LA APP Com­pór­ta­te, son­ríe, sé ama­ble: los de­más te es­tán eva­luan­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - M.V.

Un sis­te­ma pa­ra ca­li­fi­car a la gen­te: su aten­ción, su ama­bi­li­dad, su edu­ca­ción, su sim­pa­tía. Los que ha­yan vis­to Black Mi­rror sa­brán de lo que es­ta­mos ha­blan­do. ¿Por qué no va­lo­rar a los hu­ma­nos si ya eva­lua­mos lo­ca­les, lu­ga­res de in­te­rés, ser­vi­cios? Si ya pun­tua­mos a pro­fe­sio­na­les de la hos­te­le­ría, a los de­pen­dien­tes, in­clu­so a ca­se­ros que nos al­qui­lan por días sus ho­ga­res y a los hués­pe­des que per­noc­tan en los pro­pios, ¿por qué no con­tar con un in­di­ca­dor que nos orien­te so­bre có­mo es la per­so­na que te­ne­mos en­fren­te, a quién nos va­mos a en­fren­tar?

Lo plan­teó ha­ce ya unos tres años la ago­re­ra se­rie crea­da por Char­lie Broo­ker en No­se­di­ve, el pri­mer ca­pí­tu­lo de su ter­ce­ra tem­po­ra­da: una so­cie­dad re­gi­da por las pun­tua­cio­nes que nos die­sen los de­más, un es­cru­ti­nio cons­tan­te. La idea, sin em­bar­go, ya se le ha­bía ocu­rri­do an­tes a los chi­cos de Peeple, una apli­ca­ción con­ce­bi­da pa­ra po­ner no­ta a las per­so­nas. La aco­gi­da no fue en­tu­sias­ta: los ami­gos de la éti­ca se en­fa­da­ron y la he­rra­mien­ta fue re­for­mu­la­da. Su nue­va ver­sión per­mi­te ca­li­fi­car a los usua­rios, en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal, pe­ro es mu­cho más des­ca­fei­na­da que la original. No es ni mu­cho me­nos la úni­ca pro­pues­ta que tan­tea el te­rreno de la eva­lua­ción so­cial. En Chi­na ya han da­do un pa­so (de gi­gan­te) más: los ciu­da­da­nos cuentan con una pun­tua­ción, si­mi­lar a un ra­ting de cré­di­to, que os­ci­la en­tre los nú­me­ros 350 y 950. Un pro­gra­ma in­for­má­ti­co re­co­pi­la y ana­li­za gran can­ti­dad de da­tos (com­pras, mul­tas, ope­ra­cio­nes ban­ca­rias, an­te­ce­den­tes, mo­vi­mien­tos...) y, en ba­se a ellos, ge­ne­ra una ca­li­fi­ca­ción que arro­ja una idea so­bre el com­por­ta­mien­to del usua­rio y la con­fian­za que me­re­ce.

La teo­ría em­pie­za a pa­sar a la prác­ti­ca: el sis­te­ma fue con­ce­bi­do co­mo ba­re­mo pa­ra so­pe­sar, por ejem­plo, la con­ce­sión de cré­di­tos, pe­ro ya sir­ve de re­fe­ren­te pa­ra po­der al­qui­lar (o no) bi­ci­cle­tas. O pa­gar un pre­cio más al­to por es­te ser­vi­cio. El mo­de­lo aca­ba­rá ex­ten­dién­do­se co­mo un sis­te­ma de repu­tación pú­bli­co y se­gu­ra­men­te... obli­ga­to­rio.

1

se­gún sus há­bi­tos y co­mien­za a te­ner­se en cuen­ta a la ho­ra de ac­ce­der a de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios o, por ejem­plo, cré­di­tos ban­ca­rios.

3

EL PRO­BLE­MA

Es­te ti­po de he­rra­mien­tas son, de mo­men­to, re­cha­za­das por la ma­yo­ría de la so­cie­dad, que no con­si­de­ra éti­co va­lo­rar al ser hu­mano, al me­nos en su fa­ce­ta per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.