«Nues­tra ofer­ta alar­ga la tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca y di­na­mi­za zo­nas que no tie­nen otros alo­ja­mien­tos»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

El de­cre­to de la Xun­ta en­tró en vi­gor el 10 de ma­yo del 2017 y hoy son ca­si 6.000 los ins­cri­tos en el apar­ta­do de vi­vien­da de uso tu­rís­ti­co. La prue­ba de que es un sec­tor en au­ge es que Avi­tur­ga tie­ne aso­cia­dos en las cua­tro pro­vin­cias ga­lle­gas. «Ca­sual­men­te nos es­cri­bie­ron dos per­so­nas de San­tia­go que quie­ren aso­ciar­se, otra per­so­na de Vi­la­no­va de Arou­sa y otra de Lu­go; to­das el mis­mo día».

—¿El alo­ja­mien­to tra­di­cio­nal es­tá con­de­na­do a des­apa­re­cer?

—Creo que to­dos los mo­de­los de alo­ja­mien­to so­mos com­ple­men­ta­rios. De­pen­dien­do de las cir­cuns­tan­cias por las que via­ja­mos, va­mos a ele­gir uno u otro. Si yo via­jo con mi fa­mi­lia, voy a una vi­vien­da de ti­po tu­rís­ti­co; si voy en pa­re­ja o por tra­ba­jo, voy a un ho­tel. Pe­ro tam­bién es ver­dad que to­dos te­ne­mos que adap­tar­nos a las nue­vas de­man­das que exis­ten en el sec­tor. Yo, con­cre­ta­men­te, ha­ce unos años no po­día ni pen­sar que iba a ad­mi­tir mas­co­tas en mis vi­vien­das, y aho­ra ten­go que ha­cer­lo. ¿Por qué? Por­que es una de­man­da que es­tá ahí, la gen­te lo pi­de. Tam­bién res­pe­to que ha­ya gen­te que no las ad­mi­ta, por su­pues­to. Lo que te­ne­mos que dar es una ofer­ta va­ria­da y de ca­li­dad.

—¿Cree que es­tas vi­vien­das se adap­tan bien al ti­po de tu­ris­mo que pue­de ofre­cer Ga­li­cia?

—Por su­pues­to, ade­más es­te ti­po de alo­ja­mien­to per­mi­te que la tem­po­ra­da se alar­gue, por­que te­ne­mos nues­tras ca­sas dis­po­ni­bles to­do el año mien­tras que otros ti­pos de alo­ja­mien­tos una vez fi­na­li­za­da la tem­po­ra­da cie­rran sus puer­tas. Y be­ne­fi­cian a zo­nas en las que no hay otro ti­po de alo­ja­mien­to y que an­tes no te­nían tu­ris­mo. Nues­tra ofer­ta alar­ga la tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca y di­na­mi­za zo­nas que no tie­nen otros alo­ja­mien­tos, ya que hay un im­pac­to eco­nó­mi­co com­ple­men­ta­rio; vas al res­tau­ran­te, a to­mar un ca­fé, a com­prar el pan... Y siem­pre ne­ce­si­ta­mos pro­fe­sio­na­les co­mo fon­ta­ne­ros, elec­tri­cis­tas, pin­to­res...

—¿Es un efec­to si­mi­lar al del Ca­mino de San­tia­go?

—En efec­to. Si­lle­da, por ejem­plo, que es­tá te­nien­do un ve­rano es­pec­ta­cu­lar gra­cias al Ca­mino. Te­ne­mos que ale­jar­nos del tó­pi­co de que la gen­te so­lo va a la cos­ta, la gen­te via­ja a cual­quier si­tio si se le da un buen ser­vi­cio. En Ga­li­cia te­ne­mos un po­ten­cial enor­me, pe­ro te­ne­mos que creér­nos­lo y, so­bre to­do, sa­ber co­mer­cia­li­zar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.