Ni una go­ta de le­che des­per­di­cia­da

Ni de agua; ni un so­lo ki­lo­va­tio de ener­gía. Des­de la com­pa­ñía Da­ta Mo­ni­to­ring desa­rro­llan dis­po­si­ti­vos que, a tra­vés de sen­so­res, mo­ni­to­ri­zan má­qui­nas y pro­ce­sos en tiem­po real: per­mi­ten con­tro­lar cual­quier co­sa que pue­da ser sus­cep­ti­ble de ser me­di­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­ría Vi­ñas

Pri­mer ejem­plo: no­che de tor­men­ta, se va la luz; el due­ño de una ex­plo­ta­ción ga­na­de­ra reac­cio­na tar­de, de­be des­pla­zar­se, vol­ver a po­ner el sis­te­ma eléc­tri­co en mar­cha; to­da la pro­duc­ción lác­tea del día echa­da a per­der. Se­gun­do ejem­plo: la temperatura de un tan­que sube li­ge­ra­men­te de for­ma inesperada; to­da la le­che del de­pó­si­to, que de­be res­pon­der es­tric­ta­men­te a unos de­ter­mi­na­dos pa­rá­me­tros pa­ra pre­ve­nir es­ta­dos bac­te­rio­ló­gi­cos in­de­sea­dos, de­te­rio­ra­da. Ter­cer ejem­plo (y cam­bio de sec­tor): épo­ca de se­quía, cor­tes de agua, des­abas­te­ci­mien­to en de­ter­mi­na­das zo­nas por fal­ta de con­trol de los ni­ve­les en los de­pó­si­tos. ¿Hay ma­ne­ra de evi­tar o, por lo me­nos, mi­ni­mi­zar al­gu­na de es­tas si­tua­cio­nes, for­ma al­gu­na de an­ti­ci­par­se? La hay, y la cla­ve —así se­rá ca­si siem­pre a par­tir de aho­ra, acos­túm­bren­se— es­tá en los va­lio­sí­si­mos da­tos, en el con­trol, en la mo­ni­to­ri­za­ción en tiem­po real. Por­que la su­per­vi­sión ex­haus­ti­va y per­ma­nen­te de pa­rá­me­tros ga­ran­ti­za pre­ven­ción y, por tan­to, la ca­li­dad del pro­duc­to, pe­ro también aho­rro de con­su­mo y —im­por­tan­tí­si­mo— mo­de­ra­ción de da­ños, mi­ti­ga­ción de pér­di­das eco­nó­mi­cas.

Ger­mán Co­rral, Ger­mán Fei­joo y Gonzalo Abuín lle­van po­co más de un año desa­rro­llan­do apli­ca­cio­nes y dis­po­si­ti­vos que «vi­gi­lan» má­qui­nas y pro­ce­sos a tra­vés de sen­so­res. Sus he­rra­mien­tas es­tán aten­tas a lo que su­ce­de; allí don­de es­tán ins­ta­la­das to­do lo re­gis­tran, al­ma­ce­nan la in­for­ma­ción en la nu­be pa­ra que cual­quie­ra pue­da ac­ce­der a ella en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lu­gar, y ac­ti­van au­to­má­ti­ca­men­te aler­tas —si así lo desea el usua­rio— cuan­do al­go no va co­mo de­be­ría. Da­ta Mo­ni­to­ring ha si­do to­da una re­ve­la­ción en tie­rras ga­lle­gas; ac­tual­men­te cuen­ta ya con 28 clien­tes: diez en el sec­tor del agua, 18 en el lác­teo.

