cia los re­sul­ta­dos fue­ran cues­tio­na­bles. Aho­ra, en cam­bio, el an­ti­guo bom­be­ro pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en el más des­ver­gon­za­do de los pi­ró­ma­nos.

| ERDEM SAHIN

La sa­li­da ma­si­va de ca­pi­ta­les de Tur­quía ha desata­do la caí­da de la co­ti­za­ción de la li­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.