El la­do os­cu­ro de los al­qui­le­res

Las em­pre­sas de ser­vi­cios que con­tra­tan in­mo­bi­lia­rias y pro­pie­ta­rios para ad­mi­nis­trar sus vi­vien­das re­du­cen la ca­li­dad de sus ser­vi­cios, con­vir­tién­do­se en la pe­sa­di­lla del in­qui­lino

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Patricia Bae­lo

Días en­te­ros sin ca­le­fac­ción en pleno in­vierno, se­ma­nas es­pe­ran­do a que re­pa­ren el po­mo de la puer­ta del por­tal, con la ex­cu­sa de que es agos­to, e in­clu­so me­ses obli­ga­dos a vi­vir fue­ra de ca­sa por cuen­ta pro­pia, mien­tras en el cuar­to de ba­ño arre­glan una avería fru­to de una cons­truc­ción ba­ra­ta y el paso del tiem­po. Cual­quie­ra que ha­ya re­si­di­do en Ber­lín u otras gran­des ciu­da­des ale­ma­nas co­no­ce bien es­te ti­po de si­tua­cio­nes. No so­lo por lo mal que fun­cio­nan los ser­vi­cios téc­ni­cos, mu­cho más ca­ros y me­nos efi­cien­tes que en España, de­bi­do fun­da­men­tal­men­te a la es­ca­sez de mano de obra. Sino, so­bre to­do, por cul­pa de las Haus­ver­wal­tun­gen, una de las pa­la­bras más odia­das por ex­tran­je­ros y lo­ca­les.

Así es co­mo se de­no­mi­nan las em­pre­sas que con­tra­tan las in­mo­bi­lia­rias o los pro­pie­ta­rios par­ti­cu­la­res para ad­mi­nis­trar sus fin­cas o edi­fi­cios de al­qui­ler. Sal­vo ex­cep­cio­nes, la Haus­ver­wal­tung ter­mi­na con­vir­tién­do­se en una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla para los in­qui­li­nos, que es­tán obli­ga­dos a ges­tio­nar a tra­vés de ella des­de un cam­bio del la­va­bo has­ta una co­pia de las lla­ves. Es­to tie­ne que ver con el pro­ce­so de gen­tri­fi­ca­ción que han ex­pe­ri­men­ta­do en las úl­ti­mas dos dé­ca­das las gran­des ciu­da­des ale­ma­nas, en es­pe­cial la ca­pi­tal, y con el con­se­cuen­te au­men­to de los pre­cios en un país en el que has­ta ha­ce po­co la ten­den­cia era vi­vir de al­qui­ler.

Y es que, en mu­chos ca­sos, es­ta suer­te de ges­to­ras ope­ran co­mo fi­lia­les de las pro­pias in­mo­bi­lia­rias, que ad­qui­rie­ron blo­ques en­te­ros de vi­vien­das en Ber­lín por cua­tro du­ros en la dé­ca­da de los 90 y hoy se han he­cho de oro gra­cias a la es­pe­cu­la­ción. Por lo que lo úni­co que les in­tere­sa es se­guir ha­cien­do ca­ja. Es­ta ma­la pra­xis se ha­ce aún más evi­den­te a prin­ci­pios de año, cuan­do las aso­cia­cio­nes que ve­lan por los in­qui­li­nos acos­tum­bran a re­ci­bir una ava­lan­cha de que­jas por las fac­tu­ras de agua, ca­le­fac­ción y co­mu­ni­dad del ejer­ci­cio an­te­rior, que a me­nu­do son erró­neas a fa­vor del pro­pie­ta­rio. Para col­mo, con­tac­tar por te­lé­fono o email con la Haus­ver­wal­tung pue­de ser mi­sión im­po­si­ble.

To­do el mun­do es cons­cien­te y, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los par­ti­cu­la­res re­cu­rren a es­tas ad­mi­nis­tra­do­ras en lu­gar de ocu­par­se ellos mis­mos de sus pi­sos. El mo­ti­vo es que les sa­le muy ba­ra­to. Se­gún un es­tu­dio re­cien­te, en el 2017 pa­ga­ron 20,21 eu­ros men­sua­les de me­dia por vi­vien­da, lo que su­po­ne un re­pun­te de ape­nas el 1,5 % con res­pec­to al año pa­sa­do. Da­do que la in­fla­ción lle­gó al 1,8 %, el re­sul­ta­do son pér­di­das. Nues­tro sec­tor es­tá abo­ca­do a la po­bre­za», de­nun­cia el di­rec­tor de la aso­cia­ción de em­pre­sas ad­mi­nis­tra­do­ras. Para so­lu­cio­nar un pro­ble­ma que ya es es­truc­tu­ral, Mar­tin Ka­bler exi­ge su­bir el sa­la­rio a las cer­ca de 24.000 Haus­ver­wal­tun­gen que exis­ten en el país en un 40 %.

Des­de su pun­to de vis­ta, las ta­reas de las que se en­car­gan han au­men­ta­do de for­ma ex­po­nen­cial, de­bi­do en gran me­di­da a la bu­ro­cra­cia le­gal. Hoy es­tas ges­to­rías tie­nen que apli­car más de 60 nor­ma­ti­vas que cam­bian cons­tan­te­men­te. Una la­bor ti­tá­ni­ca que no apa­re­ce re­fle­ja­da lue­go en la fac­tu­ra men­sual. «La ca­li­dad tie­ne un pre­cio y el pro­pie­ta­rio de­be pa­gar­lo. Te­ne­mos que lo­grar lim­piar la ima­gen gris y tur­bia de las Haus­ver­wal­tun­gen. No en vano, se en­car­gan de mi­llo­nes de vi­vien­das», sos­tie­ne Ka­bler.

Con to­do, el sec­tor con­fía en po­der ce­rrar el año con un mar­gen de be­ne­fi­cios en torno al 6,7 %, gra­cias a que ca­da vez más ad­mi­nis­tra­do­ras asu­men di­rec­ta­men­te las fun­cio­nes de las agencias in­mo­bi­lia­rias a la ho­ra de bus­car nue­vos in­qui­li­nos. So­bre to­do las más gran­des, que es­pe­ran con ello in­cre­men­tar sus in­gre­sos en un 40 % es­te 2018. «Des­de que se im­pu­so el prin­ci­pio del me­jor pos­tor, mu­chas in­mo­bi­lia­rias y pro­pie­ta­rios le en­co­mien­dan esa fun­ción al ad­mi­nis­tra­dor en lu­gar de con­tra­tar a un agen­te. Sue­le sa­lir­les más ba­ra­to y ade­más co­no­ce al de­di­llo el pi­so o fin­ca», ex­pli­ca un por­ta­voz de la aso­cia­ción.

| P. BAE­LO

MAL SER­VI­CIO. Laprin­ci­pal crí­ti­ca que re­ci­ben es­tas em­pre­sas es la del mal ser­vi­cio que pres­tan. Las fir­mas se de­fien­denale­gan­do que los pro­pie­ta­rios pa­gan can­ti­da­des ri­dí­cu­las, por lo que re­sul­ta di­fí­cil me­jo­rar la aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.