Tras va­rias prue­bas, desa­rro­lla­das en los ra­tos li­bres de sus so­cios, una ex­plo­ta­ción le­che­ra de la co­mar­ca de Vi­lal­ba les so­li­ci­tó el desa­rro­llo de un sis­te­ma pa­ra el con­trol de tem­pe­ra­tu­ras de su tan­que re­fri­ge­ra­do, don­de se al­ma­ce­na la le­che des­pués de ca­da or­de­ño. La gran­ja no so­lo es­ta­ba te­nien­do pro­ble­mas con el con­trol del mis­mo, sino que ade­más el clien­te al que ven­día la le­che, una co­no­ci­da in­dus­tria que­se­ra, le exi­gía un ma­yor con­trol y ri­gor. «Sin pen­sar­lo ni un mi­nu­to desa­rro­lla­mos un pro­to­ti­po y en una se­ma­na lo te­nía­mos ins­ta­la­do —re­la­tan—. Nues­tra sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la cuan­do los ve­te­ri­na­rios que pe­rió­di­ca­men­te vi­si­ta­ban la ex­plo­ta­ción pre­gun­ta­ron quién ha­bía fa­bri­ca­do ese apa­ra­to, les pa­re­cía una he­rra­mien­ta de gran va­lor, les in­tere­sa­ba mu­chí­si­mo te­ner ac­ce­so a los da­tos re­gis­tra­dos por­que, nos ase­gu­ra­ron, les fa­ci­li­ta­ría mu­cho su tra­ba­jo». Co­rral, Fei­joo y Abuín —«el in­ven­tor», «el ge­nio» y «el vi­sio­na­rio», tal y co­mo ellos mis­mos se de­fi­nen: el primero, to­da una fac­to­ría de ideas; el se­gun­do, una «ca­be­za pri­vi­le­gia­da pa­ra la ló­gi­ca y la pro­gra­ma­ción»; y el ter­ce­ro, «el de los nú­me­ros»— com­pro­ba­ron que su sis­te­ma des­per­ta­ba un ex­tra­or­di­na­rio in­te­rés en el sec­tor, por lo que de­ci­die­ron es­tu­diar su co­mer­cia­li­za­ción. Los pre­ten­dien­tes no tar­da­ron en apa­re­cer: la pro­pia fá­bri­ca de que­sos, ga­na­de­ros im­pa­cien­tes por ga­ran­ti­zar la ca­li­dad de su le­che, ve­te­ri­na­rios atraí­dos por he­rra­mien­tas ca­pa­ces de cer­ti­fi­car explotaciones y con­tro­lar pro­ce­sos en re­mo­to...

Hoy el equi­po tri­ple, al que ya se le han su­ma­do otras dos per­so­nas (un di­rec­tor de ope­ra­cio­nes y un pro­gra­ma­dor), abor­dan bá­si­ca­men­te tres sec­to­res: el lác­teo, con su so­lu­ción Da­ta­lac —es­te mes ins­ta­la­rán 18—; el del agua, cen­tra­do en las ad­mi­nis­tra­cio­nes con la he­rra­mien­ta Da­ta­wa­ter —ya en sie­te con­ce­llos ga­lle­gos—; y el del frío, orien­ta­do a clien­tes in­dus­tria­les con Da­ta­cold. «Tie­nen unas ne­ce­si­da­des co­mu­nes que se cen­tran en evi­tar pér­di­das de pro­duc­to, ge­ne­rar aho­rros y ga­ran­ti­zar la tra­za­bi­li­dad de la ca­de­na ali­men­ta­ria y de los pro­duc­tos que se al­ma­ce­nan en cá­ma­ras fri­go­rí­fi­cas, y la sa­lu­bri­dad, en el ca­so del agua. Po­de­mos mo­ni­to­ri­zar cual­quier ti­po de pro­ce­so, cual­quier co­sa que se pue­da medir, sim­ple­men­te uti­li­zan­do los sen­so­res ade­cua­dos pa­ra ca­da ca­so», re­su­men. «En­tre va­rias pro­pues­tas que te­ne­mos en­ci­ma de la me­sa —avan­zan— es­tá la de lle­var a ca­bo un sis­te­ma de rie­go in­te­li­gen­te».

¿Y có­mo fun­cio­nan exac­ta­men­te sus «da­tas»? Un mi­cro­con­tro­la­dor se co­lo­ca en el ori­gen del pro­ce­so a mo­ni­to­ri­zar (de­pó­si­to de agua, tan­que de le­che, cá­ma­ra de frío…) sin ne­ce­si­dad de in­fra­es­truc­tu­ra. A él se co­nec­tan una se­rie de sen­so­res (ni­vel, temperatura, con­su­mo…) y to­da las va­ria­bles que re­co­gen se pro­ce­san, se al­ma­ce­nan y se ana­li­zan. Una ges­tión mu­cho más efi­cien­te. El po­der de la in­for­ma­ción.

Sie­te mu­ni­ci­pios ga­lle­gos han adop­ta­do ya su sis­te­ma de vi­gi­lan­cia de de­pó­si­tos de agua, con 16 dis­po­si­ti­vos en fun­cio­na­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.